Francisco Cautín y los 30 años de Torturer: “Hay que prestar más oreja a los jóvenes”
espera un momento...

Francisco Cautín y los 30 años de Torturer: “Hay que prestar más oreja a los jóvenes”

Francisco Cautín y los 30 años de Torturer: “Hay que prestar más oreja a los jóvenes”

miércoles 24 de abril, 2019

Este artículo ha sido visitado 407 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

Existe la idea de que, en épocas turbulentas de represión, las artes se ven influidas por una motivación que logra concretar las mejores obras. En el caso del Chile en dictadura, la violencia y la injusticia fueron denunciadas con valentía en forma de creatividad, a veces con cantos desde el folklore o con poesía e ironía en la música popular. Sin embargo, muchos jóvenes encontraron su catarsis armando bandas para tocar lo más rápido, pesado, crudo y oscuro posible, escupiendo letras sobre escenas apocalípticas o futuros distópicos. Esa rabia después la llevaban a gimnasios o galpones donde, por algunas horas, la libertad de expresión era una celebración colectiva del caos en conciertos memorables. En ese caldo de cultivo, nació Torturer.

Formados en Santiago en 1989, la banda dirigida por Francisco Cautín en bajo y voz (completada hoy por Francisco Garcés y Sergio Aravena en guitarras, junto a Rodrigo Zúñiga en batería), destacó en seguida por la técnica y precisión con la que vomitaron un thrash metal de pesadez inédita en ese entonces, influenciados por bandas como Sadus, Death, Possessed y Slayer. Así es como en 1992 forjaron “Opressed By The Force”, el disco que definió todo lo que vino después en sus 30 años de carrera, que tuvo más de una interrupción entre cambios de músicos, tratos y desencuentros con sellos nacionales e internacionales, proyectos paralelos, familias y un largo etcétera. Sonidos Ocultos conversó con su líder, quien explicó por qué ahora, cinco discos después y con uno en camino, Torturer no piensa en el final.

Sonidos Ocultos: ¿En qué está Torturer hoy? En sus redes sociales se ve harta actividad en vivo y que están armando proyectos…

Francisco: Hemos estado ensayando para hacer el nuevo disco. Desafortunadamente, por motivos de trabajo y otros compromisos, no hemos avanzado como habríamos querido, pero igualmente hemos trabajado entendiendo que este es un año súper importante porque se cumplen 30 años del grupo. Tenemos una serie de conciertos agendados y estamos preparando el estreno de nuestro nuevo videoclip, espero que sea en un mes más porque estamos en proceso de producción aún. Ya hicimos unas tomas con la banda en vivo y ahora viene la otra parte, con actores. Eso va a ser del tema “Fucking Fastard”, que salió en el último disco, “Conjuro IV”.

Tenemos un partnership con el sello Australis, para sacar un nuevo vinilo de “Opressed By The Force”, una reedición de lujo que nos han pedido harto en Chile y otros países, que tendrá la carátula de la versión en CD, un óleo hecho por un artista francés, combinado con fotos antiguas. Está remasterizado, espero que salga en unos cuatro meses más.

Adicionalmente, también vamos a sacar un show en vivo que grabamos en 2012, un concierto old school en San Diego 1465, en CD. Ya había un DVD de eso, pero el sonido está tan bueno que lo guardamos y ahora queremos que esté disponible para todos.

Con todos esos proyectos, nos daremos el respiro para poder componer tranquilos y tener esperanzas de ver en 2020 un nuevo disco de Torturer. Ya tenemos la mitad creado.

SO: Ustedes no tienen su música disponible en ninguna plataforma de streaming, salvo lo que se puede encontrar en YouTube

F: La verdad, prefiero enfocarme en otra idea: estoy estudiando hacer una edición en box set con toda la discografía de la banda. Eso es una idea que está en veremos, porque de momento lo único que vamos a sacar en CD va a ser el en vivo. Lo otro está en espera porque queremos armar una estrategia, sacar algo bonito de una vez.

SO: A estas alturas, hacer discos físicos es algo muy caro y poco rentable, ¿no?

F: Demasiado. La mayoría tiene los CD’s en el olvido y escuchan música en streaming. Dada la tecnología, pueden escuchar en súper Hi Fi, cosa que antes era muy difícil. Uno siempre sabe que al final en vinilo, incluso los cassettes, tienen un rango dinámico mucho más amplio que el compact. Además de la disponibilidad de equipos finos que hay ahora.

SO: ¿Hay algún motivo en específico de por qué no han subido su música a internet?

F: En el pasado, los discos de Torturer estuvieron arriba, pero luego yo pedí que los bajaran. Ahora, Australis me dijo que quería hacer la gestión de nuevo, pero para serte franco, desconozco lo que están haciendo. En ese tiempo, le pedí al servicio anterior que no volvieran a subir más música de Torturer, después me he despreocupado. Yo soy de los músicos que piensan que sus obras tienen que estar inmortalizadas en formato físico: CD, cassettes, vinilos. Y es súper válido tenerlo en streaming, pero es cuestión de pensamiento y convicción.

Además, es algo más lindo, puedes tocar y apreciar la carátula, ver las fotos. En el caso del vinilo, todo eso es más grande, más de nuestra onda.

SO: ¿Te gusta la idea de que los álbumes puedan comprarse en los conciertos también?

F: Sí. Bueno, un concierto además es donde se muestra la esencia de una banda. Su capacidad real se ve en vivo, porque ahora con la tecnología todos suenan súper bien en el estudio. Pero cuando se escucha a un grupo sobre el escenario y suena igual que en el disco, se ve si es una banda buena, de calidad o algo de mentira. Es una prueba de fuego. Entonces, es una dinámica interesante para descubrir música la que se da en esas instancias, porque se escucha cómo es y además puede apoyarse comprando el merchandising.

SO: Ustedes han compartido harto escenario con bandas actuales, más jóvenes…

F: A nosotros nos atrae mucho la idea de tocar con gente nueva. De hecho, acabo de cerrar un trato para tocar con Bleed, que hacen un death metal bien old school, medio Entombed. También va a estar la banda Oponente, que es de Ignacio Norambuena (ex Dekapited) . Estamos cerrando otra fecha con Demoniac (Quillota), son relativamente nuevos pero están metiendo harta bulla, hacen un thrash-death speed tipo Sadus, Sacrifice, una cosa así. Me llamó mucho la atención así que los invitamos. Esas son las bandas que van a mantener todo esto vivo, al final.

SO: En ese contexto, ¿qué opinas del nuevo sonido que ha tomado el thrash y el death en el país?

F: La llevan, están súper bien encaminados. Tienen acceso a los instrumentos y recursos que no tuvimos nosotros. Suenan bien, se ven profesionales, se han preocupado de todas las cosas de las que nosotros no, debido a la ignorancia y la escasez. Ahora arman todo de forma prolija, con esos recursos han logrado mucho. Chile está muy a la vanguardia en comparación con otros países, comparto con metaleros más nuevos y que me mantienen al día de las bandas que están haciendo ruido. Hay que prestar más oreja a los jóvenes.

SO: Los temas que están haciendo ahora, ¿en qué idioma están enfocados? Porque han incursionado en el español, el inglés…

F: Hace rato que estamos cantando en español, mezclamos algunas partes con inglés. El 80% es en castellano, algunos temas tienen los coros en el otro idioma, lo que hace una dinámica muy entretenida para componer la parte lírica. En principio, cantábamos en inglés porque teníamos la ilusión de tocar fuera de Chile, tratando de buscar la proyección del grupo en el extranjero, pero como no se dio la mano por falta de manager, optamos por hacerlo como queríamos en verdad.

SO: Y ahora ya no es imposible moverse solos, con toda la conectividad y recursos disponibles para los músicos…

F: Está tirado, sí. Es súper bueno incorporar tecnologías nuevas y usarlas de forma inteligente, se pueden hacer cosas maravillosas, como maquetas completas en tu casa. Me acuerdo que antes, cuando componíamos, nos pasábamos ensayando todo el rato, una y otra vez dándole a las canciones, para después grabar en una cinta de cassette. Era pura memoria nomás. Ahora, con los softwares que hay ni siquiera tienes la necesidad de juntarte a practicar con tu baterista, puedes programar en MIDI y después mandárselas al músico, él las saca y al final uno se junta a tocar.

SO: ¿Han implementado ese método ahora?

F: Mira, ahora toco en 3 bandas: Torturer, SAR, que es una banda de metal neoclásico y Diabolus, proyecto nuevo donde canto y quizás toque bajo ahora, tengo que verlo porque no tengo tanto tiempo como antes. En lo que concierne a la pregunta, con Torturer aún se sigue ensayando a la antigua, donde hay ensayo, composición y uso de la memoria colectiva de los músicos. A lo más grabamos algunas cosas con el celular. Pero con los otros dos conjuntos, hacemos todas las maquetas en la casa del guitarrista, le pone baterías con Easy Drummer y quedan unas mezclas bastante buenas, para después ponerle las voces. Más maduro el tema, se graba en estudio con buenos micrófonos. Eso nos facilita mucho todo, es súper amistoso y práctico.

SO: Sobre su nuevo disco, ¿hay algún nombre tentativo, algo avanzado?

F: Sólo tenemos la música, faltan las letras. Me gustaría hacer un disco conceptual, pero para serte franco aún no tenemos…

SO: … ¿un concepto?

F: Más que nada, la claridad. Todos tenemos muchos proyectos paralelos, con Sergio también tocamos juntos en SAR, además de armar nuestras vidas. Tenemos trabajos, familias, siempre vivimos pensando en cómo hacer los ensayos, los discos, las tocatas, lo que demanda tiempo.

SO: Esa música, ¿cómo la describirías?

F: Son canciones súper Torturer, la verdad. Riffs bien al callo, al hueso, baterías con harto blast y groove, las voces se acercan cada vez más a nuestros inicios. Ya no estoy cantando tan gutural, uno tiende a volver a las raíces siempre, entendiendo que los primeros discos de todas las bandas son la obra mater. Estamos regresando a eso, sin ser retrógrados, porque a la gente le encanta lo old school y el sonido antiguo, pero no hacemos esfuerzos para alcanzar eso. Nos sale, de hecho, muchas personas se sorprenden de que toquemos en 440, piensan que los temas están en Re por lo pesados que suenan. Pero es así porque somos pesados, los bajos no hacen dibujos todo el tiempo, sino que se hace la tónica. En conjunto tenemos un sonido bien pesado, sin usar tonos más bajos.

SO: Con la celebración de los 30 años de Torturer encima, ¿cuáles son los planes en cuanto a shows, además de las ediciones discográficas?

F: El primer concierto será el sábado 18 de mayo, en el Arena Recoleta. Fuimos invitados al “Solidary Fest”, que será a beneficio de la esposa del vocalista de Dethroned, de Valparaíso, por lo que aceptamos gustosos ser headliners ese día y ayudar. Después, el 22 de junio tocaremos en el Rock & Guitarras, con SAR, Diabolical y otro grupo a confirmar. De ahí, vamos a Rancagua en el Golden Bar, para compartir con Bleed y Oponente, a un precio muy barato.

Posterior a eso, hay cosas por confirmar. Una productora nos quiere llevar a Concepción, otra a Puerto Montt, a Calama… así estamos agendando fechas para este año. Esperamos cerrar la gira con un show internacional, a principios de 2020, con una banda de la vieja escuela de America del Norte. Voy a reservarme el nombre porque va a ser una sorpresa, tienen que estar atentos.

Este artículo ha sido visitado 407 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Burgos
Otros artículos del mismo autor