La Curda – Toma uno
espera un momento...

La Curda – Toma uno

La Curda – Toma uno

viernes 27 de agosto, 2010

Este artículo ha sido visitado 35 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Juane Chomon

Rockeros, al callo. Nada más que decir, sólo son una dosis potente de hard rock a la vena. Son frases que le quedan perfectamente a “Toma Uno”, el álbum debut de los nacionales La Curda. Un compendio de once tracks que llevan desde el rock de carretera (‘Medio Muerto’) a un rock a ratos con tintes progresivos (‘Kesalí’), setentero, sincrónico (‘Fortaleza’), y que pasa con facilidad a un rock suave e inspirador (‘Qué más tenemos’). Son algunos de los matices que esta placa nos trae.

En lo personal esta banda es, un ejemplar caso de constancia y dedicación. “Toma Uno”, su álbum debut es prueba de ello. Lo más destacable de este power trio es ese afán en donde no existen marcados egos ni protagonismos.

La composición de cada track de este larga duración, hace de cada integrante un engranaje necesario para que esta maquinaria funcione. A pesar que los integrantes son viejos conocidos, y se dieron múltiples volteretas por el medio santiaguino. Craving finalmente los recluta entre sus filas, y conjuntamente a eso logran cuajar la fórmula que los llevaría a registrar esta tremenda pieza de buen rock.

La Curda poco deja al azar, desde una muy alta calidad y pulcra presentación del arte de su disco. Hasta el misterio que rodea a los integrantes que celados bajo pseudónimos adoptan alter egos. Es así como, Tony Vendetta (en batería), Marshall De Suarez (en guitarra y voz) y Paul Sayonara (bajo y voz), componen una sorpresa para el medio y una banda digna de ser escuchada.

Aun cuando les hace falta una pizca de fiato, y quizás la voz es lo más débil, sobre todo en la dicción. Se nota que están conscientes de ello, y sacan provecho por medio de ritmos gancheros, temáticas misteriosas, hasta algo épicas, y sobre todo que apuntan intrínsecamente a una dura crítica a la sociedad y al ser humano.

‘La Curda’, canción que abre el disco, y que adquiere una atención especial. Uno, porque lleva como título el nombre de la banda, cuestión que comúnmente les otorga un estándar diferente al resto de los tracks, y segundo porque es el punto de entrada. Por cierto, también fue la elegida como primer single y para el primer videoclip. Hardrockera y que no pierde el tinte de carretera pero siempre con arreglos sincrónicos es sin duda un gran punto de partida.

‘Contratiempos’, es una canción llamativa. El ritmo, el riff de la guitarra, y el punteo son bastante entretenidos, además de un coro bastante ganchero. La letra por su parte es más oscura, “…¿cómo llegamos aquí?, a este callejón sin salida…”.

‘Fortaleza’, tiene ese tinte épico en sus líricas. Pero se torna en una historia macabra sobre todo al final cuando dice “… la furia se deja ver, el rey ya no se defiende. Colgado al amanecer…”.

‘Qué más tenemos’, es una pausa al rock más duro que de entrada La Curda impone en los primeros tres tracks. Pero no deja de lado esa temática media apocalíptica.

‘La duda’, sincronía, melodía, y agresivos cortes. Le dan personalidad a este, uno de los mejores tracks del disco. Está muy bien lograda en los arreglos de la guitarra, los cortes de la batería, la interpretación del bajo. Sobre todo ese intermedio que es casi un punto de inflexión, y que te devuelve a lo anterior, pero que ya ha sumado más y más tensión.

‘Carajos’, esta canción requiere que subas en exceso tu equipo de música antes de ponerle play, para disfrutar la introducción. Fiel a las temáticas antes expuestas, la tónica pesimista se repite una y otra vez en esta banda. Sobresalen los toms de la batería en una atmósfera abrasadora, que transporta a un escenario, a una escena y a una desgracia, narrada en conjunto por Marshall De Suarez y Paul Sayonara

‘Kesalí’, la progresión de La Curda hecha canción. La leyenda de una gitana, cuenta la historia. Interesante propuesta bastante alternativa, al estilo curdesco.

‘Medio Muerto’, una canción de ritmo vertiginoso, ganchera y de la esencia más pura del rock de carretera. La introducción de batería al inicio, atrapa de inmediato, la canción parte y como un golpe en la cara, se disfruta como otro gran punto alto del disco.

‘Lo hacen por ti’, Paul Sayonara hace gala de todo el estilo y gancho que se puede conseguir en contraste a la oscuridad. El riff de la guitarra en el coro, por su parte es como si a Álex Kapranos y a Nick Mcarthy le aumentaran la distorsión a sus guitarras.

‘Juan, El Idiota”, esta joyita es la insignia que enchapa este disco. Es un resumen perfecto de la estructura compositiva, y el estilo que esta banda ha adoptado. Posee la vertiginosidad de ‘Medio Muerto’, la onda de ‘La Curda y de ‘Lo hacen por ti’, juntas. La sincronía y fiato de ‘Kesalí’ y ‘La Duda’. “Las tiene todas”, como lo diríamos en buen chileno.

Para finalizar, ‘No me vas a escuchar’, suena como una ironía desde su título, hasta el estilo. Rompe con todo lo antes escuchado, valga la redundancia y funciona perfectamente como un “outro”, como un último cápitulo. Se terminó el disco, y claramente es un aviso. “…no me vas a escuchar decir adiós…”.  Esta sencilla frase tiene una doble lectura, y está claro que La Curda avisa que llegó y es para quedarse.

Nota: 8.5  (1 al 10)

Este artículo ha sido visitado 35 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor