Tenemos Explosivos – La virgen de los mataderos
espera un momento...

Tenemos Explosivos – La virgen de los mataderos

Tenemos Explosivos – La virgen de los mataderos

martes 05 de mayo, 2015

Este artículo ha sido visitado 656 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Juane Chomon

La banda nacional surgida de la extraña mezcla de integrantes de bandas como Criacuervos, Güesosanto y los emblemáticos Asamblea Internacional del Fuego entre otros grandes próceres de la escena rockera independiente vuelven al ruedo con “La virgen de los mataderos”. Tras un gran disco debut como fue “Derrumbe y celebración”, acapararon elogios transversales de la prensa especializada y de una creciente fanaticada. Fiel como ninguna pero que luego sufriría el golpe tras la noticia de la radicación de Eduardo Pavez, su vocalista, en Alemania.

A pesar de ello, no fue impedimento para que la banda volviera al ruedo con un disco digno de continuar con la seguidilla de hits que componían su primer disco. Para ello, varias manos ayudaron para que, lo que parecía imposible, se llevara acabo. Y para el beneplácito del resto de los mortales nos encontraramos con esta nueva joyita. Costó un par de años, pero se pudo.

112715A veces tildados de post-hardcore, a decir verdad, Tenemos Explosivos no se amarra a generos ni etiquetas. Tan punzantes como su nombre, su propuesta es novedosa, intelectual y fresca. Y es que MatíasDrupiFigueroa (DRGTNS, Humana, Chances) en las producción, más la participación FernandoMowatMujica (Productor chileno, radicado en Alemania) en la producción de las voces. Además de un buen trabajo de masterización por parte de Matthew Barnhart, realizado en Chicago, USA, no hacen más que adosar una producción fuera de lo común.

Si contamos la genialidad de un multifacético Eduardo Pavez, sumada a la potencia de las afiladas guitarras de los hermanos René y Juan José Sánchez, que se impregnan a las entretenidas y poco convencionales rítmicas de Matías Acuña en batería. Álvaro Urrea termina por completar con precisas armonías o fuertes pulsaciones, la fórmula que para Tenemos Explosivos parece funcionar como reloj suizo.

Violencia y Jerarquía”, da el vamos en la apertura del disco, una especie de intro que previene de lo más conceptual y experimental de la banda. Es casi un grito de guerra que abre los fuegos para que “Regreso a casa” entre por la puerta ancha. Las líricas, de entrada, son ácidas y directas, basta escuchar los primeros dos minutos del segundo track para atrapar frases como “…cambiamos de país como cambiamos de zapatos… “.

Rey de Creta”, baja las pulsaciones pero no el tono directo y contestatario de su discurso. Tal como todos sus trabajos anteriores, el trabajo lírico está tan bien cuidado como cada nota musical.

El ciervo de Santa Margarita” sigue en la misma línea, potencia y suavidad superpuestas. Delicadeza y violencia, una dualidad en perfecta armonía.

Con “Monte Estepar (cal sobre los cuerpos)”, suben los decibeles y la voz de Eduardo muestra su faceta más desenfrenada, casi un himno, una arenga, una verdadera proclama. “Santos de Lisboa”, primer single y principal carta de presentación. Un video que cuida muy bien el trabajo fotográfico pero que se sustenta en demasiado diálogo y texto. Un track hiriente y emocional.

Armónicamente no es un álbum dulce, carece de esa alegría de otras bandas del género. Abusa de la melancolía pero no aburre. “Montreal, 400 negativos”, es prueba de ello. “Autarquía (Diotima Llora por Manuel)” sigue en la misma línea inquebrantable. “Fuego en la isla de Piteas”, aumenta la adrenalina, el tono de las mordaces e incisivas líricas de Pavez y el sonido corrosivo de las guitarras.

Uróboros” trae nuevamente la calma, pero no del todo. La bipolaridad en la voz, el frenético retumbar de la batería que no se deciden. Un track lleno de acidez y fulgor, llega a ser emocionante. “Opúscolo de Tennessee” comienza a cerrar una placa redonda y congruente a su origen y desarrollo. Digna de sumarla a la biblioteca personal de cualquier melómano.

Joan desteje de noche” concluye un set de canciones vibrantes y enternecedoras. Un grupo de canciones que componen una arenga para ponerse de pie y decir “NO”.

Este artículo ha sido visitado 656 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor