Cola de zorro “Nuestra música es un intento por lograr hacer una manifestación sonora de forma comunitaria con las distintas tendencias musicales de sus integrantes”
espera un momento...

Cola de zorro “Nuestra música es un intento por lograr hacer una manifestación sonora de forma comunitaria con las distintas tendencias musicales de sus integrantes”

sábado 01 de diciembre, 2012

Este artículo ha sido visitado 135 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Jorge Rubio

Nuestra música es un intento por lograr hacer una manifestación sonora de forma comunitaria con las distintas tendencias musicales de sus integrantes”

Para iniciar este periplo por los sonidos más extraños e incomprendidos de nuestro chilito es necesario dar a conocer una banda nueva, que viene metiendo ruido hace rato en Valparaíso. Se trata de Cola de Zorro, agrupación oriunda del Puerto, que desarrolla una especie de rock progresivo sicodélico con dejos de hipismo. Desde el año 2005, luego de una oleada de bandas que profesan este estilo de música flotante mezclado con jazz, altas dosis psicodélicas, rock progresivo y otras delicias volátiles que incrementan tus alucinaciones.

Con un demo y un EP, estos muchachos sacan este año lo que sería una verdadera carta de presentación con su disco “Can – Can”, una muestra de lisérgica sonoridad compuesta de 7 melodías, descargable en http://coladezorro.bandcamp.com/, que podrían llevarte a los más diversos parajes alucinatorios.

Hoy por hoy, la banda se encuentra en proceso de creación y promoción de su reciente disco con César Bernal en bajo, Pablo Rivera en batería, Jorge Duamante a cargo de los vientos, Sebastián Tapia en Guitarra eléctrica y vientos y Felipe Medina, guitarra y sintetizador.

Conversamos con Felipe, quien amablemente, dejo que invadiéramos su tiempo y respondió nuestras preguntas.

Cuénteme ¿Por qué su disco se llama CAN CAN?

Bueno, surgió de escucharlo por ahí, en donde se contaba que los aborígenes que habitaban estas tierra llamaban a la palma chilena. Nos gustó como sonaba y además nos dimos cuenta que es un baile y hasta una prenda de vestir. Pero en definitiva nos gustó por como suena.

El fruto que sale en la caratula ¿Representa algún simbolismo?

Claro, de ahí salió lo del coco de la palma con el cual trabajó las personas de Gentecomún en el diseño del disco.

Cola de zorro, para los fumetas, tiene una clara alusión a esa ramita llena de cogollos.

Si, no creo que alcance para un código secreto.

¿Cómo podrías definir la música que hacen?

Es un intento por lograr hacer una manifestación sonora de forma comunitaria con las distintas tendencias musicales de sus integrantes.

O sea, es producto de la creación colectiva, pero ¿Cómo es ese proceso? ¿Se fuman algo y dejan fluir la música?

No hay un método fijo. A veces hay productos externos, a veces alguien llega con una idea o se improvisa o se arma una idea entre dos o tres integrantes. Pero en general se crea en forma colectiva.

¿Qué sienten al provocar esos estados hipnóticos con su música?

Es bueno saber que la gente siente algo especial con lo que uno hace. Cuando la música genera estados determinados o llega con más profundidad, eso es lo que uno busca, que la gente que escucha sienta algo parecido o igual a lo que uno siente cuando toca, es decir, lograr compartir el momento.

¿Se viene otro viaje sicotrópico con Cola de Zorro?

Es la idea. Tenemos un par de temas nuevos, pero aun falta llegar a conformar un conjunto de canciones suficientes para grabar un disco de media hora o más. Pero ya para el próximo año se puede empezar a pensar en un nuevo trabajo.

¿Alguna presentación en carpeta? ¿Cuando vienen a Santiago?

Ahora como buen fin de año, andamos medios atareados por pegas y estudios, así que solamente estamos ensayando. A Santiago, están las ganas de ir, tal vez en el verano nos dejemos caer por la capital.

¿Algún mensaje vomitivo para los jóvenes que leen estas líneas?

Que sean ellos mismos y sean felices (Risas)… ¿Qué más se puede decir?

Este artículo ha sido visitado 135 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Jorge Rubio
Otros artículos del mismo autor