Javiera Parra para rato
espera un momento...

Javiera Parra para rato

Javiera Parra para rato

lunes 01 de agosto, 2022

Este artículo ha sido visitado 151 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Francisco Quevedo

Con más de 20 años de una trayectoria que goza de buena salud, Javiera Parra se siente “orgullosa de estar en el inconsciente colectivo de más de una generación”. Las generaciones se han renovado, es cierto, pero Parra va de la mano con ellas, atenta a los nuevos fenómenos desde el sitial de su madurez.

Una nota del diario La Segunda del 7 de octubre de 2011, con motivo de los 35 años del festival Alcántara, destacaba que uno de los bootlegs más “traficados” era la presentación de Javiera Parra y Los Imposibles en la edición del año 2000 y de la cual este escribano fue testigo cuando apenas era un indolente adolescente.

Esa anécdota, puntual y superflua, podría demostrar cuanta valía tenía en aquel entonces asistir a un concierto de Javiera Parra, valía que ha logrado mantener a lo largo de más de dos décadas (“viviendo de la música”, como ha dicho ella en alguna ocasión) y que refrendó en un acotado, pero correcto show en el reciente festival Lollapalooza de marzo pasado en el Parque Cerrillos.

Es que Parra ya tiene un estatus dentro del ambiente musical chileno. Fue inspiración para muchas mujeres que hoy se dedican a la música y ella, al mismo tiempo, disfruta con esta evolución y actual destape musical de las mujeres, que se encuentra en plena ebullición.

Una conquista (Im)posible

Javiera Cereceda Orrego, su verdadero nombre, nació el 19 de mayo hace 53 años. Es parte del árbol Parra: hermana de Ángel (exguitarrista de Los Tres), hija de Ángel y nieta de Violeta. Su tío abuelo es Nicanor. Un clan artístico por donde se le mire.

Su carrera comenzó muy joven -a “los 12 años”, dijo en una entrevista a radio Cooperativa- en México, país donde vivió el exilio junto a su padre Ángel. Sin embargo, su presentación “en sociedad” ocurrió en el Festival de Viña del Mar de 1991 cuando triunfó con la canción “Tira la primera piedra”, original de Edgardo Riquelme y que presentó junto a Pedro Foncea, músico fundador de De Kiruza.

Parra había integrado la compañía Gran Circo Teatro que dirigía Andrés Pérez, lugar donde conoció a Álvaro Henríquez, personaje clave en la publicación de su primer disco, titulado “Corte en trámite” (1995) en el que el líder de Los Tres ofició de productor. Este álbum fue un boom comercial posicionando algunas de sus canciones en rankings y radios. Así “Te amo tanto”, “Autopsia” y “Humedad” alcanzaron popularidad. Parra y Henríquez fueron pareja entre 1988 y 1996.

Sin embargo, el fin de su relación con Henríquez marcaría letras y estilo del segundo disco: “La Suerte” de 1998. Más luminosidad alcanzó en el siguiente álbum, “A Color” (2000), trabajo en que la dupla creativa Parra- Cristián López ya comenzaba a dejar huella y éxitos como “Soy tu agua”, son un buen ejemplo.

En 2001 se produjo el mayor hito en la carrera de Parra y sus Imposibles, año en que editaron “AM”. Tal como ella reconoció en entrevista con radio Cooperativa, llamó a López y le propuso hacer un disco rápido “para sacarse de encima la presión del sello”; hacer un disco con las canciones que ellos acostumbraban a interpretar en pruebas de sonidos, por placer. El resultado fue un rotundo éxito: “Maldita primavera”, “No” o “Respiro” se convirtieron en verdaderos fenómenos radiales. El éxito de la banda fue coronado con un show en el festival de Viña del Mar en el año 2002.

A tan laureado álbum, le siguió “El poder del mar” de 2003, LP que no logró las alturas de su predecesor, pero igualmente dejó canciones para el recuerdo, siendo la canción homónima la que logró mayor difusión. Posteriormente, largo fue el silencio discográfico de Javiera y Los Imposibles ya que recién en el año 2012 publicaron un nuevo disco, titulado “El árbol de la vida”, tributo a su abuela Violeta Parra.

Durante los años en que Los Imposibles no editaron álbumes, Javiera Parra fue la voz principal de algunas canciones de teleseries, hizo de jurado de programa en la televisión e integró otros proyectos como Malabia.

La nueva camada, las redes sociales y ser un Parra

Actualmente, Parra está muy a caballo en cuanto a escena musical se refiere. Está al tanto de las nuevas cantantes y bandas, de la nueva escena femenina y ha reconocido que se “nutre” y “admira” a alguna de las nuevas caras, como Camila Moreno. «Son bien reales estas cabras. Andan por la vida de divas, pero con zapatillas y espinillas. Opinan, se la juegan por causas. Me encantan, me enorgullezco de ellas», dijo en una entrevista a La Tercera en el año 2018. Opinión que reafirmó en el año 2021 en CNN Chile: “Siento mucho orgullo porque veo una camada de mujeres que se protege entre ellas”, explicó.

Bien se podría calificar a Parra con el mote de “madrina”. “(Con Los Imposibles) Llevamos más de dos décadas tocando y nos sentimos súper orgullosos de estar en el inconsciente colectivo de más de una generación. No gracias a una canción, son 8 ó 10 canciones que gente de todas las edades vacila con nosotros. Adolescentes de 20 años que dicen ‘mi mamá escuchaba tus canciones y a mí también me gustan’. Es divertido, porque son una generación que se ha renovado”, explicó en La Nación el año 2017.

Pero no solo la generación se ha renovado sino también la industria, que ha cambiado desde los tiempos en que ella y Nicole, por citar una, eran parte de las estrellas femeninas de la escena musical chilena. Ahora existen las plataformas digitales y las redes sociales; nuevos medios de difusión para los músicos y lugar ideal para que los seguidores también descubran y sigan nuevos artistas, además de criticar y lapidar propuestas musicales. En la misma entrevista concedida a La Tercera, Parra entregó su visión: “Entre los 25 y 40 años fue la etapa más cerda de fama, viajes y experiencias increíbles, por eso iba para no tener guagua. Entonces la música se hacía de otra manera. Yo era muy exitosa en el ambiente de los sellos, con ventas de hasta 200 mil discos, con videoclips que se hacían en cine y costaban millones. Nada que ver con ahora. Hoy la gente tiene acceso ilimitado a la información y eso transforma los gustos y las cabezas. Gracias a Spotify y ese tipo de plataformas la democratización de la creación y del consumo es total. Puedes conocer la música de Mía de Sri Lanka, por ejemplo, y hacerte fanático de ella. No hay límite».

Sin embargo, Parra tiene “sentimientos encontrados” con las redes sociales, en especial con Twitter. Ella se ha preocupado de utilizarlas separando su vida personal de su vida profesional. “Las redes sociales las encuentro súper viciadas, viciosas. Tengo muy poquitos amigos en mi Facebook personal. Y tengo otro para informar sobre mi trabajo. Pero no informo de mis estados de ánimo, ni de dónde estoy, ni de cómo está mi hijo”, declaró en una conversación con The Clinic el año 2017. En este punto ahondó en cuanto a la relación músico-seguidores: “No entiendo por qué para que a uno lo quieran, tiene que estar en contacto permanente con sus seguidores. No tengo nada en contra de quienes lo hacen, pero siento que es una esclavitud que los artistas piensen que tienen que contarle a sus seguidores que la guagua cumplió dos años. Eso es totalmente errado. Y también como las redes sociales son instantáneas, no hay espacio para reflexionar. Son alevosas, calientes, eufóricas. ¿Y qué pasa con todo ese proceso que uno tiene antes de decir algo?, “puta, ¿voy a decir esta huevá?” No, aquí es pensamiento hablado. Y el pensamiento hablado, seamos honestos, el 80% de las veces es una estupidez”, reflexionó.

Otro tema para Javiera Parra es su convivencia con el famoso apellido Parra, en especial con el enorme y aún incalculable legado de su abuela Violeta. En el año 2017, y tras la muerte de su padre, confesó que no “siente responsabilidad” en llevar el afamado apellido. “No siento ninguna responsabilidad por ser hija o nieta de… Nosotros siempre hemos evitado sentir responsabilidad, porque es una palabra que te inmoviliza, te inhabilita. La responsabilidad tiene un dejo de no libertad. Con mi hermano Ángel preferimos llamarlo una continuidad, que es lo que venimos haciendo, que es en el fondo hacer una extensión de la obra de la Violeta en la gente joven que nos sigue por nuestros propios trabajos. Por Los Tres, por Ángel Parra Trío, por Javiera y Los Imposibles”, dijo a La Nación.

El presente es hoy

La pandemia de 2020 congeló muchas industrias, entre las que estuvo la musical. Hoy, con la reactivación en marcha, Javiera Parra fue una de las primeras en volver a los escenarios, tras un año y medio de silencio, tiempo que para ella fue “una eternidad”. En una reciente entrevista en CNN Chile, Parra reconoció que el “reencuentro con la gente ha sido emocionante, pero nunca pensé que ese contacto directo nos iba a emocionar tanto”.

Su reciente show en el festival Lollapalooza, al cual defendió con dientes y uñas cuando fue “expulsado” del Parque O´higgins, solo vino a confirmar su vigencia. Sus 53 años los vive a pleno. “A los 50, la energía no es la de los 20, pero hago yoga todos los días y eso me mantiene y me obliga a callar durante una hora diaria, lo que es bacán. Aunque soy roquera, siempre fui la primera en irme a acostar en los carretes, me gustan las casas ordenadas, las cosas lindas. Nunca he sido una guarra, he tenido una vida bien vivida, y ahora, a los 50 años, que es cuando, según mi papá, se inicia la vida, me siento plena en mi pequeño limbo”, resumió en La Tercera el 2018.

Tenemos Javiera Parra para rato.

Este artículo ha sido visitado 151 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor