«A propósito de la luz» – Algunos comentarios invisibles sobre el panorama musical actual
espera un momento...

«A propósito de la luz» – Algunos comentarios invisibles sobre el panorama musical actual

«A propósito de la luz» – Algunos comentarios invisibles sobre el panorama musical actual

lunes 30 de mayo, 2016

Este artículo ha sido visitado 68 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Sonidos Ocultos

I

¿Qué esperanzas pone un músico hoy en su obra? ¿De qué esperanzas nos hablan las músicas que escuchamos actualmente? Estas preguntas son el material recortable que puede ayudarnos a diagnosticar ampliamente el escenario en el que se mueve un músico hoy, refiriéndonos a una constelación de actividades con múltiples propósitos, más que limitándonos a verlo como un sector laboral con énfasis en las prácticas del mercado.

La luz , ilustación: Sofrenia. www.sonidosocultos.comLa inquietud sobre las esperanzas es detonada por el surgimiento semanal de noticias político-musicales donde se refuerza con ahínco la idea de que la Industria Creativa es la respuesta a nuestra incapacidad de forjar un espacio para nuestro propio desarrollo. Por ejemplo, los recientes intentos por instrumentalizar la búsqueda de identidad (fiesta ciudadana “Santiago es Carnaval”) y de desmontar el compromiso de los artistas con su entorno (programa “Música a un metro”), revela a un Estado y a un empresariado, como otorgadores de “acceso a la cultura”, obstinados en un colonialismo decimonónico, sintiéndose llamados a “civilizar” a este pueblo “inculto”, regulando sus expresiones.

A comienzos de los 90`s la “Concertación de Partidos por la Democracia” tuvo en sus manos un almácigo social en el que había que hacerle un lugar definido a las políticas culturales de Estado, entendidas como marco institucional de libertades: se creó la Ley sobre Propiedad Intelectual, la Ley sobre Premios Nacionales, la Ley sobre el Consejo Nacional de Televisión, la Ley sobre Fomento del Libro y el FONDEC (Fondo Nacional de la Cultura), antecesor del actual FONDART. El programa de la Concertación pretendía sintonizar tres ámbitos de acción: Cultura Comunitaria, Industria Cultural y Cultura Artística Profesional, tratando de abarcar la cultura en dos de sus posibles definiciones (tanto expresión creativa de las disciplinas artísticas y científicas, como orientación valorativa, pauta y modelo de convivencia de la sociedad). Se habló mucho de que la satisfacción de necesidades culturales, éticas y estéticas no se debían abordar de igual manera que la satisfacción de las necesidades materiales. Se dijo que la política cultural de Estado no era lo mismo que la política cultural de la sociedad. (Seminario sobre Políticas Culturales. Instituto Chileno de Estudios Humanísticos. Hotel Galerías, Santiago, Octubre 1992.)

Sobre esto último, ¿hubo algún otro sector con un proyecto político cultural claro? ¿Lo hay ahora? ¿Dejó la sociedad en manos del Estado su proyecto de vida? ¿Le entregó en bandeja sus esperanzas? ¿Fue el Estado inclinándose políticamente hacia el predominio del ámbito “Industria Cultural” por sobre los otros? ¿Fue el sector privado quien creó el marco institucional que ahora nos orienta hacia la luz del mercado o fueron los gobiernos consecutivos de la Concertación? ¿O ambos? ¿Es hoy abordada la cultura como una necesidad material? ¿Están las esperanzas de los artistas trenzadas con esa necesidad?

II

Siguiendo el sutil perfume de aquellos que se nos notifica como músicos exitosos, parece que todo disenso nuestro asegurará la peor de las catástrofes: la invisibilidad. ¿Qué respalda esta idea de anonimato infernal? La constante promesa de una luz como respuesta a nuestras esperanzas, hecha por las instituciones, sus agentes y sus paradigmas:

Ilustración: Sofrenia www.sonidosocultos.comEl cristianismo y su luz (promesa: la vida eterna en un cielo reservado a los obedientes), la pedagogía y su luz (promesa: la igualdad de oportunidades para quienes se instruyen adecuadamente), la medicina y su luz (promesa: la mantención de un cuerpo sano si se sigue el tratamiento), el parlamentarismo y su luz (promesa: la representatividad política cedida a quienes estarían más capacitados para velar por nuestros intereses), las redes sociales y su luz (promesa: la resistencia al olvido de un paquete de recuerdos -siempre accesibles- que se traduce como simulacro de inmortalidad; la divulgación de una identidad autoadministrable que se convierte en una versión mejorada de uno mismo), los medios de comunicación y su luz (promesa: la certificación definitiva de un sistema de creencias donde lo más visto y popular es entonces lo más verídico, lo más tangible, lo más soberano), la Industria Creativa y su luz (promesa: la instalación de determinados estándares que aseguran el desarrollo comercial de quienes acceden a moldear sus obras según estos estándares).

Sobre esto último, ¿están los discursos musicales; las prácticas asociativas entre artistas; el interés por la profesionalización como ejecutantes y como entes laborales; la formación de sus audiencias; la rigidez del concepto de propiedad intelectual; las prácticas fonográficas, difusoras y distributivas de las obras, orientados a la estandarización que el mercado fomenta? ¿Acaso no hay suficiente evidencia de que la desvinculación de los músicos con su proceso personal de experimentación y reflexión, el alejamiento de la arena social, la estigmatización de la disidencia, son consecuencias de un proyecto político que se ha encargado de redirigir todas las esperanzas de la sociedad hacia el mercado?

III

Ilustración: Sofrenia www.sonidosocultos.com“Año 90, pleno juego nocturno de un campamento scout, corriendo desbocado entre arbustos precordilleranos, queriendo atrapar a alguien sin ser visto. De pronto, uno de los de mi equipo se acerca a hurtadillas y sugiere: ´si apagas la linterna, verás mucho más`… y lo compruebo.”

Que no quede nada sin iluminar, que no quede nada sin recordar, que todo esté al alcance siempre. Todas las luces, una gran luz que ciega, una gran promesa igualitaria que difumina las diferencias, los contornos. Las esperanzas no son más que polillas. Y fuera de esta luz, ¿qué hay?

(Hay otra luz en las sombras).

(Hay matices aquí, búsquedas, asombros, gónadas amorales. No todo es imagen ni puede ser leído en un lenguaje común a todos. No se trata de una penumbra, de una baja vibración. La gran luz ensombrece lo que está fuera de su rango, provoca la invisibilidad de quienes buscan por sí mismos realizar sus esperanzas. Si pudieras apagarla, verías un paisaje mayor, pero al parecer es imposible en estos momentos. Por ahora bien puedes educar el ojo, nutrir tu propia luz, sólo si quieres).

 

IV

Toda promesa de luz es falaz.

V

La luz , ilustraciones: Sofrenia.www.sonidosocultos.comLa visibilización de esto y de esto otro, objetivo recurrente en cada proyecto. En la cultura de la sobreexposición de imágenes, la ansiedad por visibilizar a las personas, los mensajes, las obras, los procesos, ha conseguido enfermarnos y llenarnos de velocidades hambrientas. Se rehuye el contacto visual con otros (excepto los profesionales del contacto visual: políticos, vendedores, actores, profesores, etc.) aunque paradójicamente queramos (y podamos) verlo todo, tener acceso libre a la pornografía absoluta. Nos miramos sin vernos, nos oímos sin escucharnos, sonamos sin decir. Todo avanza en perfecto orden hacia el spot, el jingle, el tweet (curiosamente anglicismos). Hay poco tiempo y demasiada información. Desarrollamos entonces una aversión a complejizar, a arborizar el conocimiento, a desglosar por cuenta propia las partes de un todo. Se necesita inmediatez en el sonido, la imagen, el texto, la palabra dicha, la acción. Unos pocos segundos deben contener todo, sin partes, sin rizomas, sin relecturas.

Las últimas grandes luchas colectivas de los músicos de este país han sido la “Ley del 20% de música chilena en las radios” y el proyecto “Ley del Telonero”. Luchas por visibilidad. Esperanzas laborales que se concretarían sólo en esa gran luz, la única capaz de mostrar nuestro esplendoroso perfil. El encandilamiento político entonces es severo. La estructura que otorga visibilidad tiene entrada liberada a todos los conciertos. La crítica social de los músicos no logra conformar una política, se canta y trabaja desde un auténtico malestar pero se aspira también a la gran luz que contrarresta todo lo realizado. La música pierde profundidad. Cada vez vivimos más rápido y se acorta la distancia hacia el horizonte. En los 90`s el paradigma de la visibilidad no estaba instalado, se respetaba un compromiso esencial, culturalmente ser “poser” era mal visto. Hoy la máxima autoridad cultural, el ministro, es a todas luces un poser.

Cabría preguntarse si hoy habrá músicos dispuestos a aceptar pésimas condiciones laborales impuestas por contrato, la censura y la insistente promoción de que un músico es una guirnalda, un artista cuyo valor radica en su capacidad de interpretar música de fácil escucha. Metro sabe que así será. Sabe que los músicos son como polillas.

Cabría preguntarse si hoy habrá músicos que acepten poner la credibilidad de su nombre y de su obra (que ha sido ganada con años de esfuerzos colectivos y de trabajo independiente, y que ha sido inspirador para muchos artistas invisibles) al servicio de un proyecto de gobierno que, disfrazado de impulso a un proceso identitario popular, busca maquillar el rostro de una coalición política abatida por múltiples casos delictuales, inoperancia administrativa y crisis valórica (crisis generalizada en toda la clase política). «Santiago es Mío» sabe que así será.

VI

La esperanza debería movilizar energías que el humano pudiera proveer por si mismo. No la lumínica, sino la kinética. El movimiento que uno mismo genera produce la suficiente energía como para independizarnos del paradigma de una sociedad de consumo, para establecer nuestras propias políticas culturales según los valores con los que queremos construir y desarrollarnos. Si bien cada uno posee lo que llamamos “luz interior”, la hegemonía de la gran luz que nos suministran las instituciones suele eclipsar los relatos de nuestro espíritu e instala irremediablemente el apego a la visibilización.

Por ejemplo, la organización que se proclama representante de todos los músicos chilenos (SCD) sustenta dicha representatividad en su rol neutral como regulador del intercambio económico basado en el valor moral de todas las autorías, pero en su estructura interna y en el paradigma que promueve, se percibe claramente el fomento de las autorías más visibles en perjuicio del resto. Por lo demás, su ceremonia anual de premiación no es otra cosa más que un nudo de luces con el que se pretende atar -a la mayor cantidad de ámbitos musicales- a la estandarizada relación artista/público, en una competencia por visibilidad.

Hay que producir nuestra propia energía. Tenemos que movernos fuera del gran foco. Partir por validar las diferencias culturales reales con ese paradigma. Plantear las diferencias desde dentro sólo valida la estandarización, difumina los contornos y alimenta el mito de que todos caben en la luz. Hay que asumir que la visibilidad, como gran objetivo, termina cegándonos.
Hay otra luz en las sombras…

Principio del formulario

Final del formulario

«Texto incluido en el libro ‘A propósito del rockero invisible’ del mismo autor, próximo a publicarse por Remolino Ediciones.»

Ilustraciones: Sofrenia.

 

 

Este artículo ha sido visitado 68 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Sonidos Ocultos
Otros artículos del mismo autor