Sam Maquieira en cuarentena: “La vida del músico es bien frágil y no hay mucho cómo defenderse de esto”
espera un momento...

Sam Maquieira en cuarentena: “La vida del músico es bien frágil y no hay mucho cómo defenderse de esto”

Sam Maquieira en cuarentena: “La vida del músico es bien frágil y no hay mucho cómo defenderse de esto”

jueves 14 de mayo, 2020

Este artículo ha sido visitado 1.330 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

Iban a ser unos meses de harto trabajo para Sam Maquieira, músico de numerosas bandas entre las que están The Ganjas, Wild Parade y Yajaira. Estos últimos no solo pensaban lanzar un disco y terminar otro, sino que también iban a telonear a Metallica ante un Estadio Nacional lleno el pasado 15 de abril, concierto que finalmente fue cancelado por la pandemia de Covid-19.

“Quedamos con la media vena, estuvimos preparándonos todo el verano pa esta hueá. Pero, bueno, nada que hacer, a cruzar los dedos para que pase luego todo y cumplir ese sueño del pibe”, se resigna por teléfono el guitarrista y vocalista, quien confirmó que siguen contemplados en el recital reprogramado para el 7 de diciembre. En conversación a distancia desde su casa en Santiago, Sam habló con Sonidos Ocultos sobre los proyectos que prepara durante la cuarentena.

Sonidos Ocultos: Ahora que no hay pega con tocatas y ni siquiera puedes ensayar con alguien, ¿en qué te has mantenido ocupado?

Sam: Como no se puede hacer mucho aparte de estar guitarreando en la casa, dándole a algunas ideas, he estado con pega de postproducción de discos. Grabamos con Yajaira desde fines del año pasado y hasta el verano, así que estamos mezclando y masterizando con Jack Endino, desde Seattle, Estados Unidos.

Estoy en lo mismo con Wild Parade, de hecho, íbamos a lanzar un álbum el año pasado justo cuando vino el estallido social, no pudimos hacerlo y ahora menos. Así que estamos sacando temitas de a poco, también con The Ganjas tenemos un disco que estamos trabajando. Estamos realizando todas esas hueás que uno siempre tira pa la cola, es el momento de darle ahora que hay caleta de tiempo.

SO: ¿Entonces habrá lanzamientos con esos tres conjuntos dentro de poco?

Sam: Sí, ojalá. Con Yajaira ya sacamos “Actos Impuros”, un tema del próximo EP que sale este año de todas maneras. Con Wild Parade sacamos dos singles, “Side By Side” y “Sick City”, del disco del mismo nombre que ya está listo, pero ahora no vale mucho la pena lanzar nada.

Con The Ganjas, tenemos un disco que grabamos hace ya un par de años, estamos mezclándolo también a medias con Endino, vamos bien en todo con el ritmo de la ganja. Además, con The Versions hay un álbum listo que grabamos el año pasado con Algo Records, eso está masterizándose ya con Ivan Julian, un personaje neoyorquino que trabajó con Richard Hell y The Voidoids.

También estoy metido en una banda llamada Noverme, editada por BYM Records, con quienes estamos preparando un EP acústico que se viene pronto.

SO: Hace poco tiempo, con Yajaira estuvieron tocando de nuevo con Piri (Héctor Latapiat, ex baterista), haciendo unas fechas en vivo. ¿Por qué se dio eso?

Sam: Con él tocamos en el verano, porque el Flecha (miembro fundador que regresó en 2018) se fue a trabajar por la temporada a un terreno en la Patagonia. Cuando se quemó el Cine Arte Alameda, nos pidieron que apoyáramos con una tocata y como no estaba él, aprovechamos justo que el “Desolazion” cumplía 15 años e hicimos dos o tres shows con Piri, con quien también grabamos “Actos Impuros”.

Estamos trabajando en un disco nuevo desde el año pasado con Flecha, aparte del EP, pero nos cagó toda esta hueá así que no hemos podido reengranarnos con él.

SO: A casi nueve años de fundar Wild Parade, este disco que anuncias sería el tercero. ¿Cómo lo definirías ya que está listo?

Sam: Ahora, parece como pensado desde el título, “Sick City”, pero calzó perfecto incluso en las letras con lo que está pasando actualmente en la pandemia. Bueno, la banda ha hablado harto desde antes con harta crítica a la sociedad, los tiempos y el desarrollo.

SO: En ese sentido, es el grupo más político en el que participas

Sam: Sí, ahí es donde aprovechó de despotricar en contra del sistema de forma más explícita. Con Yajaira igual se da, pero es un poco más onírico, mientras que en Wild Parade es más “in your face” la puteada.

SO: Entre tanta banda, pasabas tocando casi todos los fines de semana del año. ¿Cómo llenas ese vacío ahora?

Sam: Por suerte tengo algunos equipos acá en la casa, guitarras acústicas y eléctricas. La verdad, me arranco de repente a la sala de ensayo que me queda cerca cuando necesito un poco más de wataje, porque soy como medio adicto a eso. Los volúmenes de repente me piden, así que me encierro un rato a darme con los amplis grandes, así bajo la ansiedad un poco.

SO: ¿Y escuchando música? ¿Alguna recomendación de discos para pasar la cuarentena?

Sam: Hemos hecho algunas listas de reproducción en Spotify, con Yajaira y The Versions. Personalmente, he estado como loco bajando discos completos, no tengo Spotify así que los descargo con Soulseek, donde pillai de todo. Con el que he estado pelando el cable últimamente es uno de Robin Trower, guitarrista master de los setentas que tiene un álbum llamado “In City Dreams”, que me ha tenido bien enganchado. Tiene un sonido psicodélico y medio futurista, le he dado como caja así que ese recomendaría.

SO: Y aprovechando de repasar un poco a Metallica, en una entrevista anterior, dijiste que cuando eras adolescente y los escuchaste, te diste cuenta de que te gustaba tocar.

Sam: De pendejo, el ímpetu por agarrar la guitarra fue para tocar riffs de ellos. Los primeros que me aprendí fueron las intros de “Welcome Home (Sanitarium)” y “Fade To Black”, eso cuando solo tenía guitarra acústica. Después, en la eléctrica saqué “Seek And Destroy”, porque había que tocar esa hueá. Esos eran los leitmotiv de pendejo, siempre de los cuatro primeros discos.

SO: Siempre se habla de esos, ¿con cuál te quedas?

Sam: Esa es la clásica pregunta. Yo los vacilo todos, pero el “Kill ‘Em All” para mí es como la esencia de la hueá, ese rock and roll que tiene a mí me partió el cerebro, al igual que los otros. “Ride The Lightning”, es una maravilla, “Master Of Puppets” ya es como la cúspide para mí de Metallica. Estoy entre esos tres, porque el “…And Justice For All”, aunque tiene temazos, siempre me hueveó por el sonido y la falta de bajos que era bien notoria.

Con Yajaira, solíamos tocar “Hit The Lights”, hay unos videos en los que salimos dando jugo haciéndola como pico al final de una tocata. Una versión más destroyer del tema, con mucho respeto entre todo.

SO: ¿Cómo ves este período en el que nadie puede tocar en vivo, lanzar discos, promocionar cosas, ensayar ni trabajar en la música?

Sam: La vida del músico es bien frágil, no hay mucho cómo defenderse ante algo así. Uno puede apañar un poco haciendo streaming, cosas así, pero no nos hemos metido mucho en eso porque no nos podemos juntar a tocar. En términos de ingresos estás bien cagado, porque son básicamente por los shows en vivo y cada cierto tiempo cae algo por derechos de autor, desde la SCD.

La fuente de trabajo son las tocatas, vender discos y el merch, como poleras, pero eso se hace también en los conciertos y en estos tiempos, quien compra discos es el hueón más coleccionista. Es un medio bastante frágil y habrá que apretarse el cinturón, pero también da para que salgan cosas buenas como el hecho de que las ciudades descansen, que se despolucione un poco el planeta.

SO: Pasa también que las bandas, por ejemplo, no boletean por sus shows como para haberse salvado con la devolución de impuestos, por último…

Sam: Ni siquiera, a mí por ahí no me cayó nada y ni sé si estoy muy en regla la verdad, boleteo como una vez al año si es que toco en algún festival como Woodstaco, por ejemplo. En las tocatas, se gana por la entrada de la puerta y eso es todo en negro por lo general.

SO: Hace poco, Hielo Negro volvió a las pistas con un nuevo baterista después de que en 2018 desvincularan a Pinpón, fundador quien fue públicamente acusado de abuso sexual. Él también tocaba con Yajaira y fue expulsado por el mismo motivo, ¿cómo lo ves ahora en perspectiva a casi dos años de eso?

Sam: Bueno, fue súper complicado inicialmente porque no cachábamos muy bien la historia. Supimos su versión y por otra parte vimos una gran funa en redes, por lo que no pudimos seguir tocando con él, no había cómo y lo mismo le pasó a Hielo, donde fue siempre fundamental su presencia y para ellos fue más difícil.

Debimos dar un paso al lado y lo entendió, obviamente. Hasta que no se resuelva bien el caso, es difícil opinar ya que nunca se cerró y quedó ahí, en “stand by”.

SO: Sin embargo, no dudaron y anunciaron su determinación sin poner en cuestión el testimonio de la denunciante

Sam: Con Comegato (bajo y voz) lo decidimos entre los dos, como miembros originales de la banda. No podíamos tirarnos a defenderlo sin saber tanto de la hueá, además todo creció a niveles gigantescos y quisimos también mantener la banda. Por otra parte, ya hemos cambiado de baterista varias veces.

Haya hecho o no lo que dicen, su oficio que es ser baterista de rock porque no tiene otro a estas alturas, lo mataron al menos por un buen rato. Espero que se resuelva el caso con la verdad. Con Yajaira, seguimos adelante y por cosas del destino, nos encontramos con Flecha de nuevo y vamos a ver cómo se dan las cosas, sobre todo con este nuevo disco. También nos reunimos con el Piri, un rato, así que todo eso nos tiró para arriba.

Foto portada: Rodrigo Damiani

Este artículo ha sido visitado 1.330 veces, de las cuales 1 han sido hoy