Red House Producciones: “En el stoner, existe una transversalidad que no hay en ningún otro género”
espera un momento...

Red House Producciones: “En el stoner, existe una transversalidad que no hay en ningún otro género”

Red House Producciones: “En el stoner, existe una transversalidad que no hay en ningún otro género”

sábado 22 de febrero, 2020

Este artículo ha sido visitado 830 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

Desde hace al menos una década, en todo el mundo han emergido una alta cantidad de bandas que cultivan sonidos desde las afinaciones bajas, los ritmos lentos y con groove, las secuencias psicodélicas y los riffs repetitivos. Stoner, doom, sludge y otras etiquetas no alcanzan para abarcar la variedad de sonidos que han proliferado, coincidentemente en un momento en el que hay más marihuana que nunca y de la mejor calidad.

Se fume más o menos, lo cierto es que esta exposición también ha posibilitado la visita de grupos extranjeros al país, los que de a poco han ido ganando terreno en la agenda anual de conciertos. Y en esta lucha, la productora Red House lidera el desbloqueo de varios recintos en Santiago, en los que se han presentado conjuntos con alcance mundial como EyeHateGod, Neurosis, The Atomic Bitchwax, Acid Mothers Temple, Samsara Blues Experiment, Graveyard y Earthless, entre otros.

Sin relajarse, el creador de este proyecto, Roberto Fuentes (49), se prepara para comenzar el 2020 con dos fechas de gran envergadura. El 27 de febrero, los belgas de Amenra se presentarán en el Rock Bar Xperience en Ñuñoa, mientras que el 9 de abril en Arena Recoleta, se concretará la venida de Pentagram, mítica banda liderada por Bob Liebling que ha sido puesta a la par de Black Sabbath, en cuanto a su influencia.

En entrevista con Sonidos Ocultos, Fuentes habla sobre cómo Red House fue creciendo y sus periplos en la pelea por los espacios donde hacer tocatas.

Sonidos Ocultos: ¿En qué estabas antes de armar la productora y cómo llegaste a meterte en el complicado arte de organizar conciertos?

Roberto Fuentes: Fundé Red House, con el nombre de la canción de Jimi Hendrix, hace 4 años casi como una consecuencia de la estrecha relación que estaba llevando con sellos, bandas y zines ligadas a la música pesada. Antes, participé activamente en La Habitación 235 (España) como redactor, escribí mucho de bandas que me interesaban y, sobre todo, me enfoqué en las latinoamericanas porque lo sentí como un deber.

Después, me sumé como activista de las Doom Charts (multinacional, con base en Estados Unidos). Extrañamente, comencé de afuera hacia adentro, primero trabajando con gente de otras tierras. Acá cuesta crear cosas, es un punto que en algún momento se debe abrir a la discusión, porque si levantas algo interesante hay gente que apoya, pero en la misma proporción hay otros que no te dejan avanzar o tratan de influenciar negativamente. Después, cuando te los topas se hacen los weones.

SO: ¿Y cuál fue la motivación para concentrarte en este nicho?

RF: Hay varios factores, el primero es una opción personal, es lo que me gusta. Comencé en los 80 a escuchar mucho metal, pero cuando conocí Saint Vitus, todo se fue a la mierda, no paraba de escuchar Black Sabbath, se me abrió el mundo. Estaba Pentagram, Reverend Bizarre, Goatsnake, después todo lo desértico con Dozer, Lowrider, Kyuss y toda la movida californiana. Existe una transversalidad que no encuentras en ningún otro género, acá se cruzan el doom, la psicodelia, el blues, el metal el punk, etc.

El primer factor valdría verga, si no fuera porque vi con desolación que nadie se interesaba en traer bandas de un género que, en Chile, siempre ha tenido su séquito. Es un nicho pequeño, pero con mucha fuerza, bajaron bandas a Brasil y Argentina, pero nadie levantaba la mano, así que decidí asumir el riesgo de involucrarme e intervenir.

SO: Desde tu perspectiva, ¿cómo has visto expandirse estos géneros en Chile y el mundo?

RH: Puede ser afuera, pero acá no lo veo tan así. Existe una progresión y está más abierto al conocimiento público, pero nada más, a nuestros shows va la misma gente de siempre. Salvo excepciones, nuestros eventos son de bajo perfil, aunque hemos traído bandas que son cabezas de cartel en grandes festivales europeos o gringos, acá van 400 personas.

Me gustaría que las bandas locales no se dejen llevar por la corriente y tomen riesgos, suenen diferente, dejen de imitar, paguen estudios, graben álbumes, que se dejen de quejar y se atrevan. Ahí recién podríamos hablar de una evolución del género en Chile.

SO: Y en cuanto a la producción, que es algo muy difícil de llevar a cabo por innumerables factores, ¿cuáles apuntas como los que complican más tu gestión? ¿Es tan difícil como suena traer una banda de afuera y generar un concierto de calidad?

RH: Es difícil, mira lo que ha pasado esta con el Stgo Metal Fest o con La Polla Records, la cancelación de varios tours y todo eso sólo este último mes. Esos son shows más grandes que los nuestros, imagínate lo que es para uno que trabaja en un nicho más pequeño.

La principal dificultad es la falta de espacios acordes al tipo de show. Hay gente que te dicen en la cara que tu concierto es chico, te miran por encima del hombro, pero no por eso es menos importante que uno grande. Esa falta de empatía es patética, más encima tampoco les da vergüenza pedir una millonada, sin ofrecer a cambio un espacio equipado y administrado de forma profesional.

SO: ¿Cuál es tu lectura del público nacional? ¿Has visto una evolución en cómo se consumen y valoran este tipo de eventos o seguimos estancados en las mismas cosas?

RH: Si te soy sincero, la gente ya no se sorprende, quiere más y ojalá por menos. Ojo que no lo cuestiono, es parte del desarrollo de la producción musical y no puedes seguir haciendo lo mismo, la innovación es clave. Por favor no le pidas a la masa que valore tu trabajo, ellos están comprando un producto y no te van a permitir bajar el estándar.

Que nadie se sienta con lo que digo, pero la masa social es un colectivo anónimo que tiene una fuerza incuestionable, puedes tener a todos alineados, pero en cualquier minuto una voz divergente puede hacer que todo cambie, que se rompan filas en direcciones equidistantes. Es obligación del que está atrás de una producción tener esta película clarita y no pasarle parte de esta responsabilidad a la gente, mucho menos culparlos por demandar precio o calidad.

SO: Red House ha llevado espectáculos a varios recintos de la capital. A propósito de lo que mencionaste antes, ¿cómo describirías la escena actual en cuanto a locales?

RH: Nuestros shows no son tan grandes y faltan lugares donde puedas meter 300-400 personas con un buen trato comercial. Espacio San Diego, que fue nuestra casa por mucho tiempo, lo cerraron por disposición municipal, el Centro Arte Alameda lo quemaron, el Rock & Guitarras ya no existe más.

Los otros espacios que van quedando son difícil de abordar por sus altos costos, agravados, en algunos casos, por pésimas administraciones que cobran una locura de plata y una tozudez que hace imposible llegar a acuerdos. Si a lo anterior agregas malos tratos al equipo de producción, músicos y público, tienes una combinación que huele a podrido por todos lados. Dejo en claro que hay excepciones, nos hemos sentido muy cómodos en Loreto y en MiBar, con quienes hemos ido fortaleciendo la relación dando ya algunos importantes frutos.

RH: En todos estos años de trayectoria, ¿qué shows recuerdas como los más exitosos o memorables?

SO: Todos han sido igualmente importantes, la apreciación del éxito es subjetiva. Por ejemplo, los dos primeros shows que hicimos serán inolvidables, fue en mayo de 2016 cuando vino Stoned Jesus y Truckfighters, ambos llenos. Belzebong y Samsara Blues Experiment repletaron el Espacio San Diego, en Loreto no cabía un alma en Acid Mothers Temple, después repetimos lleno con Earthless.

También hemos traído a leyendas como The Atomic Bitchwax o EyeHateGod, el de Graveyard el año pasado fue sold out y todavía emociona recordar cómo la gente cantaba “The Siren”. Personalmente, el show de Neurosis lo atesoro como una experiencia más allá de la música, sólo los que fueron pueden entender lo que digo, difícil que algo lo supere salvo que Amenra diga otra cosa. Lo de estos belgas en vivo es una locura, te cambiará la forma de ver la música, ojo con esto porque es luego.

SO: Pentagram es una banda muy anhelada en el país y su venida sin duda fue bien celebrada. ¿Cómo llegaste a Bob Liebling y sus asociados?

RH: Siempre me gustó Pentagram, pero nunca se pudo avanzar con algo concreto. Ahora, por circunstancias de la vida surgió la opción desde una agencia que se adjudicó los derechos del tour y tenían a Chile en la mira, como país base de la parte sudamericana de la gira. Después, fue cosa de ponerse en contacto y acordar las condiciones. Era ahora o nunca, así que unimos fuerzas con los chicos de MiBar y apostamos todo, gracias al colaeflecha se dio.

Bobby Liebling también asume esto como una última oportunidad, sabe que tiene fans acérrimos por estos lados y no quiere defraudar. Debió haber venido antes pero no estamos para cuestionar, por nuestra parte lo vamos a esperar con los brazos abiertos, también esperamos que la gente se anote pronto porque será la única opción de ver a esta leyenda en vivo.

SO: Por último, cuéntanos un poco sobre este concierto que muchos ya anticipan como un hecho histórico

RH: El show, que surgió de una alianza con MiBar Producciones, contará con dos tremendas bandas como invitadas, El Gran Temor y Capilla Ardiente, ambos con álbumes de 2019 muy bien evaluados por la crítica, con edición a través de sellos extranjeros lo que no es menor.

Los tickets están volando, la primera preventa se agotó en un día y la segunda es probable que se haya terminado cuando publiquen esta nota. El recital se desarrollará en Arena Recoleta, hasta ahora estas son las coordenadas, pero estamos todos los días evaluando la tendencia en la venta de tickets. Queremos un espectáculo a la altura de la banda y del público, que está super ansioso con esta fecha. Sobre lo que nos traerá Pentagram, no tenemos dos lecturas: sólo clásicos, ¡uno tras otro!

Este artículo ha sido visitado 830 veces, de las cuales 1 han sido hoy