Sesiones Monte Ranco – Acid Trip (2022)
espera un momento...

Sesiones Monte Ranco – Acid Trip (2022)

Sesiones Monte Ranco – Acid Trip (2022)

lunes 04 de julio, 2022

Este artículo ha sido visitado 185 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Jorge Cortes

Ubicado cerca de la ciudad Valdivia, específicamente en la localidad de Futrono surge Monte Ranco, un espacio cultural y estudio de grabación que se ha encargado de difundir en el último tiempo a bandas destacadas de la escena de la región de Los Ríos. Con esa iniciativa han ocupado un formato reconocido de presentación más entrevista que recuerda a lo que hace Audiotree o KEXP live sesions. Esta versión criolla demuestra estar a la altura en cuanto a producción técnica y artística, poniendo estas virtudes a disposición de sus invitados valdivianos, la banda Acid Trip, haciéndolos sentir relajados durante todo lo que dura la producción, casi como si fueran los dueños de casa.

La presentación fue estrenada el día 31 de mayo del presente año, dura 51 minutos en los cuales Acid Trip interpreta siete canciones en las que establecen influencias que van desde el rock psicodélico al rock progresivo. La banda se nota en deleite y distendida, envuelta en una atmósfera verdeamarilla suave que combina muy bien con las auras que expelen sus integrantes. Se ven cómodos ante los focos y las miradas atentas del equipo técnico que no pueden evitar dejar caer sus aplausos cada vez que termina alguna canción.

La sesión comienza con una canción que comparte nombre con la banda, “Acid trip”. Un knock out rápido que descuelga muelas atolondradas, durmiendo cómodamente en lo cotidiano. Un buen choque de rock instrumental con variados tintes psicodélicos. La producción avanza raudo con Acid Trip tejiendo su telar de guitarras, provocando bruxismo con sus distorsiones y barridos virtuosos en “Sabia Muerte”. También hay lugar para la asertiva calma dirigida por una línea de bajo que recuerda a lo más sombrío de bandas como Tool. No olvidar que se está ante una banda que sabe conjugar bien la estética sonora del stoner rock con pinceladas sublimes del rock progresivo.

“Delta9” es otro mazazo de Acid Trip directo al cráneo, luciendo un bajo distorsionado donde el resto de las cuerdas hacen reverencia. El doble pedal es una metralla que desencadena el aullido de uno de sus integrantes en tres ocasiones, para luego armonizar dos voces que se elevan como plegaria a algún dios (o demonio) oculto en alguna parte.

Si es que aún hay algún auditor que no entra en el mundo de Acid Trip de seguro se pondrá a cabecear con “La ira de Horus” y “Amón Ra”. Canciones que recuerdan en algunos de sus pasajes a los mejores riffs de Metalica y en dónde el baterista es capaz de conectar ágilmente cada elemento rítmico para desencadenar notables cambios de tempo.

Para cerrar la sesión, Acid Trip interpreta “Saturnic om”, una canción instrumental que ocupa voces sin líricas como si fuera un instrumento melódico más y que sirve como una poderosa introducción para “Lunas de Saturno”. En esta última canción la banda expone de manera elegante lo que posiblemente sea la letra más profunda de toda la sesión. «Es esto aire o es solo viento» cantan en una de sus líneas líricas, colaborando en construir un paisaje pintado en cámara lenta con cierta textura de acuarela.

En marcos generales, Acid Trip viaja desde los extremos de la calma hasta las emociones alteradas, sin paradas, sin puntos medios, sin escala de grises, sudando rock por cada poro abierto de sus integrantes, haciendo que la banda vea cada una de sus presentaciones como si fuera un hecho extraordinario, más que una sesión, un culto dirigido por acólitos del rock progresivo.

Una vez más aparecen pruebas de que en regiones es muy posible crear contenido audiovisual que realce el valor de las bandas de provincia. Los equipos técnicos están a la altura de cualquier producción metropolitana por lo que no hay razones para buscar registros sonoros fuera de la región. Es más, Acid Trip y Monte Ranco configuran una alianza positiva de la cual nacerá el próximo LP de la banda que comenzará a grabarse en la segunda quincena de Julio de este mismo año. Esto sin duda son buenas noticias para todo el fiel público de Acid Trip y para todo aquel melenudo cabeceador de riff que goza con cada distorsión, así como también son buenas noticias para las producciones musicales regionales que tienen calidad de exportación.

Located near the city of Valdivia, specifically in the town of Futrono, Monteranco arises, a cultural space and recording studio that has recently been responsible for disseminating prominent bands from the Los Ríos region scene. With this initiative, they have used a well-known presentation plus interview format that is reminiscent of what Audiotree or KEXP live sessions do. This chilean version rise to the challenge in terms of technical and artistic production, putting these virtues at the disposal of its Valdivian guests, the Acid Trip band, making them feel relaxed throughout the duration of the production, almost as if they were the house owners.

The presentation lasts 51 minutes in which Acid Trip performs seven songs in which they establish influences ranging from psychedelic rock to progressive rock. The band is delighted and relaxed, wrapped in a soft green-yellow atmosphere that combines very well with the auras that its members expel. They look comfortable in front of the spotlights and the attentive gazes of the technical team who let their applause fall every time a song ends.
The session begins with a song that shares a name with the band, “Acid trip”. A quick knock out that picks up giddy teeth, sleeping comfortably in everyday life. A good clash of instrumental rock with varied psychedelic overtones. The production advances swiftly with Acid Trip weaving its guitar loom, provoking bruxism with its virtuoso distortions and sweeps in “Sabia Muerte”. There is also room for the assertive calm directed by a bass line reminiscent of the darkest of bands like Tool. Do not forget that this is a band that knows how to combine the sound aesthetics of stoner rock with sublime brushstrokes of progressive rock.

“Delta9” is another blow straight to the skull showing off a distorted bass where the rest of the strings bow. The double pedal is a shrapnel that triggers the howl of one of its members three times, to later harmonize two voices that rise as a prayer to some hidden god (or demon) somewhere.
If there is still any listener who does not enter the world of Acid Trip, they will surely nod with “The Wrath of Horus” and “Amón Ra”. Songs that recall in some of their passages the best riffs of Metalica and where the drummer is able to agilely connect each rhythmic element to trigger notable changes in tempo.

To close the session, Acid Trip performs “Saturnic om”, an instrumental song that occupies voices without lyrics as if it were just another melodic instrument and that serves as a powerful introduction to “Lunas de Saturno”. In this last song the band elegantly exposes what is possibly the most deepest lyrics of the entire session. «Is this air or is it just wind» they sing in one of their lyrical lines, collaborating to build a landscape painted in slow motion with a certain watercolor texture.

In general frameworks, Acid Trip travels from the extremes of calm to altered emotions, without stops, without midpoints, without gray scale, sweating rock through each open pore of its members, making the band see each of their presentations as if it were an extraordinary event, more than a session, a cult led by acolytes of progressive rock.

Once again there is evidence that in regions it is very possible to create audiovisual content that enhances the value of provincial bands. The technical teams are at the level of any metropolitan production, so there is no reason to search for sound records outside the region. What’s more, Acid Trip and Monte Ranco form a positive alliance from which the band’s next LP will be born, which will begin recording in the second half of July this year. This is undoubtedly good news for the faithful Acid Trip audience and for all those long-haired riff-headers who enjoy every distortion, as well as good news for regional music productions that have export quality.

 

Este artículo ha sido visitado 185 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor