Alfonso Covarrubias -«Ishtar» (2019)
espera un momento...

Alfonso Covarrubias -«Ishtar» (2019)

Alfonso Covarrubias -«Ishtar» (2019)

miércoles 24 de junio, 2020

Este artículo ha sido visitado 613 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Sonidos Ocultos

Por: Fernando Velasco

Decir que Ishtar es un sólo un álbum sería quedarse corto, porque es más bien una caja de Pando-ra que guarda sorpresas tan increíbles como inquietantes.

Lanzado a mediados de 2019, Alfonso Covarrubias nos presenta una propuesta de 10 canciones que construyen una estética onírica, oscura y teatral de una manera que aún siendo experimental, es muy humana en todo momento.El bandoneón será el narrador indiscutible de esta historia, cargando la atmósfera sonora con ese carácter bohemio, circense, nostálgico, y en ocasiones, hasta tétrico del instrumento.

«Arañas» es nuestra puerta de entrada a este universo, y lo que encontraremos detrás de ella es una conversación entre un saxofón (Milena Sax) y nuestro bandoneón. La conversación se va acalo-rando cada vez con más potencia sobre la pauta de un bajo eléctrico muy melódico y una percu-sión minimalista. Podemos apreciar desde ya la versatilidad de los vientos y el carácter de un bajo que puede ser muy violento una vez provocado.

Lo que sigue es «Sotidacob-Porc». Aparece una guitarra acústica que en conjunto con un bajo muy espacioso, nos reciben para luego presentarnos una voz femenina que entona una melodía dulce y esperanzadora, y que cuya sonoridad nos recalca el carácter del álbum; representar algo que suene siempre muy humano y real, evitando procesos y retoques. Además de la aparición de la guitarra acústica, podemos notar la presencia de un teclado que llena de colores la pauta punzante ejecu-tada por la guitarra y el bajo distorsionado hacia el final del tema.

Cuando llegamos a «Javiera-Bandoneon» nos caemos de la silla, porque podemos apreciar con totalidad cómo la visión de Alfonso sobre este universo sonoro, se concibe a partir de su particu-lar instrumento. La magia de esta pieza, es que el carácter multifuncional del instrumento nos guía por paisajes armoniosos, mientras que entendemos cómo Alfonso compone la sección de graves a partir del mismo como un todo.

Con una introducción digna de un Tango, llega «Plegaria». El bajo marca una pauta definida, y la voz entona un atractivo bolero. El bandoneón se nos introduce como un acompañamiento pero a medida que avanzamos predomina cada vez más, llegando a imponer una sección de lo más oscu-ra y teatral hacia el final de la canción. Sin dudas ésta canción es un punto de inflexión porque propone un estándar musical pero bajo las condiciones que Ishtar dicta.

Después del dramático desenlace previo, la introducción de «Maya» nos reconforta con una mezcla de vientos y el bandoneón, mientras que la aparición de un piano, marcará el color de cada pasaje a recorrer. La mezcla de los instrumentos y su constante armonía nos entregan un desarrollo emo-tivo y relajante.

Solo al leer el nombre, podíamos imaginarnos de qué venía «Octubre».

Un bajo brutalmente distorsionado escupe una base agresiva para exterminar la tranquilidad pro-puesta mientras el bandoneón se hace oír llenando de acordes y melodía cada espacio. A medida que la canción avanza, el bajo y el bandoneón convierten su lucha en un debate resolviendo en armonías e incluso intercambiando roles.

Pasamos a «Arruyo del Fuego» y somos acogidos por una guitarra acústica y una voz que suena muy a lo lejos cantando una melodía que resulta en un va y ven melancólico y pegadizo. Se suma un arpegio de piano y el bandoneón reaparece agregando su nostálgica particularidad para cerrar con un toque resolutivo y agridulce.

«Javiera» es una canción que representa esa faceta más Tango de Ishtar. Se hace muy interesante volver a visitar los pasajes propuestos por el tercer tema y que cada voz esté a cargo de un instru-mento diferente. Un bajo presente pero delicado nos introduce mientras que aparece el bando-neón en conjunto con el llanto desgarrador de los violines. La voz sigue la melodía ya propuesta anteriormente por la versión en bandoneón y nos guía hacia un desenlace tenso.

El diálogo de instrumentos no tarda en volver a aparecer. En «Espectral» nos encontramos a unos vientos con eco que argumentan contra un bajo con distorsión más furioso que nunca. Los ins-trumentos están paneados uno a cada lado, provocando esta sensación aún más fuerte de dos fuerzas opositoras. Pareciera como que ambos fueran en realidad personajes.

Para la resolución del disco, nos encontramos con «Plegaria-Bandoneon», la interpretación en bandoneón del cuarto tema presentado. La versión crea una especie de déjà vu mientras que a su vez, el protagonista nos despide de esta historia de manera calma y relajada.

Ishtar es una obra digna de ser visitada un montón de veces, porque presenta una experiencia que está alejada de muchos cánones del mainstream musical actual. Es un álbum que sin duda disfru-tará un oyente aventurero y sediento por lo rupturista, sobre todo los fanáticos del avant garde.
Puedes escucharlo en Spotify y Youtube.

———————————————————————————————————————

Ishtar – Alfonso Covarrubias (2019)

Saying that Ishtar is just an album would be an understatement, because its more like a Pandora box which stores unpredictable and incredible surprises.

Released in 2019, Alfonso Covarrubias presents a proposal of ten songs which builds an oneiric, obscure and theatrical esthetic in a way that still being experimental, is humane at every moment.
The bandoneon will be the undisputed narrator of this story, bringing that bohemian and nostal-gic character of the instrument, to the atmosphere even being grim in some occasions.

«Arañas» is the front door to this universe, and what awaits behind is a conversation between a saxophone (Milena Sax) and our bandoneon. The conversation gets heated along the melodic bassline and the minimal drums. We can appreciate the versatility of the wind instruments and the violent temper the bass can get once is provoked.

«Sotidacob-Porc» is our next stop. An acoustic guitar appears followed by a roundy sounding bass guiding us to a female voice that sings a sweet and hopeful melody. Her voice suggest us that the intension of the album is to generate something that sounds always humane and real, avoiding digital processes and effects. We can notice the presence of a keyboard which brings melody to the piercing score executed by the distorted bass and the acoustic guitar in the final section.

When we arrive to «Javiera-Bandoneon», we fall off our chair, because we can totally see how Alfonso vision of this universe, is conceived from his particular instrument. The magic within this piece, is that the multifunctional character of the bandoneon guides us to harmonious landscapes while we understand how Alfonso compose the bass section from his instrument as a whole mu-sic system.

With an introduction that’s worthy of a Tango, «Plegaria» arrives to the game. The bassline kicks in and the voice shows an attractive bolero. The bandoneon is introduced as an accompaniment instrument but once we move towards the song, it become a main voice, even forcing the song leading it to an obscure and theatrical final section. This song is an inflection point, because it proposes a musical standard but under Ishtar conditions.

After this previous dramatic closing, «Maya’s» introduction confort us with a gentle mix of winds and bandoneon, while a piano adds color to every passage. The mix of instruments and its con-stant harmony gives us an emotive and relaxing development.

We move to «Octubre». A brutally distorted bass guitar spits out an aggressive riff to exterminate the peace previously established. Meanwhile, the bandoneon speaks though chords and melody filling every space possible.

«Arruyo del Fuego» is our next chapter. We are welcomed by an acoustic guitar and a distant voice singing a melancholic and catchy melody. The piano enters, and so the bandoneon with its nostalgic particularity creating a bittersweet closing.

«Javiera» is a song which represents that Tango aspect of the album. It’s interesting revisiting the passages of the third song of the album but with every voice set in a different instrument. A smooth bass introduce us to the song followed by the bandoneon and screaming violins.

The dialogue between instruments is a frequent and interesting format along Ishtar, and so it is in «Espectral». An echoed flute argues with a furious distorted bass. Both instruments are panned isolated on each side creating the feeling of two opposing forces.

For the album finale, we find ourselves with «Plegaria-Bandoneon», the bandoneon interpretation of the fourth song. This versions acts as a deja vu, and at the same time, is a calm and soothing farewell from our fellow protagonist of this story.

Ishtar is an album that deserves to be replayed a million times, because it showcases an experi-ence so distant from many music mainstream canons. It’s a mandatory stop for those adventurous listeners who needs some avant garde in their breakfast.

You can listen Ishtar in Spotify and Youtube

Este artículo ha sido visitado 613 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Sonidos Ocultos
Otros artículos del mismo autor