Misfits – Famous Monsters (1999)
espera un momento...

Misfits – Famous Monsters (1999)

Misfits – Famous Monsters (1999)

jueves 18 de abril, 2024

Este artículo ha sido visitado 16 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

  • ¡Haz clic para puntuar esta entrada!
    (Votos: 0 Promedio: 0)

Por Francisco Quevedo.

Desempolvar el cajón. Levantar un muerto, “Lázaro, levántate”. Hay miles de acepciones para describir esa situación tan particular, esa situación en que un “algo” logra volver al ruedo, seguir en ruta. Lectores, hay miles, miles de manera de decirlo.

“Famous Monsters”, el disco que lanzó Misfits en 1999 es un ejemplo de como “mantenerse en la ruta”, que creo que es una acepción precisa para sintetizar este trabajo. Lejos de ser un álbum brillante, distante de sus mejores días a comienzos de los ochenta (la comparación sería un tanto absurda y, además, no viene al caso), sí logra dejar algunas canciones que alcanzaron un gran nivel y, no diga mas nada, la estructura se mantuvo vigente.

La canción más reconocida del disco es “Helena” y en la que no ahondaremos porque está más que abordada en numerosas reseñas del álbum disponibles en la red. Sin embargo, basta con explicar que la canción combina elementos y quiebres con maestría, convirtiéndola en un hit casi de inmediato. La temática es bastante Misfits relatando la historia de un personaje obsesionado con una mujer, a la que le arranca las extremidades, todo envuelto en una atmósfera obsesiva (este último concepto podría quedar corto…).

Apuntalado por “Helena”, destacan “Lost in Space”, “Crawling Eye”, “Saturday Night” o “Pumpkin Head” por citar algunas grandes piezas. Lo relevante, lo que queda en la sesera, es la potencia de algunas interpretaciones. Desde el combo Jerry Only- Doyle Wolfgang von Frankenstein hasta el dominio vocal de Michale Graves, en el que sería su último trabajo original con la banda. Todos mancomunados, desplegados y entregando una fuerte dosis de lo mejor que podrían dar en ese momento. “Adiós la complejidad abrumadora, adiós los enredos…vamos con un puñado de buenas canciones directas y efectivas, bien interpretadas y que refresquen nuestro propio legado”, imagino que podría haber sido una cuña de Graves u Only para definir este disco. Si lo lograron es otra historia, pero la intención estuvo, se notó y quedó.

Si bien no es fácil dejar atrás una etapa tan potente como la era con Glenn Danzig, “Famous Monsters” sí tiene el mérito de demostrarle al mundo que, sin brillar y despuntar, Misfits todavía tenía algunos cartuchos que podía disparar. Claro, algunos no estuvieron ni cerca del blanco, pero otros estuvieron cerca, cuestión más que suficiente. Considere también que a fines de los noventa la escena era una olla en constante ebullición (la década completa fue así), pero pese a todo, se las ingeniaron para dejar su marca.

Por lo mismo, para un grupo como Misfits, el hecho de continuar ya era un mérito, un logro, un premio a su propuesta. Su horror-punk se revitalizó para dar algunos puñetazos más y decir, con claridad que seguían vivos y, para deleite de sus fans, no en un modo zombie, sino más bien en un modo Misfits. Tan simple como efectivo: mantenerse en la ruta en modo Misfits. Más auténtico, imposible.

“Famous Monsters” cumplió con su objetivo: mantuvo la maquinaria Misfits en funcionamiento, porque a veces es mejor estar (o seguir) en el camino que estar al borde de él. Misfits lo entendió en ese momento y “Famous Monsters” fue el resultado de aquella nueva estación en su carrera.

Este artículo ha sido visitado 16 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor