Delta – Deny Humanity
espera un momento...

Delta – Deny Humanity

Delta – Deny Humanity

lunes 07 de marzo, 2011

Este artículo ha sido visitado 141 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Sonidos Ocultos

Delta ya no es una banda sorpresa. Dentro del medio tiene ganado un nombre que comenzó a forjarse en el año 2003. Los más entendidos recordarán que ellos abrieron el show de Dream Theater el 1 de marzo de 2008 en el Movistar Arena. En la actualidad, el grupo está formado por Benjamín Lechuga (guitarras), Marcos Sánchez (bajo), Nicolás Quinteros (teclados), Andrés Rojas (batería) y Felipe del Valle (voz).

Su nuevo trabajo es la consolidación a un trabajo de años y que ha rendido frutos. “Deny Humanity” es un disco bien elaborado, trabajado hasta el último detalle, donde el gran ganador es el sonido. Si bien, se hace un poco largo, cuenta con varios pasajes excelentes y altos momentos que no vienen más que a confirmar todo lo que Delta ha realizado.

Pero vamos por parte. El álbum cuenta con once tracks que iremos desmenuzando a continuación:

Fatal error: Una introducción da el vamos al disco. Es una entrada precisa que tiene guiños a E5150 de Black Sabbath y a otras del género. Lo bueno es que va subiendo en intensidad y se enlaza perfecto con lo que viene.

Over and over again: Sin pausa alguna, toda la carne a la parrilla. Gran sonido, en la senda de Dream Theater. Se combinan el teclado, la guitarra (con solos interesantes) y la batería. En verdad, todos se lucen, desde la voz hasta el bajo. Lo interesante es que mezclan todos los elementos obteniendo un motivante comienzo para el disco.

Revolution: Sigue la misma línea de la canción anterior. Esta vez hay referencia a Zakk Wylde en la guitarra, pero que es bien trabajada. Mantiene una estructura similar: las guitarras machacando, la voz galopando, el teclado atmosferizando y todo con una base sólida de batería y bajo. La influencia de Dream Theater sigue diciendo presente.

Desire Within: Comienza con una introducción distinta, cargada a la percusión hasta que entra nuevamente la potencia. Un poco más fluida que las anteriores. De a poco uno va adentrándose en el ambiente que Delta propone usando las armas que mejor tienen. La función del teclado es fundamental y éste asume el desafío con total decisión adquiriendo un papel protagónico sin opacar a los demás.

Doors keep spinning: Seguimos con el rol protagónico del teclado. Confirma lo que ya había insinuado en las canciones anteriores. Este track es más melódico y está cargado a que se destaque más la voz en momentos antes que el conjunto total. Algunos elementos se hacen una constante invariable durante el disco, pero en esta ocasión le dan más énfasis a lo melódico.

Perfect Insanity: El vamos lo da un impecable comienzo que decanta en lo melódico, que guía la canción. Al igual que los demás traces del disco, éste sigue la línea clara del sonido plasmado por Delta y que a medida que avanza el álbum, no deja de sorprender. Se utiliza un recurso también usado alguna vez por Black Sabbath en “Megalomania” del Sabotaje.

Fragile: Un comienzo calmado, con detalles y combinaciones entre la guitarra y el teclado que van en aumento y que se quiebran con un redoble, pero sin caer aún en lo pesado. Lejos el inicio más tranquilo del disco hasta ahora y es que esa “tranquilidad” es el eje de este track y la voz adquiere un valor distinto al resto de los componentes entregándole un valor agregado al tema que remata con un potente final con guiños a Pantera.

2702: Canción instrumental en la cual se destacan todos los componentes y elementos mezclados en el disco. Sin embargo, tiene una base chilena, haciendo clara referencia a una cueca lo que, además se ser toda una sorpresa, es gratificante. Luego, este breve corte transita por los caminos sonoros planteados por Delta: potencia, calma y quiebres.

Virtual life: Otro inicio en calma que rápidamente da paso al poder. La similitud con Dream Theater en ningún momento es algo molesto. Intercalan momentos de quietud con otros de mayor intensidad. Nuevamente, el teclado trabaja en función del grupo y no por un fin personal. El final está cargado a lo intenso.

God of science: Parte con potencia mas cae en lo pasivo, pero no tanto como las anteriores. Se destaca el coro por sobre otros aspectos sin quitarle, eso si, el atractivo que tiene la canción como conjunto. El tema va creciendo en intensidad a medida que transcurre, realzando algunos quiebres hasta el silencio, pero que vuelven a la potencia para finalizar.

The human touch: De idéntico nombre a una canción de Bruce “The Boss” Springsteen, comienza con la batería marcando pauta hasta una abrupta detención que da paso a los momentos de mayor serenidad de todo el álbum. Si bien a medida que avanza va adquiriendo más fuerza no alcanza a ser tanto como en otros tracks. Los quiebres dicen presente hasta el final del disco y alternan con momentos más rudos. El epílogo del álbum es un fiel reflejo de los casi 60 minutos de duración de “Deny Humanity”.

Este artículo ha sido visitado 141 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Sonidos Ocultos
Otros artículos del mismo autor