Wire – 10:20 (2020)
espera un momento...

Wire – 10:20 (2020)

Wire – 10:20 (2020)

lunes 09 de noviembre, 2020

Este artículo ha sido visitado 157 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Pinto

Por aquella época en que nació Wire (1976), el punk explotó (1977) y todas las miradas se posaron en trascendentales agrupaciones como Sex Pistols o The Damned. Solo un año después comenzó la época dorada del postpunk (1978-1984), que, Simon Reynolds inmortalizó ávidamente en su libro Postpunk: romperlo todo y empezar de nuevo.

En aquellos tiempos de tanta prolificidad musical Wire no quedó atrás. Esta banda generó un entramado artístico que no tenía miedo a experimentar y a mezclar el ímpetu y locura escénica del punk, la influencia de artistas dadaístas como Marcel Duchamp, y los estudios universitarios de arte visual de casi todos sus integrantes. Esto último lo podemos disfrutar por medio de las elegantes portadas de Wire –que nada tienen que envidiar a las de Peter Saville– que le dieron a la banda un estilo mucho más arty que sus contemporáneos punketos.

Wire, la banda incansable que ha publicado discos incesantemente, nos ha deleitado hace algunos meses con un bellísimo LP titulado 10:20. Este material conciso y de alta calidad nos recuerda sónicamente a los mejores momentos de la banda londinense. Es un disco con baterías monótonas que están tan bien calzadas que parecen secuencias de ritmo (no lo son) programadas con Ableton o Frutyloops. Además, la utilización de las guitarras es precisa; riffs monótonos que nos adentran a una atmósfera única que se intensifica aún más con las capas de distorsiones que Colin Newman y compañía van agregando sólidamente.

Escuchar este disco es iniciar un recorrido por canciones que podemos disfrutar tanto por su calidad composicional como por las sensaciones que nos transmite. El LP comienza con “Boillyng Boy” y no es raro que no sepamos qué estamos sintiendo cuando la oímos. La voz de Newman es tranquila y a ratos relaja, pero de un momento a otro las distorsiones guitarreras inesperadamente aparecen, nos dan una bofetada en la cara y nos recuerdan que Wire es una banda de sorpresas y una montaña rusa de arreglos de cuerdas.

Por otro lado, “Underwater Experiencies”, canción 4 del LP, es una pieza musical esquizofrénica, llena de noise y voces exaltadas que nos hacen sentir que sólo nos quedan un par de horas de vida. Otra delicia que nos deja el álbum es “The Art of Persistance”, canción suave y dulce que se aleja del ruido esquizofrénico, para acercarse al sonido new wave con el que décadas atrás Wire coqueteó. La letra por su parte reza continuamente “Prepare for the final, perfect rival to kill”, generando un interesante diálogo entre una melodía suave y una letra hermética, aparentemente violenta, que nos deja abierta la tarea de desciframiento.

10:20 también es un viaje en el cual generamos enlaces intersonoros con viejas canciones y tendencias. Temas como “German Sheperds” tienen ese ritmo motorik que nos retrotrae al kraut de Neu! . “Small Black Reptile” nos hace recordar la calidad musical de las canciones de 154, sobre todo por la batería monótona y por esas guitarras con arreglos precisos y estridentes que sólo pueden lograr los que se toman con seriedad esto de hacer música. Finalmente, el cierre del disco lo da “Over Theirs”, una canción de 8 minutos 51 segundos de duración que básicamente es una reescritura la canción del mismo nombre que incluyeron en el LP «The Ideal Copy» publicado en 1987. La diferencia entre la pieza ochentera y la de este año radica en que esta última dura más, le da mayor énfasis al sonido ambiental y tiene una mejor calidad de sonido. Sin embargo, ambas son envolventes, y atrapantes.

10:20 es un disco increíble que nada tiene que envidiar al pasado de la banda ni a las tendencias musicales contemporáneas. Cuando me enfrenté a este LP lo disfruté de manera irrefrenable, tanto por el respeto que pregono a Wire como por reafirmarme que las viejas agrupaciones musicales todavía tienen mucho por entregar y las guitarras aún bastante por ofrecer. Wire no es nada parecido a las bandas que se reúnen 30 años después y publican discos “pasables”. Wire es el epítome vivo de música seria, de calidad y atemporal.

Este artículo ha sido visitado 157 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Pinto
  • Matías Pinto
  • Estudié Literatura Hispánica, toco en bandas y hago collages.

Otros artículos del mismo autor