Aguas Tónicas (Argentina): Por encima de las olas pandémicas (2021)
espera un momento...

Aguas Tónicas (Argentina): Por encima de las olas pandémicas (2021)

Aguas Tónicas (Argentina): Por encima de las olas pandémicas (2021)

lunes 28 de junio, 2021

Este artículo ha sido visitado 171 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Lucas Canalda

El cuarteto de rock psicodélico, Aguas Tónicas, propone música en diversos formatos frente al contexto marcado por el COVID 19.

Mientras que los últimos 17 meses establecieron una agenda improbable a nivel global, el grupo argentino Aguas Tónicas logró generar un microclima de trabajo que obtuvo resultados positivos por encima de la andanada pandémica.

Como un animal salvaje acechando a su presa, el grupo supo mantenerse preparado y sigiloso, esperando el momento indicado para el ataque certero. Con ensayos regulares y ajustados, el sonido valvular encontró el calor paredes adentro mientras, por afuera, la realidad se ajustaba a restricciones y escenarios muteados.

El grupo tuvo las cosas claras durante un periodo complejo, el primer paso hacia una salida potable. Sus prioridades fueron:
-Perfeccionar las canciones.
-Grabar un disco.
-Publicarlo.
-Presentarlo en vivo.

De esa forma, el cuarteto estableció un orden de trabajo que resultó beneficioso durante el primer tramo del periodo pandémico caracterizado por cuarentenas, aperturas, cierres, nuevas olas y restricciones de diversa índole.Durante el grueso del 2020 Aguas Tónicas se encerró para ajustar detalles del material inminente, su primer disco nuevo en cinco años.

Junto al ingeniero de sonido Martín Greco y el sello Remedio Casero Discos, se formó un equipo bien concentrado en lograr el objetivo. Con un orden definido, se encaró un proceso de elaboración que supo respetar el contexto. De alguna manera, esos tiempos repartidos permitieron espacios de tiempo dedicados a cada canción, dejando nada librado al azar.

Mientras las siete canciones se cocinaban, se iban definiendo detalles del lanzamiento. El nuevo trabajo, el quinto álbum de estudio, sería editado antes del final de año y tendría tanto edición digital como en cassette.

En diciembre, finalmente, llegó Disco Gris, publicado por Remedio Casero.

Aguas Tónicas grabó el LP en Caballo Manso, espacio de barrio Echesortu que fue su sala de ensayo durante algunos años. La banda trabajó a la par de Greco, exintegrante de Mi Nave y colaborador estrecho de larga data. Tras algunas grabaciones adicionales y la mezcla en el estudio El Salvador, la masterización del disco quedó a cargo del marplatense Estanislao López.

Con un buen recibimiento por parte de la prensa Argentina y de otros países latinoamericanos, la banda intentó procurarse una fecha de presentación oficial antes del final de año, pero las gestiones con ciertas venues no llegaron a puerto, frustrando cualquier posibilidad real.

El cuarteto y su equipo de gestión tuvieron que armarse de paciencia. Con el circuito musical de casi todo el país dando manotazos de ahogado, la situación los sobrepasaba. Con filosofía zen, otra vez, esperaron la oportunidad ideal.

Esa chance llegó durante la primera semana de marzo. Entrando al último tirón del verano, Aguas Tónicas y el grupo post-punk Belarus coparon el Museo de la Ciudad, Vladimir Mikielievich, en una noche de música al aire libre el corazón del Parque Independencia, el pulmón verde más importante del centro de la ciudad de Rosario.

Ante unas 120 personas ambas bandas se reencontraron con un público predominantemente +35 necesitado de tintes guitarreros de la vieja escuela.

Ese viernes de calor litoraleño el Aguas Tónicas tocó completo el Disco Gris y otras gemas de una discografía poderosa. El reencuentro con el público resultó en un concierto robusto que dejó con ganas de más. Esa noche en el Museo fue más una necesidad de descarga que una presentación formal y oficial. Aguas Tónicas sabe que, en tiempos desesperados, mantener viva la llama es prioridad.

Energizada por un álbum atractivo y por el feedback de su audiencia, la banda aprovechó el verano de calor intenso y bajo índice de contagios para generar contenidos y stockear material para hacerle frente al porvenir incierto marcado por el virus.

Con la discreción que lo caracteriza, el cuarteto psicodélico se adentró en la profundidad del barrio El Abasto para grabar Sesiones del Disco Gris, material audiovisual dirigido por la realizadora Sofía Aldasoro y bajo el registro sonoro de Maxi Vaccarini. “Cuando la pandemia dio un pequeño respiro en Rosario, grabamos unos temas en vivo de nuestro Disco Gris…Sacamos los equipos al patio tropical, casi salvaje, de nuestra sala de ensayo en calle La Paz, llamamos a Maxi Vaccarini para que opere el sonido y a Sofi Aldasoro para que se encargue de lo visual. Grabamos dos tomas de cuatros temas, uno detrás del otro, casi sin parar”, explicó la banda en sus redes.

Aguas Tónicas es la banda fundadora del sello autogestivo Discos del Saladillo y tiene 16 años de trayectoria. Lleva publicados cinco discos de estudio: el ya legendario y homónimo debut disco verde (2005), Canal de amor y confusión (2008), Los desposeídos (2012) y Saturno swing (2015) y ahora sumando Disco gris. Además, publicó un álbum en vivo, Transmisión, amor, confusión, grabado en 2009 en el Festival de Jazz y Blues de Rosario, y tres singles titulados “Krakatoa”, en 2013, “Luz de luna (en su interior)” y “Calógero“, ambos de 2020.

Con cientos de conciertos y kilómetros sobre sus espaldas, Aguas Tónicas se convirtió en un grupo representante de la contracultura rosarina y parte de una todavía vibrante resistencia rockera que en la actualidad mantiene la vara alta. Desarrollando una ética autogestiva durante su camino, el grupo sacó chapa de sobreviviente ante los cambios de paradigma culturales que atravesaron desde que empezaron a tocar en la Argentina post-estallido social y derrumbe económico del año 2001.

Con la música como horizonte supieron sortear tiempos difíciles, urticarias internas y los devenires estéticos contemporáneos. La banda mantiene un pulso creativo que elude la repetición, los lugares comunes y apuesta siempre por indagar en lados incómodos.
A un costado del mainstream, del juego de listas editoriales y de las productoras acomodaticias, su evolución los convirtió en un grupo de culto; una de esas identidades tan necesarias en un páramo donde únicamente prolifera el cálculo y el oportunismo. Para muchas almas románticas Aguas Tónicas significa aquello que cantaban (y necesitaban) los Ramones: “Something to believe in”.

Que una banda ciento por ciento autogestiva logre publicar un muy buen disco, lanzar una serie de cápsulas audiovisuales, agotar un concierto en un territorio visitante (y algo extraño) mientras sigue renovando su público en un contexto despiadado para el circuito independiente, habla de un logro significativo, de una apuesta al trabajo perdurable y de una identidad orgánica tan permeable a la evolución como fiel a sus principios fundacionales.

Recientemente, mediante un comunicado informal el grupo repasó los primeros cinco meses del 2021: “En diciembre de 2020 salió Disco Gris, nuestro quinto LP de estudio. Por las circunstancias por todos conocidas, no pudimos presentarlo en vivo. Lo que sí pudimos hacer fue un recital hermoso en el jardín del Museo de la Ciudad. Fue hace apenas 98 días, pero parece otro siglo. Hasta que podamos volver a las tablas nos queda el recuerdo de esa noche de verano en la que salió casi todo bien. Mientras tanto pueden ver nuestras Sesiones en vivo en el patio de La Paz en YouTube o, por qué no, volver a escuchar el Disco Gris en la plataforma que se les cante”.

Manteniendo su espíritu con humor y con la mirada puesta en la primavera para un probable escenario de apertura, el grupo apuesta a seguir girando en la rockola sin fronteras que es la Internet. Para las próximas semanas se espera que el lanzamiento de las Sesiones se complete y que haya alguna celebración virtual junto al sello Remedio Caseros Discos. Mientras tanto Aguas Tónicas sigue viajando y persiguiendo al conejo.

Este artículo ha sido visitado 171 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor