El Gran Temor – Lágrimas De Ácido (2019)
espera un momento...

El Gran Temor – Lágrimas De Ácido (2019)

El Gran Temor – Lágrimas De Ácido (2019)

martes 09 de julio, 2019

Este artículo ha sido visitado 172 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

En 2010, el trío llamado El Gran Temor lanzó el que era hasta hoy su único disco, “Jugando Con La Muerte”, una oleada de ocho titánicas canciones llenas de rocanrol pesado y nuboso. El debut parecía difícil de seguir, considerando los nueve años en que no publicaron nada y tocaron poco en vivo, pero la continuación llegó con la salida de “Lágrimas De Ácido”, un volumen dos que continúa por la senda de su primer álbum, pegándose algunos paseos interestelares.

La banda, que incluye a Jorge en guitarra y voz, Pancha en el bajo fretless y Nano en batería, azota de entrada con “Años Sabáticos”, la obertura instrumental de riffs ondulantes marcados con un tono, como dice el título, en plan sabbáthico. Seguida viene el rocanrol de “Lágrimas De Ácido”, que oscila entre el heavy metal setentero y ecos progresivos que luego decantan en ”La Vida Es Un Viaje”, un blues abismal y melancólico cantado con la fatalidad de Iron Butterfly.

“La Iglesia Que Dios Abandonó” es una épica eléctrica de más de 7 minutos, relatada con voz triste de tonada folclórica sobre las armonías entre la guitarra siempre fuzz y el bajo que sostiene todo. El retumbar profundo y relajado de “Un Nuevo Comienzo”, otro corte sin canto, se siente como si hubiese sido forjada en las entrañas lluviosas del sur de Chile. “Advertencia Del Destino” lanza una letra de filosofía pesimista pero espiritual a la vez, siempre bajo el sombrío sonido que irradian en conjunto las cuerdas del conjunto.

La balada disonante, “2019”, es donde el trío aumenta sus sonidos a través de psicodélicos pasajes de sintetizadores que se unen muy bien a la mezcla. El cierre se manda a toda velocidad en “Viaje Místico”, un tema a la NWOBHM que se transforma en una despedida pesada, lenta y oscura.

Si bien fueron unos largos 9 años para escuchar algo nuevo, la banda mantuvo su vibra y supo mirar hacia adelante, aunque proclamen estar haciendo “el rock que no se hizo en el Chile de los setentas”, con canciones bien trabajadas y poderosamente ejecutadas con sello propio. Hoy, cuando la popularidad de la marihuana ha hecho proliferar los grupos “stoner” que parecen fumar todas de la misma mata, El Gran Temor se desmarca y sigue sus propios humos.

Este artículo ha sido visitado 172 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Burgos
Otros artículos del mismo autor