Exxocet – Mighty Jungle (2019)
espera un momento...

Exxocet – Mighty Jungle (2019)

Exxocet – Mighty Jungle (2019)

domingo 14 de abril, 2019

Este artículo ha sido visitado 202 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

Dentro de todas las resurrecciones de estilos musicales que han aparecido en Chile, la del glam rock es la más encerrada dentro de sí misma. Con una explosión en los ochentas a nivel mundial, para después morir drásticamente por falta de nuevas ideas y el hastío de la superficialidad, hace años que apareció en forma de nicho y recargada de nuevos maquillajes, para alegría de los nostálgicos que necesitaban algo más que reuniones de viejos estandartes, con el delineador corrido sobre las arrugas.

Exxocet es una banda que lleva bastante tiempo en ese ruedo, componiendo sus propios temas mientras compartían cartel con los innumerables y decadentes tributos de Santiago. En esas tocatas, siempre destacaron ayudados por su fuerza joven y un auténtico esfuerzo por hacer algo innovador, aunque fuera dentro de los estrictos clichés del género que veneran en cuerpo y alma. “Mighty Jungle”, su más reciente disco, demuestra que la lucha continúa en ese mismo escenario, aunque ahora con más fanáticos y mejor producción.

La extensa introducción, “Enter The Jungle”, es bastante literal con sonidos ambientales de la selva, metiéndonos en contexto para sus siguientes dos canciones. “Cannibal Carnival” irrumpe con un heavy metal tribal apoyado en el groove de su baterista, aunque se pone suave en las letras susurradas por su vocalista, quien canta en un inglés bien pronunciado, sobreactuado muchas veces. “Mighty Jungle” entrega interesantes riffs, exceptuando el corte del principio que es de los Kinks (aunque Van Halen ya hizo ese hurto). Un rocanrol con harto boogie, contrastado por los coros poperos de falsettos algo faltos de fuerza, comparados con la energía de los instrumentos (incluyendo al teclado que aparece de la nada, despachando un solo que funciona bien en la mezcla).

Los sintetizadores a la Europe en “Alive” son algo cursis a ratos, pero sin teñir por completo el tema gracias a la batería que le pega duro sin parar, además del mejor solo de guitarra en todo el álbum. En estos momentos es cuando las letras se sienten demasiado típicas y llenas de lugares comunes, pues no sirve de mucho cantar bien en inglés si las palabras están vacías. “Goodbye I Say My Love” podría ser perfectamente un tema de Cristian Castro o Myriam Hernández (hace rato que ambos artistas usan guitarristas de heavy metal). La balada obligada suena exactamente a eso y, fuera de los virtuosismos, no es un momento que vaya a la par con el resto de esta obra.

“Night & Day” sería un buen opening para algún anime: enérgica, llena de enganches pop, positiva y alegre. “Tal Para Cual” es su corte más original, la evidencia más clara de que sí podrían cantar en español sin perder nada más que facilitar una eventual proyección internacional. Sin duda, deberían incursionar más en lo que podría ser un sello personal. “Summer Nites” parece una hermana de “Night & Day”, a lo mejor podría ser la apertura de la segunda temporada del mismo anime.

Hacia el final, la banda guardó las mejores canciones que han hecho hasta ahora. “Scream From The South” aflora con buenas ideas, mucho más atrevida en su propuesta que todo lo que vino antes, planteando otro perfil que podría distinguir a Exxocet del resto del neo glam que intenta asomarse con algo que pegue. El final, “Rock & Roll”, parece una contradicción con su título, golpeando a punta de speed metal y mucha actitud, que deja ganas de que el álbum empezara así y siguiera sorprendiendo.

Resulta paradójico que lo mejor de “Mighty Jungle”, con una portada que muestra a los músicos maquillados y a todo color, esté en los instantes más opuestos al género que intentan continuar. El virtuosismo de la banda tiene mucho más que entregar en las vetas agresivas y experimentales de su sonido, que en los himnos fiesteros o románticos que poco tienen de memorables. A su favor, tienen la ventaja de su edad y manejo impecable en sus instrumentos, definitivamente con más por dar en el futuro.

Este artículo ha sido visitado 202 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Burgos
Otros artículos del mismo autor