Sadism – Obscurans (2023)
espera un momento...

Sadism – Obscurans (2023)

Sadism – Obscurans (2023)

miércoles 21 de febrero, 2024

Este artículo ha sido visitado 170 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

Por Francisco Quevedo.

Sin rodeos ni falsas promesas, Sadism golpea de entrada, desde el minuto cero. La nueva propuesta titulada “Obscurans”, el décimo de su catálogo, ofrece una concisa dosis de death metal clásico, de ese de la vieja escuela. Son 10 canciones aniquiladoras (más dos bonus track en la edición CD) que no dan respiro ni para ir al baño.

“Exsanguination”, sin exagerar, es una patada en la cabeza. Literal. Puro filete nacional, con agresividad y directo al blanco. De entrada, muestran lo que vienen a ofrecer dando cuenta de que su trayectoria y recorrido no es en vano. Muy relevante el rol que juega la batería, que brilla con luces propias, sosteniendo a toda esta catedral sádica. Lo mismo de puede acotar del bajo. “On Your Knees” y “Diabolution” son una pareja destacada ya que no decaen y afirman el poder de la banda, conjugando los mejores elementos de este estilo con otros, tales como el thrash metal. “Lower Astral Entities” no se queda atrás y no viene más que ha reafirmar todo lo expuesto en los res primeros tracks. “Because We Are Rotten To The Core” complete un primer tiempo brutal, sin caer en exageraciones o calificativos aduladores.

Pero no todo es 100% velocidad, agresión e intensidad. Hay pasajes, el comienzo de “Ars Goetia” es un ejemplo, en que se puede ir al baño, pero rápido retorna la potencia desenfrenada. El cuarteto formado por Ricardo Roberts (voz), Gabriel Hidalgo (guitarras), Juan Eduardo Moore (bajo) y Juan Pablo Donoso (batería) suena muy afiatado, dando claras muestras de que son uno de los mayores exponentes del metal chileno. Tal como a ocurrido con otros discos de otras bandas, es menester destacar el nivel de producción de la placa. Es uno de los puntos altos de “Obscurans” y vale la pena relevarlo.

“Parousia” es, quizás, la canción en que “sueltan” más el acelerador, aunque esto no es un “para siempre” sino apenas un “hasta pronto”. “Made of Sulfur” cierra de manera impecable la placa, aniquilando cualquier intento de paz o reposo. Esta canción deja las banderas clavadas en la cima de la montaña. Tampoco se puede olvidar el rol de la guitarra, el cual alcanza niveles altos durante todo el disco. Punto aparte para la voz de Roberts, que logra interpretaciones destacadas y entregando lo que cada canción requiere.

El hecho de que suenen afiatados no viene más que a demostrar y confirmar que Sadism se mueve en terrenos conquistados y que, desde ahí, despliega sus alas. Por lo mismo, el disco no se hace pesado de escuchar, al contrario, las canciones fluyen con naturalidad apelando a la precisión y lo directo de las composiciones. En otras palabras, van “de una” al grano. Esto evita rellenos, pasajes intrascendentes y menudencias que no conducen a nada. Por lo tanto, el resultado es compacto y certero, tal como debe ser un disco de este estilo. De esta manera, da la impresión de que Sadism se aferra a sus fortalezas y las explota al mil en beneficio del álbum, dejando de lado intentos, ni siquiera insinuaciones, de explorar caminos que los pudiesen desviar. En consecuencia, el disco gana en efectividad (sin fuegos artificiales) fuerza y determinación.

El aura oscura y aterradora envuelta en aquella neblina sonora que profesa Sadism queda en evidencia más que nunca. No solo se ratifica un estilo y una trayectoria, aquí se reafirman credos principios y raíces. “Obscurans” es el testimonio del legado musical que Sadism ha cultivado durante su dilatada carrera y es también la prueba fiel de que el trabajo y las convicciones claras traen consigo buenos resultados.

 

Este artículo ha sido visitado 170 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor