Zoológica – Amae (2018)
espera un momento...

Zoológica – Amae (2018)

domingo 04 de noviembre, 2018

Este artículo ha sido visitado 63 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Felipe Gonzalez

Uff, es difícil hablar del math rock sin sentir que no se está diciendo nada en concreto del género (¿no pasa lo mismo con todos, al final?), porque, más allá de hablar de métricas irregulares, acentuaciones no convencionales y cambios rítmicos abruptos, que, después de todo, no son exclusivos de ningún estilo, creo que lo más importante a recalcar es la rigurosidad musical.

Me explico. El cuidado de los detalles que trae Zoológica con su LP Amae es algo más que valorable, independiente del estilo en que se quiera encasillar a este grupo de canciones. Por un lado, la elección de sonidos es precisa, las guitarras pueden sonar gruesas y potentes estando limpias, y cuando están distorsionadas, tienen la pesadez justa para llenar mucho espacio y que siga sobrando, el bajo, limpio es pulcro y preciso, y con distorsión, derrocha fuerza. La batería se siente orgánica y cuadrada, qué mejor.

El álbum debut de Zoológica tiene, y creo que es lo que más atrae de él, una cuota no menor de misterio. Partiendo por los nombres de las canciones (Ubik, Qiblī, entre otras) y muchas secciones y riffs que a la vista son amigables, pero que, justo cuando te atrapan, te llevan a cambios y más secciones que también te dejan con ansias de desentrañar los secretos que traen.

El punto alto del disco son, en realidad, tres (así de atento y expectante te mantiene), y son los temas ¿Qué Opina el Resto de los Seres?, Monet (que insinúa una relación entre la música de Zoológica y el impresionismo, y hace mucho sentido), y Vigeland.

Lleno de juegos precisos y conversaciones bien pensadas entre los instrumentos, cantando melodías llevables sólo cuando es necesario y dejando un aura de misterio y de expectación a cada paso, Zoológica no sólo salen bien parados de su primer LP, salen mostrando elegancia y seguridad, como si a nosotros nos hubiera costado llegar a ellos. Como si siempre hubieran estado ahí.

 

Este artículo ha sido visitado 63 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Felipe Gonzalez
Otros artículos del mismo autor