Profano – Las guitarras contra las máquinas (2019)
espera un momento...

Profano – Las guitarras contra las máquinas (2019)

Profano – Las guitarras contra las máquinas (2019)

jueves 18 de abril, 2019

Este artículo ha sido visitado 129 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Fernanda Schell

Rock, potencia, instrumentos afilados y distorsionados, acompañados de una delicada voz. Eso nos entrega “Las guitarras contra las máquinas”, el disco de Profano. Este proyecto muestra el lado crítico-social y se sumerge en letras profundas manteniendo su línea sonora.

Influenciados por legendarias bandas de los años 70′ y 90′, muestran dotes y matices que se exponen en estos trece temas.

Una fuerte batería, que da el pase a un comienzo intrigante, apasionado y gustoso. La voz, llamativa, mostrando la delicadeza frente a las guitarras. “Territorios” es un inicio sólido. Tras el suspenso en la percusión, sigue su trayecto en “Incomunicados”, rapidez a través de fuertes riffs de guitarra, expresando la poca comunicación en el amor. Pegajosa en su salsa.

Intensidad, solidez, aunque baja su posición en los tonos. “Las Calles” es un relato de una aventura apoderada en los recuerdos. Con fuertes influencias del hard rock, Gonzalo Valdivieso, guitarrista, ingresa en los solos, mientras Víctor Machuca, continúa su camino en la percusión. “A Partir del sol”, sigue la misma línea, pero más melódica y suave, sonando como una tonada melancólica.

Los decibeles suben y se desenvuelven con “Frente al mar”. Maniobra de suaves melodías, pero con escaladas que saltan a los distorsionados y sagaces roces de los instrumentos en conjunto a la voz de Pablo Vial. La siguiente, “Dímelo”, tonada que calman las pasiones, al ritmo del influencias folclóricas que actúan como base de sus tonos densos.

Llamativo, intrigante y entregado, “Contreras”, es la llama de furia que expone su odio ante las actuales problemáticas. Como sigue su línea, un apoderado solo se lleva el protagonismo, produciendo un tema más instrumental. “Rabioso andino”, una mezcla de folclore, tipo jaIvanero, pegajoso y roquero a su estilo. Relata el escaparse en conjunto hacia la frontera, buscando una peligrosa aventura.

Blusero, estiloso, como “El negro”. Así lo llaman, mientras le cantan a este mítico personaje. En su mitad, aumentan los gritos empoderados de ardor. Tras las llamas, se calma y aparece el desenchufado acústico, “La sombra que ríe”, balada ochentera, con el tópico relacionado al amor.

En el mismo trayecto surge “Lupe”, una característica canción instrumental, que expresa a través de una gama de colores, un tema exquisito en sonidos. Con el semejante temática, germina el homónimo, “Las guitarras contra las máquinas”. Intensa guitarra, bajo que hace su presencia, junto a sonidos que deslumbran en el trabajo, dejándose llevar por la lírica.

El cierre de este largo camino, “A flotar”, la canción más breve y potente de todo álbum. Corta y precisa, a base de una poderosa voz que se va expresando a través de su fortaleza. Broche de oro.

Esta agrupación nacional tiene años de potencia, con una carga en su espalda de guitarras distorsionadas, secciones delicadas y armónicas, que entregan un álbum variado e interesante. Profano experimenta y encuentra sonidos, sin temor a encontrar su zona.

Este artículo ha sido visitado 129 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Fernanda Schell
Otros artículos del mismo autor