Congreso y Los Jaivas: Más de cien años de historia
espera un momento...

Congreso y Los Jaivas: Más de cien años de historia

Congreso y Los Jaivas: Más de cien años de historia

lunes 01 de julio, 2019

Este artículo ha sido visitado 71 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Fernanda Schell

30 años de música, historia y comunicación, eso celebró la Radio del Rock, Futuro, una de las pocas emisoras que se dedican al rock nacional e internacional, junto con comunicar la contingencia. Esta celebración que demostró la historia, además de la emoción que pavimenta el camino de la música en Chile. Para esto, unieron a dos grandes bandas nacionales en el Gran Arena Monticello, Los Jaivas junto a los Congreso, grupos influyentes y emblemáticos en la historia nacional.

Los Jaivas tendrás 56 años de trayectoria en agosto, por otro lado, Congreso está celebrando sus 50. Es una gran suma de rock, relatos y sonidos en un solo concierto que se transformó en un camino de melodías.

Eran las ocho y media y todo comenzaba con movimiento en el lugar, los comunicadores de la Radio Futuro iniciaban sus transmisiones. En el escenario aparecían los diferentes miembros e la radio como Lobo Aranera, Freddy Stock, Dr. Rock and roll, Pera Cuadra, entre otros, ellos agradecían por los 30 años de la Radio y a la gente que los escucha. Luego presentaron un par de vídeos donde diferentes personas del equipo agradecían y contaban un poco de su experiencia.

Tras esto, con el sitio un poco más lleno, presentaron a la primera banda, Congreso. Los ocho músicos salieron y repentinamente aparecieron su dupla hermana con Los Jaivas, iniciaron a tocar una canción melódica y expresiva. Juanita con un cacho parecido a un pandero deslumbraba por el escenario, mientras los músicos creaban una dinamita en el inicio. Tras una bella introducción, aplaudieron y Congreso se tomó el escenario con “En horario estelar”, la escena que abrió todo el repasó por una historia de 50 años. Con ocho músicos en el escenario, formaban melodías experimentales.

En otro momento, “Con el derecho de vivir”, la gente cantaba, seguía y continuaba, haciendo recuerdos a la Dictadura Militar. Mientras las imágenes hablaban por si sola.

En momentos se presenciaba el lema político que tienen, expresando lo ocurrido en la actualidad, junto al problema de los profesores, donde las personas hacían sus pifias y expresión. Como siempre Pancho Sazo, mencionaba que no servía manifestarse en ese lugar. Después realizaron dos temas en honor a Nicanor Parra, el entorno, planeta y lo que ocurre, con «Ya No Sueño» y «Injusticia Más Grande No Hay», temas tranquilos que más de melodías, era las letras que forma Congreso para dar a conocer lo que está sucediendo, a la vez de las imágenes. Al final de estos temas, sonaba un trozo de la canción de The Beatles, “While my guitar gently weeps”.

Además, contaron su nueva producción “La canción que te debía”, un disco que fue lanzado el año pasado, con esto, cantaron un par de temas que tienen que ver con la producción económica como el “El Rey Midas”.

En sus momentos el vocalista conversaba con la gente, los hacía reír, junto con mencionar que este año cumplían 50 años de historia, política y trayectoria social.

También tuvo su lugar más folclórico como la cueca “El cielito de mi pieza”, una especie de balada que iba a la par de las guitarras con percusiones de cajas. Y la alegría con “Canción por la paz”: jazz, saxofón y conciencia social.

Pancho Sazo continuaba con sus chistes como “si no se lo sabe, no cante. Comience a silbar”,  la gente reía, luego comentaba que algunas  personas asistieron al show solo por Los Jaivas. Por otro lado, empezaba a recordar momentos de los inicios en la agrupación, el hippismo y memorias que causaban alegría por la simpatía que tiene este músico.

Finalmente, Congreso cerró su show con su clásico “En todas las esquinas”, versión más extensa pero cada vez tenía mayor potencia en voz, el saxo junto a estilo que tiene cada uno de los músicos. Luego invitaron a Los Jaivas al escenario para tocar en conjunto el mítico tema “La Conquistada”. Los cinco miembros vestidos de blancos, subieron y volvieron a saludar. Con la tarima repleta de músico, baterías que iban a la par, teclados junto a las voces que estaban con un fondo de Valparaíso, origen de ambas agrupaciones.

Con una extensa introducción que se iba desvolviendo en varios del disco «Aconcagua», como “Takirari del puerto”, con densas percusiones, algunos espacios que le otorgaban al guitarrista Alan Reale para desenvolverse. En momentos ocupaban trutrucas y su tecladista, Claudio Parra, seguía sin tener pausas. Esa introducción que formó una atmósfera densa al nivel de tener una orquesta.

En un momento, rindieron homenaje a una de sus grandes inspiraciones Violeta Parra y cantaron “Y arriba quemando el sol”, tema del disco que lleva por título «Obras de Violeta Parra (1985)», un tributo denso, extenso, pero con significado por toda la re composición que hay detrás.

Estos silencios y armonía formaron “La poderosa muerte”, un espacio que siempre para Los Jaivas ha sido la conexión con el pasado. Utilizando la mismas dinámicas de “Alturas de Machu Picchu”, con imágenes de fondo, energía y poder que solo ellos saben crear mediante las melodías. Juanita, en momentos se movía de su lugar y volvía concentrarse, mientras deslumbraba su batería por la imagen de su padre, Gabriel Parra.

Con esa misma transición, empezaron con la alegría y la fiesta que los porteños saben formar, “Amor americano”, otro del “Alturas” que hizo bailar a todo el Arena Monticello. Como siempre, Mario Mutis y Alan Reale jugaban con el público.

La fiesta seguía con Sube a nacer conmigo hermano, otro himno del mismo álbum, donde ya estaba todo creado. Con imágenes de “Machu Pichu”, recuerdos de Eduardo, Gabriel Parra y Gato Alquinta, transformaban los recuerdos en ondas sonoras.

Con todo el festejo, agradecimiento a la Radio Futuro, los toque de “Mambo de Machaguay”, el tecladista, Claudio Parra anunciaba a cada miembro de la banda y todos aplaudían. Finalmente, llegó su turno y dijo “tocaremos el Mambo”; todos se pararon y comenzaron a bailar. Los músicos se movían por todo el escenario, se sentía alegría. Carlos Cabezas, vocalista de Los Jaivas, llevaba todo el ritmo mientras que sus compañeros lo seguían, saltaban a la par, cantaban y seguían la noche que no se sabía si tenía fin.

Luego de escuchar los clásicos, Congreso regresa al escenario para compartir y seguir la fiesta con «Hijo del Sol luminoso». Ambas bandas se unen, hacen correar a la gente y siguen la fiesta a eso de las doce y media de la noche. Para cerrar la velada, las bandas se unen y cantan «Todos Juntos», tema que une, enciende y emociona desde los pequeños hasta los mayores.

Este artículo ha sido visitado 71 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Fernanda Schell
Otros artículos del mismo autor