Profano, entre la solidez y la calidez
espera un momento...

Profano, entre la solidez y la calidez

Profano, entre la solidez y la calidez

miércoles 29 de junio, 2022

Este artículo ha sido visitado 141 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Francisco Quevedo

Fotos por @loleinlorens

Con un show sin cabos sueltos, el trío nacional demostró que su carrera está en un momento vital y radiante. El presente y el futuro les sonríe.

El jueves 23 de junio amaneció lloviendo, suceso que en Santiago y la zona central se ha convertido en un hecho escaso y casi espectacular, pero que luego dio paso a un cielo despejado con un aire limpio y frío. En ese paisaje gélido, la banda nacional Profano se presentó en el Klama Bar en el marco de la celebración de los 12 años de Sonidos Ocultos. Destaco lo de gélido y desértico del barrio Bellavista para contrarrestarlo con el calor y fuerza que desplegó Profano en su macizo show.

Y lo cierto es que fue un verdadero vendaval rockero, con canciones que eran efectivos ganchos de Mike Tyson al mentón (los de su mejor época, allá por mediados y finales de los ochenta). Desde que subieron al escenario, el grupo se mostró cohesionado y fuerte, muy convencidos de su propuesta y con un sonido a “prueba de balas”, valga la analogía. Y la audiencia, en su salsa. Ambas partes, la verdad.

Cada interpretación fue acompañada, tarareada, coreada y empujada por los presentes, demostrando que Profano cuenta con una fanaticada fiel y que, además, su oferta es atractiva. Lo escribe y afirma este escribano que, por primera vez, fue a una presentación del grupo. Por lo tanto, las sensaciones no estuvieron amarradas a nada, puesto que no había puntos de comparación con otros conciertos, de ellos o de cualquiera. Ese elemento fue un factor que permitió analizar todo de manera más libre, sin ataduras.

Durante su concierto, Profano hizo un barrido por varias etapas de su carrera, destacando algunos tracks de su último disco “La soledad de los mundos”, lanzado en abril de 2021. El concierto pasó también por varios pasajes que confirmaron la frescura que tiene el grupo. Así, transitaron por hits que mostraron su faceta más dura y directa, pero también dijeron presente los momentos más tranquilos. “Tragaluz” fue uno de los puntos altos del show, siendo con seguridad una de las piezas más destacadas de su discografía.

Sin ir muy lejos en el análisis, el despliegue de la banda demostró sus fortalezas y logró enterrar sus debilidades, haciéndolas casi imperceptibles para el respetable. Otro factor que se destacó es que la cohesión y confianza llevan al grupo a desenvolverse con naturalidad, siendo capaces de bromear, experimentar y hacer cosas que quizás, en otro contexto, no harían. Esto claramente mejora la propuesta porque no siempre es posible ver agrupaciones en su estado más puro, sin tanto guion más que el listado de canciones pegado en el suelo.

Todos estos ingredientes se reunieron en la presentación del trío nacional. Y no desentonaron. En otras palabras, la solidez y calidad fueron los invitados centrales y nunca dieron muestras de querer retirarse, ni por asomo. Fue una fiesta, una en que dominó el ambiente familiar y ameno, por todos los elementos ya descritos. La hora y media estipulada pasó rápido quedando, y creo interpretar correctamente, todos satisfechos. Profano por la satisfacción del deber cumplido y los fieles por la ceremonia presenciada. El cierre con “Culebra”, quizás el punto más alto del último álbum del grupo, fue un final firmado y sellado con letras doradas. Por un minuto pensé que no la tocarían, pero me equivoqué. Y esta vez fue gratificante darme cuenta de que estaba equivocado.

Un show sin cabos sueltos. Bien por Profano. Bien por Sonidos Ocultos.

Galería completa acá

Este artículo ha sido visitado 141 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor