Chivato – Chivato EP (2018)
espera un momento...

Chivato – Chivato EP (2018)

martes 07 de agosto, 2018

Este artículo ha sido visitado 397 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

Dime cuanto crees que puedes aguantar (Mirando bajo el agua), ocultándote de toda verdad (te hundes en la nada). El crucifijo en tu mente cayó (con tropiezos y caídas), el fuego que todo lo consumió (ya naces a una nueva vida) – Mirando Bajo el Agua

Hace algún tiempo, cuando había una especie de “escena” de bandas tributos en Chile, una plétora de rendiciones y mini-festivales que rendían culto al rock y movían una considerable cantidad de gente, los miembros de Chivato tenían lo suyo para decir a través de su banda Piantera (tributo a Phil Anselmo y compañía). Dicho movimiento de tributos entró en una etapa de decadencia y, hoy por hoy, mantienen un reducido grupo de fieles adherentes.

Adelantándose a ese proceso de descomposición, entra la historia de Chivato, el power-trio compuesto por Ignacio Valenzuela (bajo y voz), Sergio Ortiz (batería) y Rodrigo Verdugo (guitarra y coros). La misión de estos tres degenerados queda clara: rock pesado brutal y decadente, una muestra vulgar de poder y puñetazos al sistema, enhebrados por riffs metálicos con olor a muerte, destrucción y agitación. Este EP de cinco temas monolíticos es la primera piedra lanzada para desestabilizar los huesos podridos del sistema sociopolítico y cultural del fin de los tiempos modernos.

Luego de sus mazazos como Piantera, da la sensación de que Ignacio, Sergio y Rodrigo se sentaron a conversar sobre su destino. Si bien las bandas tributos son un buen caldero de cocción para encontrar un sonido, llega el día y la hora para formar el sonido propio y con sello de autor. Por esta razón, quizás el trío buscó madurar y condensar y amalgamar sus grooves afilados, voces crudas y ritmos violentos al hueso, para ahora rendirle tributo a lo contestario, a las historias de difuntos y hacia la marcha coral a donde vamos todos de la mano hacia la extinción. Porque estas cinco canciones son lineamientos generales de agitación, mensajes de denuncia y resistencia, una visión infernal de lo que está pasando actualmente. Es el funeral de un sistema, donde la portada del EP sirve como la corona de flores óseas para despedirlo, las letras son los salmos de requiem y la música es la sinfonía de las catacumbas.

Ahora bien. La música agresiva de Chivato hace que el formato de power-trio se sienta compacto y directo; desde los riffs más violentos que Ignacio y Rodrigo intercambian en “Mirando Bajo el Agua”, junto con los mazazos de la batería de Sergio y los coreos desgarrados para sentar claramente el espíritu poderoso de este grupo. Incluso, en “Serpientes”, hay espacio para dejar un poco de lado los grooves metálicos y dejar entrar melodías más oscuras, cercanas al doom y al stoner para dar forma al tema más “complejo” del disco. Pero Chivato no se anda con rodeos; la música es brutal y pesada, con dobles bombos rítmicos que son una patada en el rostro y el estómago, sonidos viscerales que se manejan perfectamente en, por ejemplo, “Pan Hoy y Para Mañana Hambre”. Sin embargo, el sonido opresivo del EP es también la piedra angular para edificar un relato de agitación y anarquismo resistente en las letras de los cinco temas.

“Salgamos de la ignorancia, esa que nos deja comiendo migajas. Solo soy uno, con muchos soy masa, llegando a la mente de todas las razas. De esta Tierra Hija del Sol”. Con letras directas, denunciantes y que mastican todas las dimensiones del sistema socio-político-económico actual, Chivato se da un paseo con algunos de los responsables de la situación en la que estamos. Es el tiempo de la música de agitación y la manifestación de los poderes ocultos que crecen en las entrañas de nuestra cultura moderna. Ya hemos visto bandas como ANMLS, Bruto y Marcel Duchamp han dado nuevas voces y luces sobre esta situación en sus letras. La idea principal es que se huelen aires algo más putrefactos y funerarios en el underground del metal, el hardcore y el rock pesado chileno. Acción y reacción ante el establishment, donde la organización a escondidas está difundiendo un mensaje claro. “Cuando el río se torne marrón, dime lo que has de beber. Cuando el sol abandone el calor, dime lo que podrás ver”. Claramente, los Chivato no se adjudican la voz de la verdad y la solución para todo el funesto escenario que pintan. Pero son una voz de resistencia. No se andan con mentiras ni con ser presuntuosos. Pero son parte de un movimiento etéreo, sin nombre ni células, pero que se respira hoy en día: quizás los sepultureros del sistema o el verdugo en el matadero. ¿Hay probabilidades de que sea así?

En fin. No quiero que esto se convierta en un panfleto político. Porque la música de este EP tampoco lo es. Es un trabajo que se disfruta en su corta duración, que enciende alarmas y hace que las cervezas bajen más rápidamente. Ya sea para sentarse a discutir los agravios o cabecear hasta romperse el cuello en algunas de sus presentaciones en vivo, el trabajo de Chivato pienso que es una reacción brutal frente a un contexto igual (o peor) de embrutecimiento cultural y social. Veamos qué pasa, pero por lo menos, estimado lector, aproveche de enrabiarse con estos sonidos al hueso.

(Reseña en inglés)

Sometime ago, between fifteen or ten years, there was a breed of tribute-oriented rock bands in Chile. A plethora of mini-festivals and rites that formed a kind of cult to old-school rock, raising an audience that was big enough to become a very special underground “scene” in this country. The members of Chivato, for example, had their own voice in this movement; their groovy tribute to Pantera’s heavy riffs, ‘Piantera’, was the Chilean gang that tributed the cult of Phil Anselmo and Dimebag. Sadly, this community of bands entered in a stage of decadence and today the keep a small yet faithful group of prayers and followers.

But Chivato managed to skip the process of decomposition and abashment. This power-trio formed by Ignacio Valenzuela (vocals, bass), Sergio Ortiz (drums) and Rodrigo Verdugo (guitar, chorus) doesn’t have a “sudden moment of clarity”; on the other hand, their ethos is drenched in decadent heavy and brutal rock, a vulgar display of power that smashes the system, threaded by metallic riffs with a stench of death, destruction and agitation propaganda. This five song EP is the first stone casted to destabilize the rotten and blackened bones of the sociopolitical and cultural system in the context of modern paradoxes.

After their powerful moments as Piantera, one has the feeling that Ignacio, Sergio and Rodrigo sat down and talked about destiny. Although tribute bands often are a boiling pot to get to know your sound and spirit, it comes a time when you just need to focus on owned sounds and proper material. That’s why I think the trio must have progressed and matured to condense and compress their sharpened grooves, raw vocals and violent boneless rhythms, so now they could tribute rebellious, departed stories for the choral march to the doomed existence, hand in hand with everyone. Because these five songs are general guidelines to agitation, impeachment and resistance, an infernal vision of what’s going on nowadays. It’s the system’s funeral, in which the album cover serves as the bony crown of flowers to depart it, the lyrics are the psalms of vengeance and the music is the heavy-requiem from the catacombs.

May as well talk something about it now. The aggressive sounds of Chivato make this power-trio formula feel compact and straightforward; from the most violent riffs that Ignacio and Rodrigo exchange between them in “Mirando Bajo el Agua”, alongside the smashing drums of Sergio and the harrowed choirs, there is a clear statement to showcase the mighty spirit of this band. Even in “Serpientes” there’s some space to combine their metallic grooves with dark melodic passages, matching the fringes of doom and stoner to shape up their most “complex” song in the album. But Chivato isn’t fucking around; their music is heavy and brutal, with double stroke kick drumming that are a punch in your face and stomach, visceral sounds that are managed perfectly in, for example, “Pan Hoy y para Mañana Hambre”. Nevertheless, the doomily oppressive sound of this EP is the cornerstone for building up a story of agitation and anarchism in the lyrics of these five songs.

“Salgamos de la ignorancia, esa que nos deja comiendo migajas. Solo soy uno, con muchos soy masa, llegando a la mente de todas las razas. De esta Tierra Hija del Sol”. With straightforward lyrics and denouncing ethos, Chivato chews some of the dimensions of the modern socio-political-economic system. Maybe it is time of agitation music and the manifestation of the hidden powers that grow in the entrails of our contemporary culture. We’ve already seen bands like ANMLS, Bruto and Marcel Duchamp taking the guns in this situation on their lyrics. The main thing is that there is a psychosocial stench of rotten and funeral atmosphere in the metal, hardcore and heavy rock underground scene. Action and reaction towards an establishment, in which the blind organization is spreading a clear message. “Cuando el río se torne marrón, dime lo que has de beber. Cuando el sol abandone el calor, dime lo que podrás ver”. Clearly, the guys from Chivato don’t award themselves the voice of truth and solution for all the fatal scenario they picture in these songs. They’re not begging for attention or being presumptous. Rather they seem to be part of an ethereal, nameless-faceless movement that is breathing in these times: maybe they’re the gravediggers of the system or the butchers in the slaughterhouse. Are there any chances it may as well be so?

Anyways. I don’t want to dig deeper for this to become a pamphlet of political propaganda. Because the music in this EP it’s not like that as well. These three degenerate souls have made an enjoyable sound, that turns on the alarms and makes the beer in your hand dry up fastly. Either music to sit down and argue about grievances or to headbang till you snap your neck in one of their live shows, I think Chivato’s work is a brutal reaction towards a context that is equally (or worse) drenched in cultural and social brutalization. Let’s see what happens, but for now, dear reader, grab the chance to anger management yourself with these bony-ass raw sounds.

Este artículo ha sido visitado 397 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Álvaro Molina
Otros artículos del mismo autor