Cargando
Pavez & Los Inseguros “La Casa” (2017)
espera un momento...

Pavez & Los Inseguros “La Casa” (2017)

martes 20 de junio, 2017

Este artículo ha sido visitado 1 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Ilse Farías

  • Pavez & Los Inseguros
  • Pavez & Los Inseguros "La Casa" (2017)
  • [Total:0    Promedio:0/5]

El ex líder de la banda porteña Molo, Pedro Pavez se matricula con su primer disco solista titulado  “La Casa”, un álbum de seis cortes que pasea por los sonidos del blues, el folk, incluso el country, dejando de lado la energía más rockera del power trío, para mostrar una faceta mucho más reposada e introspectiva.

Acompañado de una sólida banda compuesta por Rodrigo Quiroz en bajo, Pablo Muñoz en guitarra eléctrica y Roberto Lillo en batería quienes forman Los Inseguros, el disco cuenta también con algunos músicos invitados como Eduardo Acuña en teclados, Carlos Hernández en percusión, Pía Zapata y Natalia Vásquez en coros y Christian Cary de la banda uruguaya La Triple Nelson en Lapsteel y guitarra eléctrica.

“La Casa” trae una música cargada a la melancolía, la cual está plasmada también en los videos en blanco y negro, aparecidos previos al lanzamiento del disco, en donde se aprecia el frío del puerto, su gente y sus innumerables rincones, también los incendios que tantas veces han azotado a la ciudad y de los cuales Pavez ha vivido en carne propia, los golpes, las caídas, el levantarse y ponerse de pie, sentimientos que aparecen directa e indirectamente  en cada una de las composiciones. Lo anterior, se mezcla a la experiencia que vive el compositor al ser padre, cuestionándose y reflexionando respecto de quién es, escarbando en su pasado para asumir el presente. Esta nueva etapa de su vida, está registrada en sus líricas totalmente íntimas e introspectivas.  

De esta forma llega el primer corte, ‘Antes’, una balada cargada de feeling, cercana al soul en sus voces, la cual se caracteriza por tener un sonido nítido, profundo, muy elegante por lo demás, en donde predomina una base de teclados tipo Rhodes. En ‘La casa de mi padre’, Pavez expone el momento más íntimo del disco, una historia cargada de melancolía, su infancia, la relación con su padre, se cruzan sentimientos de soledad y nostalgia, con una interpretación de mucha carga emocional, que a pesar de ello, no se presenta como una canción melodramática, muy por el contrario, la música se encarga de contener esa energía y mezclar esos tonos grises con un carácter de luminosidad. Su final repite sentidamente “nunca fui a la casa de mi papá”, un lamento y un llanto que tiene su revancha en el siguiente corte titulado  ‘Un hombre’. En esta composición aparece en su vida la figura de su hijo, predomina el groove del bajo, en una pieza con tintes de funk, un coro lúdico  y enérgico revela el día a día y el proceso de su crecimiento “mira los ojos, pierde un zapato, muerde la barba, riele a un gato, el tiempo es poco pa jugar con Pascual”.

El sonido folk se hace presente en ‘Si me traga el mar’, una bella composición con un sonido que en parte evoca a ‘Going to California’ de Led Zeppelin. Su cadencia y rítmica en la guitarra electroacústica junto a la profundidad del contrabajo, son la base para que la guitarra la eléctrica dibuje delicados armónicos.  En ‘Esperando la B’,  Pavez vuelve a reflejar la vida de puerto, la de una persona común y corriente, el día a día, la espera de la micro, el recorrido y las historias del trayecto. “Los demonios toman la misma micro, porque a veces saludan, se sientan atrás, con las bolsas siempre piden ayuda, porque camino a casa nos vemos igual”, una canción que nuevamente saca a relucir el groove, el cual es aprovechado y desarrollado en su final. 

En ‘Me perdí’, el sonido con tintes de country y folk, trae la participación de Christian Cary en el lapsteel y guitarra, quien va soleando las historias y lugares que visita Pavez. Su lírica hace alusión a los golpes, al puerto, al ponerse de pie, “si canto la pena quizás pueda dormir”.  Su vídeo complementa con imágenes de un Valparaíso nostálgico, sus calles, los cerros,  su gente, lugares como el cementerio, las canchas del Alejo Barrios y los incendios de los cuales el puerto se ha levantado tantas veces.

En definitiva, ‘La Casa’ es un disco totalmente conmovedor y de alta calidad, tanto en lo musical como en sus líricas. Musicalmente, la banda logra una cohesión y un sonido cálido, lleno de matices y detalles, y a pesar de que en general ronda la melancolía, la música está dotada de mucho groove y onda. La madurez y recorrido de Pedro Pavez, queda de manifiesto en el concepto general  de este trabajo, tanto en sus líricas reflexivas, como en su composición simple, sin grandes pretensiones más que sacar afuera esta vorágine de sentimientos.

Ilse Farías
Otros artículos del mismo autor