Alan White, el contrafuerte blanco de Yes
espera un momento...

Alan White, el contrafuerte blanco de Yes

Alan White, el contrafuerte blanco de Yes

miércoles 15 de junio, 2022

Este artículo ha sido visitado 441 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Sonidos Ocultos

El pasado 26 de mayo del 2022 murió el baterista Alan White. Tenía 72 años, 50 de los cuales fue integrante de Yes. White fue un bastión dentro del grupo y se convirtió, con el tiempo, en su “esqueleto”. Acá, White descrito por él mismo.

Es curioso que a un músico que estuvo 50 años en una reconocida banda, participó en 43 álbumes de ese grupo, tocó en más de 3000 conciertos y fue uno de los integrantes que nunca la abandonó hasta que la muerte llamó a su puerta, le hayan preguntado siempre por qué sesionó o giró con otros artistas.

Sin embargo, no es tan curioso si le ponemos nombres y apellidos a todo el cuento. Hagamos el intento: Es curioso que a Alan White, baterista de Yes por 50 años, que participó en 43 álbumes de la banda, tocó con ellos en más de 3000 conciertos y fue uno de los integrantes que nunca la abandonó hasta su muerte, le hayan preguntado siempre por qué sesionó o giró con John Lennon y George Harrison. Sin dudas deja de ser curioso, considerando la grandeza de todos los nombres involucrados en la historia.

“Cuando me llamó John, pensé que era una broma y corté”

Y así nomás fue. Hasta su muerte, el pasado 26 de mayo, a Alan White le consultaron en infinidad de oportunidades que había sentido al trabajar con John Lennon en el disco “Imagine” y George Harrison en “All Things Must Pass” a comienzos de los setenta. Es que no cualquiera se codea con artistas de ese calibre siendo tan joven (White tenía 20 años). En realidad, su trabajo con Lennon empezó en 1969, cuando el mismo exBeatle lo llamó por teléfono para que se uniera a la Plastic Ono Band para presentarse en el festival Toronto Rock and Roll Revival en septiembre de ese año, invitación que White aceptó de inmediato a pese a que cuando lo llamó Lennon por primera vez pensó que era una broma y cortó. “De repente me están llevando a Toronto. De hecho, ensayamos en el avión. Estaba tocando con un par de baquetas en el respaldo del asiento del avión. Fue como un torbellino. Solo pensé: «Bueno, de eso se trata el rock ‘n’ roll». Ahora reflexiono sobre eso y pienso: «Vaya, hay un poco de historia que estaba pasando allí», relató White a la revista Modern Drummer en enero de 2003.

No obstante, tamaña experiencia, el adolescente Alan ya tenía recorrido en la música. “Toqué el piano desde los 6 años. Mi tío era baterista y mi abuelo era pianista. Mi tío dijo que Alan está tocando el piano con mucha percusión; tal vez deberíamos intentar ponerlo en una batería. Cuando tocas dos instrumentos en lugar de uno, siempre es mejor porque se reflejan entre sí. A los tres meses de conseguir una batería (a la edad de 12 años), estaba tocando en el escenario con una banda. Fue una progresión natural para mí”, recordó White al sitio Seeker en septiembre de 2021.

Antes del telefonazo de Lennon, White vivía como músico de sesión, estaba dentro del ambiente musical y era parte de la Ginger Baker´s Air Force, súper grupo formado por Ginger Baker, el mítico baterista de Cream, y que integraban, entre otros, ilustres como Steve Winwood (Traffic) y Denny Laine (The Moody Blues – Wings). Baker creó este grupo una vez que se disolvió Blind Faith. Desde ese entonces, White ya se movía entre los grandes.

El trabajo más trascedente en aquella época de su vida fue ser parte del disco “Imagine” de John Lennon, por el enorme alcance que adquirió. “Tocar en la canción “Imagine” fue monumental. Fue llamada la canción del milenio. Estoy muy orgulloso de llevar ese estandarte de tocar en él. Creo que fue una de las mejores canciones jamás escritas. Tocar en él, ser parte de él, me enorgullece mucho”, afirmó White (Seeker, 2021).

Yes, sir

En 1972, los caminos de White y sus futuros camaradas de Yes se cruzaron….hasta la muerte. Y que cruce. White entró sin tantas certezas y terminó estando en la banda por 50 años, siendo, junto al bajista Chris Squire, los integrantes que más tiempo estuvieron en el grupo. El contacto llegó gracias al productor Eddy Offord, quién había trabajado con Yes anteriormente. Offord “compartía piso” con White y ese detalle desencadenó toda la historia. Claro, era 1972 y ni White, ni Yes, ni menos Offord sabrían lo que vendría.

En ese momento, White integraba la banda de apoyo de Joe Cocker. Por esas casualidades tan casuales en el rubro artístico, uno de los shows fue presenciado por Squire. “Chris y Jon (Anderson) me pidieron que me uniera a la banda porque Chris vino a verme tocar con Joe Cocker y, en general, le gustó lo que había hecho en el disco. El grupo se movía en esa dirección, así que me invitaron a tocar con ellos. Después de invitarme me dijeron: “Tenemos un concierto el lunes: ¿puedes aprenderte todas las canciones en tres días?”. Me costó un poco, pero lo logré”, contó Alan White a Culture Sonar en octubre de 2021. Desde esa petición, pasaron 50 años. “Si alguien me hubiera dicho en 1972 que seguiría aquí tanto tiempo después, ¡nunca lo habría creído! Creo que la razón por la que me quedé con Yes es que la banda se ha desarrollado y progresado continuamente y siempre está buscando avanzar. Eso mantiene las cosas interesantes para todos, y es la razón por la que todavía nos encanta hacer música juntos”, reveló White al sitio Drummer Review en enero de este año, solo meses antes de morir.

Esta motivación fue reafirmada muchas veces por Alan White. En medio de la gira de Yes en el año 2005, explicó al sitio Modern Drummer: “¿Sabes qué es lo bueno de tocar con una banda como esta? Siempre es desafiante, siempre es exigente. Todo el mundo está tratando de lograr cosas nuevas todo el tiempo. Tenemos este impulso incorporado para crear cosas nuevas todo el tiempo. Eso es lo que mantiene la energía en marcha”.

Alan White ingresó a Yes en reemplazo de Bill Bruford quien se integró a la gira de King Crimson, otra institución británica de la música progresiva. Yes también goza de ese estatus dentro de la denominada escena progresiva, pero para  Alan White tales calificaciones no existían. “Nunca llamé a la música de Yes “música progresiva”. Es una combinación de muchos estilos diferentes: clásica, jazz, R’n’B. No podrías ponerlo debajo de una cosa. La gente podría llamarlo un álbum progresivo. Odio las etiquetas. La música es música, sea lo que sea. Si encaja en un estilo particular… Si es buena música, no debería importar lo que sea” (Culture Sonar, 2021).

A lo largo de su estadía en Yes, White logró plasmar su estilo, dejando su marca en varios de los discos de la agrupación. Pasajes de los álbumes “Tales from Topographic Oceans” (1973), “Relayer” (1974) o “Drama” (1980), tienen de su impronta. El estilo de White tiene diferentes influencias. Él mismo lo explicó en innumerables ocasiones. “Cuando era adolescente, tocaba mucho a los Beatles y mucha música original. Durante mi adolescencia, comencé a escuchar a Frank Zappa, y luego comencé a escuchar a bateristas de fusión, como Alphonse Mouzon y Lenny White. Lenny White tenía el conocimiento de la percusión de fusión, pero también tenía el estilo «lay it down», así que basé mi percusión en incorporar ambas cosas, que es lo que Yes estaba buscando”, explicó a Culture Sonar.

Además, ha entregado su visión en comparación con su antecesor en el puesto, dando cuenta de que sí fue capaz de impregnara a Yes de su estilo. “Bill Bruford, que fue el baterista antes que yo, estaba muy basado en el jazz y era un baterista muy musical. Era mucho más un guardián del ritmo en la vieja tradición del rock and roll porque ese era el estilo con el que crecí. Ahora siento que he desarrollado una mezcla de los dos estilos, mantengo el ritmo para la banda, pero lo hago de una manera muy técnica. Es una forma de tocar ritmos realistas con compases de cinco por cuatro. Creo que es complejo de tocar, pero fácil de escuchar” (Drummer Review).

Con Yes,  Alan White cosechó mucho éxito y su carrera se consolidó hasta convertirse en un referente. El grupo ha vendido más de 14 millones de discos, fueron incluidos en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2017 y ganaron un Grammy por la canción “Cinema” del disco “90125”.

Ese álbum fue publicado en 1983 y se convirtió en su suceso comercial (mirado desde la perspectiva de Yes) y, considerando que la década de los ochenta fue tormentosa para muchos de los grupos “progresivos”, fue todo un logro. Las bandas tuvieron que sobrevivir ante la oleada de nuevos sonidos que explotó durante aquellos años. No sólo eso, la banda misma pasaba por momentos de reestructuraciones internas, con idas y venidas de músicos. “En los ochenta, como sabes, Trevor Rabin entró en la banda. Chris, Trevor y yo comenzamos inicialmente con la idea de llamar a la banda Cinema. Tony Kaye entró en los teclados, y a Jon le gustó el material, así que cuando cantó, no había nada que pudiéramos llamarlo sino ¡Yes otra vez! (…) Fue entonces cuando hicimos 90125, que como saben fue un álbum muy exitoso. Y «Owner of a Lonely Heart» fue un éxito número uno en dieciocho países, lo que realmente amplió el alcance. Trevor era un músico muy talentoso y versátil, con una guitarra principal fantástica y canta de manera asombrosa”, comentó White (Culture Sonar 2021).

Exceptuando algunos problemas de salud en 2016, que logró superar, White siempre se mantuvo al pie de cañón con Yes. Muestra de ese temple fue “The Quest”, último trabajo del grupo lanzado en octubre de 2021. Lamentablemente, White no podrá decir presente en los trabajos futuros: una “breve enfermedad” se llevó al “esqueleto” de Yes.

“No hay límites en la música a menos que te los pongas tú mismo, o tu banda los ponga. Creo que cualquier baterista debería estar siempre empujando y probando nuevas ideas y técnicas. Es posible que descubras que no los entiendes todos, o que no se adaptan a la banda con la que tocas, o a tu técnica individual, pero siempre debes buscar y tratar de descubrir qué hay disponible para ti”, declaró  Alan White en Drummer Review. Fue, quizás, un mensaje para la posteridad, una declaración de principios para los bateristas y, por qué no, de una manera de enfrentar la vida.

Adiós, contrafuerte.

Este artículo ha sido visitado 441 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor