Venom Inc: Sólo hay negro
espera un momento...

Venom Inc: Sólo hay negro

Venom Inc: Sólo hay negro

miércoles 29 de mayo, 2024

Este artículo ha sido visitado 64 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

Por Claudio Miranda.

«Nuestra misión era ser más sucios que Motörhead, más satánicos que Black Sabbath y llevar más cuero que Judas Priest». La cuña en cuestión pertenece a Jeffrey Dunn, guitarrista inglés nacido en la ciudad de Newcastle hace 63 años y fundador de una institución que allanó el camino para las siguientes generaciones. Cuando se habla de Venom, es imposible entender sin ellos el metal extremo como actitud por sobre la clínica musical. El culto al «mal gusto» musical, la banda sonora de «lo peor de lo peor». Un shock de corriente y vómito de tripas que sacudió la década del ’80 y dio sus frutos en ambos lados del charco, desde la revolución metalera que lideraron Metallica y Slayer, hasta el frío desolador del black metal noruego. Y por supuesto, la movida death metal que bañó en sangre y rebanó el cuello en lugares tan disímiles como Florida y Estocolmo en los ’90s.

A poco más de cuatro décadas, y con mucha agua corriendo en el río, Jeffrey Dunn terminó obviando sus disputas legales con Conrad Lant (Cronos, para los amigos), y en una alianza con Anthony Bray (Abbadon), la reunión de ambos derivó en un proyecto que reviviera los mejores momentos de l leyenda británica, para lo cual reclutaron a un viejo conocido, Tony «Demolition Man» Dolan. El hombre de Atomkraft, quien editó un par de trabajos con Venom en la transición de los ’80s a los ’90s, fue el elemento clave en la identidad más heavy metal del «nuevo» proyecto. Tras una gira mundial que los trajo a Chile en 2015, y lidiando con el retiro de Abbadon del proyecto, «Avé» (2017) remarcó las intenciones de Venom Inc como un propósito sólido más allá del legado de una época mítica. Un disco autogestionado en gran parte, con una colección de bombazos de metal químicamente puro, y devolviéndole la ilusión a los fans de ayer y hoy sobre el estado actual de la leyenda máxima del metal extremo en su esencia.

Con Demolition Man y Mantas como ideólogos fijos, Venom Inc aprovechó el desastre pandémico para cocinar a fuego lento «There’s Only Black» (2022), un trabajo que continúa la línea del disco anterior, pero con más colores dentro de su penumbra. Pocos son los veteranos que pueden jactarse de reforzar su lenguaje sin transar en absoluto las ganas de meterse al bolsillo las tendencias del streaming y a una industria enfocada en los fenómenos de Internet. Y es que tratándose de dos veteranos que en su tiempo derribaron a patadas la puerta de turno, llega a dar gusto apreciar la constancia con que el legado clásico de Venom sigue dando que hablar por lo que los hizo grandes.

A lo mejor ya no son los tiempos de darle a la pirotecnia hasta niveles absurdos, y la salud de Mantas ha estado comprometida durante las últimas semanas por si enfermedad cardíaca. Pero ese mismo corazón aproblemado es el que impulsa a hacer la música más abominables y bestial, y a rescatar los mejores momentos de una época en que no eran necesarias las etiquetas para volarle la cabeza a todo un planeta. Y este regreso por partida triple a nuestro país, tenemos claro que sólo habrá la oscuridad absoluta azotando nuestro país este fin de semana. Solamente negro, lo peor de lo peor en un legado que insiste en su meta final: destruir un mundo condenado.

Este artículo ha sido visitado 64 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor