Cargando
Pedaleando la noche de juernes
espera un momento...

Pedaleando la noche de juernes

viernes 03 de noviembre, 2017

Este artículo ha sido visitado 118 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: RodForChoice

Juernes. Entre que hay tiempo y ganas, salgo en búsqueda de algo que ojalá no haya escuchado antes en vivo. Barrio Italia y la cleta apaña. Desconozco con certeza el punto final, pero que salga lo que salga. La música en vivo se disfruta y de esto se trata el reporteo oculto. Trataremos de gastar lo justo y necesario para acomodarnos a la estrechez de los bolsillos.

La tarde partió prendida con una chela en Lagarto Música, un lugar que obliga a conocer decenas de bandas que ensayan semana a semana y convergen hasta el corazón de la comuna de Ñuñoa. La bici anda mañosa. Otra pequeña revisión y, definitivamente, es mejor eliminar la parrilla. Mochila a la espalda y vamoh a pedalear. Llego a MiBar con la garganta lubricada. Hay caras conocidas y aprovechamos de ajustar las últimas cosas para la próxima fecha que tendremos el próximo 10 de noviembre presentando a Cletus y a Beer Vicious (aquí el evento). Hay otros rostros que no conocía personalmente, me refiero a los de Comunidad Rock. Pura gente tela con los que comparto la primera chela.

De cuea entro al evento que armaban los cabros de Sonando, presentaban a Mateo y luego a Retrovisor. Lamentablemente el público era escaso, pero parar una fecha en cinco días es difícil. Vamos a ponerle oreja a un proyecto que en vivo suena mucho mejor que lo que había oído en estudio. Mateo es una propuesta que, a primeras, me suena a residuos de Gustavo Cerati. Tal vez es una influencia predominante. Zapallo, sonidista clásico del bar, logra captar muy bien la sonoridad que de la banda.

Destacan las cuerdas, un trabajo interesante en guitarras y bajos. La batería al principio me parece plana, pero era cosa de esperar el resto de la noche. A medida que avanza la presentación, aparece un elemento más superlativo. Agregar un violín a un trío le brinda un sonido sublime a su propuesta. Crece en armonías y belleza escénica. Gran desplante sobre la tarima de parte del frontman. Se mete el público al bolsillo y el bajo y la batería se sueltan en un verdadero goce.

Retrovisor quedará a la interrogante porque con suerte escuché la intro del primer tema. A regañadientes tuve que virar. El groove del riif era bien prendido, pero por la chucha el destino original era La Batuta. ¡Queda pendiente! Cleta pal oriente por Santa Isabel y llegamos puntuales pa una fecha que prometía. Nuevamente la entrada era fácil de resolver al agregarnos a la lista. Abrazo a un viejo pistolero y vamos juntos por un destilado.

60 personas atentas a Khalil. Que a pesar del pequeño inconveniente en el segundo tema, para “Aristides” el sonido se afirma y comprendo mejor la propuesta. La fisonomía del bajo me suena familiar, a pesar de que no lo había visto en clave de fa, pues lo reconozco con su guitarra cantando en el metro. Hay cancha en este trío. El sonido no es el mejor, pero variando distintas perspectivas desde el sector de la audiencia se logra apreciar la identidad de la banda. Si es por dar género, es un hard rock oreja. Buen debut cabros. Gran virtuosismo en ambas cuerdas. Lamentable el desperfecto eléctrico, pues hizo que perdiéramos concentración y el dinamismo en la tocata. Son cosas que pasan y lo importan es la buena actitud que tomaron frente a ello.

Me colo al camarín. Tengo la suerte de no gastar ni un puto peso más esta jornada, pero sé que la fuerte madrugada se verá reflejada en el letargo diurno del día siguiente. En fin, como dicen en el sur de Yugoeslavia, ¨pichula, esta noche es rock & roll weono¨. K2 parte y corro a verlos. Inmediatamente van marcando diferencia tonal. Es otro color. Las armonías no son las clásicas y hay un interés en reflejar un mensaje en la banda. Puede que no me haya queda tan claro ni evidente el fondo, pero en la forma comunicaban bien.

Desde las luces hasta los juegos de voces. El amigo de la telecaster tiene una presencia que se destaca. El loquito piola de los strings va llenando, incluso llegando a saturar a momentos, al menos en el segundo piso. Nos moveremos para apreciar mejor. Desde la planta baja no se percibe saturación alguna. Ahora puedo percibir las líricas. Los riffs son a toda raja wn. Carlos, el rusio de anteojos, hiperkinético y complemento fundamental en los coros, termina por robarse protagonismo. Sin querer hacerlo, el loco fluye. El público baila la música de estos cabros. “Hay unas cuantas buenas MILF’s”, me dice un amigo que no veía hace un tiempo. Tiene razón en la observación que me hace el tío recién llegado del viejo continente. Más allá de aquello, hay un buen marco de público. Casi 100 personas al ojo. Buen ambiente. Ta wena la noche.

Pucho break. Conversa y abrazo a un hermano con poco más de mosto en el cuerpo pa seguir suavizando las cuerdas (y la cuchara). Viene Caudal, la única banda de la noche que ya he visto en vivo, a pesar de la “juventud” de la banda, tengo las fichas puestas en la cohesión del quinteto. Aprovecho de revisar la bicicleta y estoy casi seguro que me pelaron un sticker de budita.

Rock alternativo de melodías pegotes y líricas honestas. Suena a grunge oreja. Los bajos tienen la presencia y el matiz adecuado para una batería firme e intensa. No quedamos tantos, pero estamos todos más cerca de la reja. El sonido en la sala es el mejor de la jornada. Gran diferencia hace Miguel, hombre insigne del recinto de la Plaza Ñuñoa. Lamentablemente no hay registro aún de estudio, ya vendrá. Pronto, eso espero. No me puedo extender en palabras por ahora. Me gusta la energía de la banda. Es un producto realmente bien construido, se refleja la buena onda que se tienen y la transmiten con su gente, seguidores que se repiten cada vez que tocan. Aguante cabros.

Hay gente para todas los géneros. Luego de gozarla con estos últimos, me doy cuenta que en realidad es una paja que la gente no se quede a ver todas las bandas. Por último que partan a la hora, pero lamentablemente ya es un comportamiento del amigo del amigo músico que va a ver tocatas, no propiamente del local. Como sea, los #juernes son así. Pa descubrir. Esa es la tónica que buscamos en SO. Guardo los apuntes, me pierdo en la madrugada.

RodForChoice
  • RodForChoice
  • Oculto en Vivo
  • Colaborador vitalicio, inmortalizando tocatas desde las trincheras de @sonidosocultos

Otros artículos del mismo autor