Tenemos Explosivos: «Show de reencuentro»
espera un momento...

Tenemos Explosivos: «Show de reencuentro»

Tenemos Explosivos: «Show de reencuentro»

martes 04 de noviembre, 2014

Este artículo ha sido visitado 111 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Salazar Barrera

Tenemos ExplosivosEran pasadas las 4:30 de la tarde del domingo 2 de noviembre, cuando en una desierta calle San Diego se podía ver desde lejos a un heterogéneo grupo de personas frente a un letrero que decía “Evento libre de alcohol”, al lado de un pasillo que conducía al segundo piso del #1455, lugar donde se había hecho la convocatoria. Y es que la apuesta del primer show en un año de Tenemos Explosivos en Santiago (la noche anterior habían tocado con la Bestia de Geuvadan en Valparaíso), tras la partida de su carismático vocalista, Eduardo Pavez, a Alemania, buscó convocar a todo quien quisiera escuchar, sin importar edad, género, o condición alguna. Así, entre el variopinto público, se paseaban miembros de bandas tan distintas como Slowkiss, Intenta Detenerme, Fuerza de Voluntad o la Bestia de Gevaudan, que fueron a dar el respectivo aguante a los grupos que iban a tocar ese día.

A las 17:27, en un recinto aún con poco público, los chicos de Temporal fueron los encargados de abrir los fuegos, repasando su repertorio cargado al post hardcore contenido en su EP debut de este año, agregando además un tema inédito que dejó entrever que ésta es una banda que llegó para quedarse. En total fueron 6 canciones que en 30 minutos cumplieron con la tarea de abrir una jornada que se caracterizó por un buen sonido, y bandas de calidad.

WhaterglassLuego fue el turno de Whaterglass, quienes repasaron algunos temas de su discografía, cargada tanto al hardcore punk, como a la corriente más melódica del género, sorprendiendo además al respetable -que a esa altura ya comenzaba a llenar el lugar- con un cover en clave core del clásico de los Smashing Pumpkins, Disarm. En total, 8 temas cuyos puntos álgidos fueron “Selknam” y “24/7”, que lograron sacar momentáneamente a los asistentes de un letargo que sólo pudo esfumarse con el plato de fondo de la noche, a pesar de la entrega de las bandas invitadas.

Avanzaba la tarde y En mi Defensa sube al escenario a interpretar 9 temas sacados de sus dos producciones, disparando con violencia y técnica las consignas que desde el 2004 les han hecho merecedores de un reconocido espacio en la escena nacional (aprovechamos de pasarles el dato y les recordamos que su disco Silencios está a la venta en formato vinilo y suena cañón).

Tenemos ExplosivosFinalmente, un cuarto para las 8, y con un recinto con los ánimos encendidos tras un año de espera, Tenemos Explosivos  inicia el reencuentro con su público capitalino, que los sigue fielmente desde el 2010, con su demo “Intervención Enérgica en los Asuntos de la Nación”. La banda partió con “Antígona 404”, contenida tanto en su demo, como en su aclamado disco “Derrumbe y Celebración” (Bolchevique, 2012), para luego continuar con “El misterio de Kosovo”. El público explota y ya es imposible ver a la banda. O mejor dicho, la banda se transmuta y pasa de tener 5 integrantes a ser un colectivo. La multitud se abalanza sobre el escenario y la presentación continuará así -casi ininterrumpidamente- entre medio de impresionantes crowd surfing (sobre todo de féminas con complejo ninja), de un Eduardo Pavez compartiendo el micrófono con todo aquél que quisiera desahogarse y cantar, un bajo sólido a cargo de Álvaro Urrea y del duo dinámico compuesto por los hermanos Juan y Manuel Sánchez dominando en las guitarras y con unas potentes segundas voces.

Luego se calma un poco el ambiente y es el turno del primer tema nuevo (adelanto de su próximo trabajo, grabado tanto en Chile, como en Alemania, aún sin nombre conocido) “El ciervo de Santa Margarita”, que con un lyric video dando vueltas hace no más de dos semanas en youtube, ya es capaz de hacer corear al público asistente, perfilándolo como un nuevo caballito de batalla para la banda. En seguida se deja caer la dupleta “Cuerpo al aire” y “La renuncia del Hermeneuta”, que nuevamente llevaron la euforia a tope, al punto que antes de la siguiente canción fue necesaria una pausa para arreglar unos desperfectos con la batería y el micrófono.

Solucionado el inconveniente, llega el segundo tema nuevo de la jornada “Santos de Lisboa”, fiel al estilo de la banda, seguido de “Mosaico de Pella”. Y la fiesta no paraba. La banda luego interpretó el tercer tema nuevo de la jornada, sin presentar su nombre, y mostró mucho juego con los polirritmos, dándole mayor protagonismo a la batería de Matías Acuña (también batero en Chances).

Tenemos ExplosivosLlega el turno de “Todas las barricadas del mundo”, “El mejor jugador del fuego”, “Opúsculo de Tennessee” (del split “Andes/Himalayas”, que reunió en el 2012 a bandas chilenas y argentinas del género), y del cuarto tema nuevo, que vino con dedicatoria del guitarrista Juan José Sánchez, en un estilo más pausado e íntimo, para luego estallar y dejar al público expectante por lo que se vendría.

A estas alturas, la temperatura en el recinto se elevaba, mientras que Manuel Sánchez anunciaba que la fiesta estaba próxima a acabar, recibiendo no pocas quejas del respetable, que se mantuvo siempre insaciable producto de la larga espera. De este modo, la banda respondió, no con uno, sino que con cuatro temas más, por lo que la última parte del show tuvo como protagonistas a “Autarquía (Diótima llora por Manuel)”, del split, “La viuda de Namir”, y uno de los temas más esperados de la jornada, “La matanza de Corpus Christi”, que a estas alturas es un himno de la banda, que coquetea con sonidos bailables, casi pop punk, tipo Bloc Party, que incendiaron todos los ánimos, al punto que tuvo que ser el público quien terminara la última estrofa “dale al Cesar lo que pertenece, y dale al pueblo pan y circo”, ante un vocalista imposibilitado de hacer lo suyo porque su micrófono, una vez más, terminó reducido ante la euforia. De este modo, tanto fuego en el aire no podía sino dar pie a “La democracia según Nerón”, y con ello, al fin de una presentación sólida, a la altura de las expectativas, con una buena calidad de sonido y un público compenetrado con la banda a más no poder.

Ahora lo que queda, mientras Eduardo sigue en Chile, es el 7 de noviembre en Chillán, el 8 en Concepción, el 9 en Talca y el 21 el show final de este reencuentro, nuevamente en Santiago.



Para mayor información, visiten el facebook de la banda en https://www.facebook.com/pages/Tenemos-Explosivos, y http://tenemosexplosivosoficial.bandcamp.com/

Este artículo ha sido visitado 111 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Salazar Barrera
Otros artículos del mismo autor