Adelaida «Monolito» (2014)
espera un momento...

Adelaida «Monolito» (2014)

Adelaida «Monolito» (2014)

lunes 10 de noviembre, 2014

Este artículo ha sido visitado 274 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Jorge Rubio

Rock con olor a puerto

Adelaida – Monolito

Si nos pusiéramos en el plano adolescente, ese que busca una identidad propia, donde se definan no sólo el camino a seguir sino también los gustos y los pensamientos que alimentan el espíritu y hace que emprendas el viaje, es muy probable que el nombre “Adelaida” no nos incitara nada. Sin embargo, el alma curiosa de algunos puede dar pie a un gran descubrimiento.

Adelaida, banda del puerto de Valparaíso, que hace rato viene haciendo ruido desde la V región.  Integrada por Gabriel Lele Holzapfel en batería, Natalia Díaz en bajo y Jurel Sónico en voz y guitarra, quien, además, es que autor de las letras y música de muchas de las melodías que hoy conmueven a muchos auditores.

En “Monolito” tenemos un testimonio de la perseverancia de esta banda porteña, que a punta de esfuerzo y constancia se ha hecho conocida en el medio nacional. La producción es una verdadera máquina del tiempo, que sin ser una propuesta novedosa, nos presenta una refrescante mirada de un estilo ya explotado en demasía por allá en los 90. En una especie de neo grunge que brota de, tal vez, nuestro Seattle. Con un puntapié inicial potente, como lo es “Cable umbilical”, imposible no darle una oportunidad de escuchar el disco por completo. “Espirales”, sigue en un tono similar a la canción anterior, incluso parecida, quizá en un supuesto hilo conductor conceptual, sin embargo, da continuidad y amplía la gama de sonidos que destacan la guitarra, las líneas de bajo y las impecables secuencias de ritmos que Holzapfel sabe entregar.

Una obra que da un respiro dentro de la vorágine de música chilena que cae siempre dentro del cliché del rock de cantina, carrasposo, pasado a cerveza. Este es un rock húmedo, de lluvia y puerto, con esa melancolía que las subidas y bajadas de cerro hacen que las reflexiones no se tomen a la ligera. Insistimos. No es una propuesta sonora 100% original, pero dentro del mundillo musical chilensis es un refrescante temporal de hojas secas y olor a mar.

Este artículo ha sido visitado 274 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Jorge Rubio
Otros artículos del mismo autor