Arias – Estrellas de Madera (2019)
espera un momento...

Arias – Estrellas de Madera (2019)

Arias – Estrellas de Madera (2019)

jueves 18 de julio, 2019

Este artículo ha sido visitado 159 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

En mayo, LeRockPsicophonique llevó a cabo la segunda versión de su ecléctico y asertivo festival dedicado a la vanguardia nacional e internacional. Con una curatoría sincera, fascinada por la escena math, post, ambient y las respectivas ramificaciones de cada estilo, la instancia agrupó a consolidados (APTBS, Akinetón Retard) y emergentes (Cola de Zorro, Narval Orquesta), a quienes buscan la crudeza del ruido (Daughters) o refugios de calma (ihä). En la “letra chica” del line-up conjugado para la ocasión, se asomaba el nombre de Arias, un quinteto de Santiago que llegaba al festival con apenas dos canciones formales publicadas en poco más de dos años de existencia. Rebobinando al 2017, su primera señal se titula “Josesa”, cinco minutos de math-rock espontáneo y sin digresiones. Poco menos de un año después, apareció “Cerro Tronador”, otra vívida expresión del intuitivo sonido de Arias, aquel que pasea resueltamente por la complejidad y la sencillez, lo evidente y lo sorpresivo. Adelantamos ahora a un intenso 2019 para la banda, acumulando presentaciones en vivo donde destapan un vértigo de dinamismo y energía, inundando sea cual sea el ambiente en que se encuentren. El paso definitivo llega finalmente con el estreno de ‘Estrellas de Madera’, un debut que fue apilando expectación subterránea en diferentes medios y que agarró el moméntum decisivo luego de LeRock Fest.

Es una colección de nueve composiciones instrumentales grabadas junto a la impecable producción de Felipe Reyes (Caminos, Velódromo, Delinna) en el estudio Kame Haus Records. Convencido desde el primer momento del potencial de estos chicos de 21 – 23 años, el mismo Reyes reconoce que Arias es de esos casos que “se dan cada 10 años sobre esta tierra” y una expresión musical que cruza el umbral del espíritu math-rock y se conecta con el “lenguaje propio de la naturaleza”. Sus palabras hacen eco de los diferentes ángulos que abarca ‘Estrellas de Madera’; con títulos como “Vientos de Otoño”, “Tierra y Hojas” y “Floresta”, hay una abierta vocación por encantar y reencantar a través de lo orgánico que se rodea por una ecología de ritmos y paisajes. La primera, abarca grandiosidad post-rock y un alma épica en medio de las inusuales progresiones que resaltan en la batería de Fernando Arias. La segunda, sirve la razón de ser un interludio pensativo, tomando prestados ciertos elementos folk para añadir la actitud pastoral y contemplativa. La tercera, es un aviario de experimentación y soltura, con movimientos de ambientación etérea e imaginaria a cargo de Diego Villalobos (teclados y secuencias) y ritmos palpitantes que cambian sin previo aviso (adornados por las envolventes florituras y flexibilidades en el bajo de Bárbara Ramírez).

Las intuiciones en el ecosistema donde se sitúa Arias necesariamente conllevan también un impulso innato, reflejado en el hecho de que son una agrupación que no agota su empuje a lo largo de 33 minutos. En una simbiosis de energía, la inclusión de “Vuelo – 1000 msnm” – probablemente la mejor del álbum – y “Josesa” – con su crispada y brillante re-grabación -, desabrochan las genialidades en guitarra de Pablo Catipillán y Matías von dem Bussche, elevándose hacia una sinfonía de armónicos trenzados con la euforia de las melodías que transitan por todo el disco.

‘Estrellas de Madera’ muestra a la banda con un auténtico sentido de pertenencia a las raíces del sonido que expresan y regalan. Su lenguaje se torna universal, convirtiéndose en una retórica de emociones llena de frescura y de una vitalidad que corre, salta y emprende vuelo. Sin ambigüedades ni indirectas, Arias logra adueñarse de esa actitud que Reyes observa en el math-rock, aquella que es una “búsqueda constante con el conectar, como si fuera una cura para transformar todo ese overthinking técnico [y] egocéntrico en algo humilde y hermoso”. 

Este artículo ha sido visitado 159 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Avatar
Otros artículos del mismo autor