Dorso – Gore & Roll (2020)
espera un momento...

Dorso – Gore & Roll (2020)

Dorso – Gore & Roll (2020)

jueves 28 de mayo, 2020

Este artículo ha sido visitado 401 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Burgos

  • Dorso
  • Gore & Roll
  • [Total:0    Promedio:0/5]

“Llegó el momento de volver un poco al Dorso más directo”. Así describió el nuevo disco de la banda su fundador, Pera Cuadra, en una entrevista realizada el pasado septiembre por Sonidos Ocultos. El bajista y vocalista del conjunto, que este año cumple 36 años tocando metal carnaza, aseguraba que tras siete inviernos sin editar un álbum volverían al sonido de “El Espanto Surge De La Tumba” y “Disco Blood”, alejándose de las canciones largas y el prog conceptual del último tiempo.

Bajo esa convicción, el grupo engendró “Gore & Roll”, un regreso a las historias breves y bañadas de sangre sobre monstruos fantásticos, composiciones más crudas y, como es obvio por su nombre, una dosis concentrada de rocanrol. La fórmula de esta creación la revela el coro del tema homónimo que abre el disco: “Thrash, Black, Death, ¡Gore & Roll!”, cantado sobre un riff brutal con onda Mötorhead, mostrando la fuerza que mantiene la voz de Pera y las macabras guitarras de Álvaro Soms y Gamal Eltit.

Siempre fieles al dramatismo, la introducción de “Era de Bacterion” relata el inicio de una pandemia (aunque en esta trama, es una bacteria milenaria y no un virus) en la cual brotan zombies que destripan a los sobrevivientes. La realidad, por suerte, no supera aún a la ficción de Dorso, que infecta el ambiente con un ritmo vacilón y pasajes de brutalidad conducidos por el excelso baterista, Fran Muñoz. Nombrada como el temido pterodáctilo de la serie animada, Johnny Quest, “Turú El Terrible” es una mini épica tormentosa de doble bombo y cambios complejos, además de lo que parece un efecto de bajo que da el toque siniestro.

Una apertura de cantos gregorianos se funde bajo las notas melladas de “Poser Apocalipsis”, un menjunje que incluye coristas, acordes caóticos y un solo blusero. Solo esta banda sabe hacer funcionar algo así, sin abandonar el humor en versos como: “El charco de cuerpos, flotando encima/El libro de los histéricos/Cirugía de cuerpo y alma/Explotan las tetas y les sale barba”.

“Legión Subterránea” es un oscuro heavy metal thrash con vibra ochentera, sobre demonios emergiendo desde las entrañas de la tierra a devorar gente (algo así como un escenario habitual en Dorsalia), mientras que “Voces En El Patio Trasero” pinta una invocación satánica al aire libre con “túnicas, rezos, poto pelado, excesos”. Un tema en el que el entramado brutal de ritmos y guitarras, embrujado con tecnicismo death e incluso algo de jazz, mantiene los oídos enganchados a cada momento.

Con un guiño a “Jailhouse Rock”, quizás el rocanrol más rocanrol de todos, “Hombre Lobo En Pálida” se vuelca a demoledores secuencias para moler carne mientras una voz gutural aúlla en medio de la vorágine sonora. “Terror Carnaza”, una nueva versión del track que cerró el aclamado álbum, “El Espanto Surge de La Tumba”, suena maniática y ultra pesada, beneficiada por los avances tecnológicos de producción y los años de experiencia.

Tras el sampleo de sonidos espaciales cutres de la tele setentera, “Momia Alienígena” denota el lado experimental y progresivo de la banda, mientras Pera cuenta el destino fatal de un campamento de arqueólogos que excavaron donde no debieron. La delirante historia de una gira al sur en “Industrias del Infierno Fétido”, hace referencia a los miembros de la banda, su staff e incluso a Los Mox!, combinando sangre, tripas, calaveras y un hard rock algo extraño en el catálogo del grupo. Quizás lo mismo se puede decir del final, “Amor y Protoplasma”, un viaje psicótico lleno de detalles y quiebres desconcertantes, dando espacio hasta a rasgueos en guitarra acústica en medio del caos perfectamente orquestado.

Con más de tres décadas a cuestas, Dorso no muestra desgaste alguno en su ejecución ni en sus ideas musicales. Al contrario, en este nuevo álbum el grupo se muestra lleno de vida y con ganas de seguir sembrando muerte putrefacta, manteniendo intacto su sentido del humor oscuro que al parecer los tendrá rolleando por mucho más.

Este artículo ha sido visitado 401 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Burgos
Otros artículos del mismo autor