Cargando
Föllakzoid: II (2013)
espera un momento...

Föllakzoid: II (2013)

sábado 21 de marzo, 2015

Este artículo ha sido visitado 78 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Isabella Richter

Corría el año 2006 y en la música chilena se generarían una seguidilla de acontecimientos que marcarían un antes y un después en su historia más reciente. A la irrupción del Folk y el Pop en los circuitos más populares de la música independiente, se le sumaría la Psicodélia, el Space Rock y otras corrientes musicales que desde una trinchera mucho más underground encenderían la escena con una propuesta mucho más arriesgada y vanguardista.

A este último grupo pertenecería Föllakzoid, la banda de Krautrock y Neo-psicodélia (o lo que ellos mismo bautizan como “Música Cósmica”) comenzaba a formar lo que sería su sonido cuando tres amigos de infancia –bajo/voz, guitarra y batería- se juntaran a improvisar en una sección que duraría horas y en donde surgiera una química lo suficientemente potente como para sumergirlos en un trance hipnótico. Dando sus primeros frutos el día de su debut, un 7/7/7, medio año más tarde de aquella experiencia fundamental. Ya en 2009, y luego de integrar una guitarra a su formación oficial, lanzaron su primer álbum homónimo por el sello creado junto a otras bandas de la escena, “BYM (Blow Your Mind) Records”. A tres años de eso y un Ep (12”) de por medio, llegaría su segundo disco, “II”, que vio la luz en Enero de 2013 y del cual les hablaremos ahora, mientras esperamos el lanzamiento de su tercer LP, para el primer semestre de este 2015.

El disco de Föllakzoid abre con “9”, inclinándose desde un principio por un sonido con ciertas remanencias tribales, todo gracias al 4/4 de su batería que junto a unas discretas pero creciente líneas de bajo logran construir una estructura de fondo compacta, donde tanto la guitarra como el sintetizador -especialmente éste último- destacan en la superficie a medida que se aproxima el cierre.

“Río”, el segundo y probablemente uno de los mejores temas del disco tiene a la guitarra como gran protagonista, inicia con un distintivo fraseo que será un tópico recurrente durante todo el tema y se va desarrollando en grandilocuentes paisajes de un sonido muy garage y psicodélico. La voz distante nos recuerda a Jason Pierce de “Spaceman 3” mientras la estática base de batería, bajo, y sintetizador nos hará transitar por un hipnótico viaje de siete minutos. Ponte có[email protected], cierra los ojos y déjate ir…

“Trees”, un amalgama entre sintetizador, batería y bajo es la fuerza motora, “el motorik” de un tema (que mejor sería denominarle trayecto) de seis minutos treinta, visitado a cada tanto por una guitarra que aporta la psicodélia como ingrediente estético y una voz espectral que nos pregunta “Si nos estamos sintiendo solos” (“Are you feeling lonely?”), enriqueciendo con pequeñas pero definitorias apariciones unos espacios sonoros amplios y etéreos. Menos es más.

Le sigue “99”, iniciando con una guitarra delay acompañada por Goliat y Toms de batería muy presentes, se le suma un bajo punzante unido a una lisérgica guitarra y una voz en reverb que musita palabras inentendibles, acá las letras no son importantes para Föllakzoid. El sintetizador se encarga de cerrar todo con su omnipresente interferencia, que viene a contrastar el camino tomado por el resto de los instrumentos. Siendo éste el tema más oscuro de los cinco que componen “II”.

Llega a cerrar el disco, “Pulsar”, otro muy buen tema que en sus 12 minutos pone de manifiesto todos los elementos que conforman el sonido de la banda, erigiéndose como la más irrefutable declaración de principios.
Es así como Föllakzoid nos entrega con “II” un disco inspirado, reflejo de la comunicación musical casi orgánica de sus integrantes y que desde un principio nos hace recordar a “Neu!” la banda alemana de Krautrock con la que comparten sonido y estructura. Transformando sus 47 minutos de duración en un viaje para cerrar los ojos y disolverse en el espacio.

Este artículo ha sido visitado 78 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Isabella Richter
Otros artículos del mismo autor