La Bestia de Gevaudan: Feral (2015)
espera un momento...

La Bestia de Gevaudan: Feral (2015)

La Bestia de Gevaudan: Feral (2015)

martes 01 de diciembre, 2015

Este artículo ha sido visitado 152 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Salazar Barrera

La Bestia de Gevaudan: Feral.
O como a Hobbes también le gusta el core.

Quienes han tenido la oportunidad de ver más de una presentación de La Bestia de Gevaudan saben que el dúo ha sabido equilibrar a lo largo del tiempo su inhumana capacidad de ataque (que logran con un brutal manejo del overdrive, loops, pistas y beats, al tiempo que tocan sus instrumentos análogos), con texturas derechamente post-rock, pudiendo armar setlist violentos o armónico, dependiendo de la ocasión, lo que les ha permitido tocar constantemente en los variopintos escenarios de la escena santiaguina, y que recientemente los llevó en una mini gira por Argentina.

Su carrera ha sido un peregrinar ecléctico y a la vez selectivo, hecho por ellos y para ellos, que en un acto de franqueza casi nihilista, ha logrado levantar una fanaticada que sabe, paradójicamente, no saber esperar nada respecto a una banda que agrega a cada show la cuota de sorpresa precisa para mantener absorto a quien quiera irlos a ver; efecto que también lograron reproducir exitosamente en estudio al grabar su nuevo larga duración, Feral, de la mano de Tuneless Records (Tenemos Explosivos, Perro Loco, Bruto, Pistola), que aún repitiendo la fórmula de canciones de más de 6 minutos utilizada en Haller, supo agregar pasajes melódicos más accesibles a una apuesta musical que se caracteriza por el noise y el trauma acústico.

La Bestia de Gevaudan“Espejo” fue el tema elegido para abrir el disco, y de buenas a primeras suena a la Bestia del Haller, con un Diego (Yañez, guitarra, voz y pistas) predicando “¡Morirás! En el infierno no existe una cruz que no pueda cargar”, al tiempo que Alonso (Bustamante, batería) golpea intensamente los tarros, con técnica, cojones y corazón. Sin embargo, los matices están a la orden del día, creando una progresión pasiva/agresiva, muy en la clave del actuar de las dos hienas de la mitología. Luego, llega uno que en vivo te deja pegado y luego peinado para atrás, “Sepientes”, que muy en la onda post rock que gusta tanto en los círculos de Primavera Fauna, brinda minutos de trance, para luego gritarte en la cara “¿cuánto puedes perder antes de enloquecer?”, junto a su estridencia clásica, casi en mofa a la caricatura que se ha construido en torno al oyente del post-rock y el alarde consumista que le rodea.

Ya en la mitad del disco, llega el turno de la que podría perfectamente perfilarse como “single”, si califica como tal un casi-instrumental de 7 minutos, cuya lírica únicamente contiene, casi como el ohm, un mensaje potente y directo, que se funde en la música, pasando casi desapercibido: “vive”; y es que “Fig 5” amalgama perfectamente esos dos mundos con los que esta banda se codea, sintetizando de muy buena manera los años de circo que ambos músicos llevan en el cuerpo. De ahí es el turno de “Estatuas”, un corte más tirado al doom y cercano al formato canción, que en esta segunda mitad funciona muy bien junto al siguiente corte, “Utopías”, el tema más melódico del disco, con harto cambio en los beats, y cuya lírica hoy y siempre suena atingente frente al riesgo real de globalizar la agonía con la que las potencias mundiales asolan a mustias zonas del planeta, mientras el dúo los señala diciendo “míralos como se atacan, míralos caer”.

Y cual ouroboros, llegamos al final con el tema que nomina al disco, “Feral”, que empalma sonora y líricamente con el principio de “Espejo”, y con el principio de “Haller”, y con el principio del hombre de Hobbes y su estado natural de guerra previo al Estado, previo a la familia, previo a Dios, donde la única verdad es la verdad personal, con la que podemos o no estar de acuerdo como colectivo, pero que La Bestia de Gevaudan parece llevar como leitmotiv, importándole poco el qué dirán, mientras se mantengan fieles a sus propias metas y objetivos.

Un gran trabajo cuyo lanzamiento ha sido aplazado desde hace un tiempo, y que cierra un año de muy buena música, demostrando la buena salud de las bandas independientes nacionales y del público ávido de más. Así que la cita es para este sábado 26 de diciembre, desde las 23.30 horas, en el Centro Arte Alameda, junto a DejaloSangrar, Tortuganonima y SoloContraTodos, a solo $2.000-.

Tracklist:
1. Espejo.
2. Serpientes.
3. Fig 5.
4. Estatuas.
5. Utopías.
6. Feral.

Par más música e información visita el bandcamp de La Bestia de Gevaudan, su Facebook y el de Tuneless Records.

Este artículo ha sido visitado 152 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Salazar Barrera
Otros artículos del mismo autor