Bagual “Nulla” (2017)
espera un momento...

Bagual “Nulla” (2017)

lunes 18 de diciembre, 2017

Este artículo ha sido visitado 239 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Matías Salazar Barrera

Como ya han narrado en entrevistas, no es secreto que al cierre del 2016 el futuro de la Bagual era incierto. Felipe Machuca, guitarrista de gran talento, sale de la agrupación, instalándose la duda de si seguir parecía una alternativa plausible. Algo que finalmente ocurrió, incorporando a Nacho Weiss (Torkana, Kanatran, etc) a la formación, y lanzando durante el mes de octubre en la sala master su tercer larga duración: “Nulla”.

Cual ley de conservación de la materia, Bagual (también compuesto por Julián Hernández, Alejandro Clavijo y Francisco Yañez) tomó la potencia y armonía presente en sus dos trabajos anteriores (Viento Sur y Viento Norte), se superpuso a las barreras de estilo y renovó su propuesta. Si bien en “Viento Norte” ya había cortes que destacaban por correr fuera del carril del stoner (“Horizonte de Sucesos”, “Asamblea”), “Nulla” es la salida total de esa zona de confort que los tenía como destacados exponentes del estilo. Hay flexibilidad en este nuevo Bagual, y se nota desde el arte del disco; conformado por  líneas, muy en el estilo bauhaus, que forman una figura interpretable como el clásico toro presente en sus discos anteriores, o como cualquier otra cosa que el escucha quiera representar.

Sin duda, en los 9 temas que componen en este trabajo, hay sonoridades de la “antigua era” (más que mal el perilleo en esta oportunidad también estuvo a cargo de Eugenio Larraín), pero hay más espacio para los sonidos atmosféricos, donde la calma puede ser también usada como arma. Algo que ya se deja escuchar en “Fraters”, el tema que abre el disco, que funciona como manifiesto de la etapa en que está el cuarteto y que, probablemente, es la canción que más se parece a sus trabajos anteriores.

Y cómo hablar de Bagual, sin referirnos a armonías vocales; “Bóveda de Acero”, el segundo corte, juega con tres voces a contrapunto, cada una con un distinguible color propio, que juegan con los matices que la instrumentalización va entregando, y que da paso a “San Sebastián”, una canción que narra en tres movimientos el exterminio inmisericorde ocurrido en tierra del fuego en contra de los pueblos Selknam, Yámanas y Kawésqar. Ojo con el blastbeat al final. Muy adecuado para cerrar un tema que ni en las escuelas, ni en los gobiernos, se ha querido tocar con la urgencia y rabia que debiese.

Acercándonos a la mitad del disco, “Demian”, el que hasta ahora es el tema más largo de la carrera de la banda, con largos pasajes instrumentales y matices que maravillan, dan pie al que es, hasta ahora, el tema más corto de la historia de la Bagual: “Nulla”, un tema instrumental y altamente melódico que difícil puede ser catalogado de stoner, demostrando una vez más el nivel interpretativo que tiene la banda.

“Funerales Astrales” es la sexta canción del disco, donde Weiss toma la voz principal, guiando melódicamente a una banda que deja todo en la cancha. Claramente, el single, [email protected] Mucho enganche, potencia y calidad. Fuerza que entregan duplicada en “Islas Futuras”, el tema más cercano al metal que les conozco hasta el momento.

Cerca del cierre, “Mares” resume una temática muy recurrente en “Nulla”: la relación del hombre con el agua, con las mareas, con el viaje y sus efectos en el ser humano. De hecho, de tener que interpretarlo de una forma, Viento Sur fue fuego, Viento Norte fue tierra, y Nulla es eso: agua, mar, que da y quita vida; calma y furia en igual cantidad.

Finalmente, “Blasko Bela”, en honor a Bela Lugosi, el Drácula original de los años 30, vuelve con ese sonido pausado, aletargado, cargado, que Bagual ha sabido curtir en estos casi 7 años de historia. Cual ouroboros, volviendo siempre al origen, con un delay en reversa, y como ya es un clásico en la discografía, van cerrando el disco con una alocución del propio Lugosi diciéndonos que “escuchemos a los niños de la noche y a la música que hacen”, a lo cual sólo podemos agregar que, oh, sí, Sr. Drácula, claro que lo haremos, claro que sí.

 

Bagual “Nulla” (2017)

As they already said in interviews, it is no secret that at the end of 2016, the future Bagual was uncertain. Felipe Machuca, a great guitarist, leaves the group, setting the doubt if keep going as a band could be an alternative. Something that finally happened, adding Nacho Weiss (Torkana, Kanatran, etc) in guitars, and launching this October in Sala Master their third LP: “Nulla”.

As the law of conservation of the matter tells, Bagual (also composed by Julián Hernández as bassist, Alejandro Clavijo on drums and Francisco Yañez in vocals and guitar) took the power and harmony shown in his two previous works (“Viento Sur” and “Viento Norte”), getting over barriers of music style, refreshing, transforming their work. Although “Viento Norte” already had songs that stood out over the “stoner” label (“Horizonte de Sucesos”, “Asamblea “), “Nulla” represent a total output of a comfort zone that had them as outstanding exponents of that music style. There is flexibility in this new Bagual, and it is noticeable from the art of the album; formed by lines, very in the Bauhaus style, which form an interpretable figure like the classic bull -present in the artwork from thier previous records-, or like anything else the listener wants to represent.

Undoubtedly, in this album there are brutal sounds from the “past era” (maybe ‘cause the engineering work, was in charge of Eugenio Larraín, as in their previous álbum), but in “Nulla” there are more room  for atmospheric sounds, using the calm as a fearsome weapon. Something that it cand be heard in “Fraters”, the first song, which works as a manifesto of where the quartet are today; probably, the song that most resembles his previous works.

And how to talk about Bagual, without touch the vocal harmonies; “Bóveda de Acero”, the second song, has three counterpoint voices, each one with its own color, playing between the nuances given by the instruments. “San Sebastián”, the third song, narrates in three movements the merciless extermination against the Selknam, Yámanas and Kawésqar people in Tierra del Fuego. Watchout the blastbeat at the end, very appropriate to close a topic that neither in schools, nor in governments, has wanted to teach with the urgency and anger that should.

Near of the middle of the album, “Demian”, which until now is the longest track of the band’s career, with long instrumental passages and greats textures, bring us in to the shortest Bagual song so far: “Nulla”, an instrumental and highly melodic track that hardly could be categorized as stoner, showing once again the interpretative level the band has.

“Funerales Astrales” the sixth song, where Weiss takes the lead voice, guiding melodically to a band that gives everything of itself. Clearly, the single, kids. Tons of power and quality. Same force given plus two in “Islas Futuras”, the most “metal” bagual song that I know’em so far.

“Mares” summarizes a recurring subject in “Nulla”: the relationship of humans with water, with tides, the trip and its effects on the human being. In fact, interpreting the albums, “Viento Sur” was fire, “Viento Norte” was earth, and “Nulla” is that: water, sea, the one ho gives and takes life; the calm and anger, all in equal amount.

Finally, “Blasko Bela”, in honor of Bela Lugosi, the original Dracula of the 30s, returns with that slow, lethargic, loaded sound, which Bagual has known grown in 7 years of history. As an ouroboros, always returning to the origin, with a delay in reverse, they close the album with an address by Lugosi himself telling us ” listen to the children of the night and the music they do “, and we can only add that, oh, yes, Mr. Dracula, of course we will, of course.

Este artículo ha sido visitado 239 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Matías Salazar Barrera
Otros artículos del mismo autor