Esclavo de la Ira: Sangría en la primera línea.
espera un momento...

Esclavo de la Ira: Sangría en la primera línea.

Esclavo de la Ira: Sangría en la primera línea.

viernes 29 de noviembre, 2019

Este artículo ha sido visitado 79 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Gonzalo Manzo

El tridente de metal, Sangría, que desde 2004 deambula entre el doom, el sludge y el drone, el cual junto a sus pares Electrozombies, sin saberlo serían una de las bandas que desplegarían su arsenal de hecatómbicos riffs y guturales donde la putrefacción e inconformismo se harían presentes en Santiago como antesala a la explosión social vivida el 18 de octubre del presente año y que perdura hasta hoy, viernes 29 de noviembre, poniendo de manifiesto el descontento que agrupa a cientos de miles disidentes ciudadanas y ciudadanos, y que en parte ha motivado a Sangría a hacer música desde la trinchera del underground más putrefacto y pestilente.

Con 3 álbumes publicados a la fecha, Demo en febrero de 2007, Renaces de la Miseria en septiembre 2009 y Agnosis en febrero 2015 (en 2013 publican Disidentes del Olvido en una línea estilística similar y bajo el nombre Bicefalo junto a Miguel Montenegro, músico de bandas como los antes mencionados Electrozombies, además de Yajaira, Supersordo y Necrosis, la infernal banda de las tinieblas se encuentra culminando el proceso compositivo para lo que será su cuarta entrega discográfica que llevará por título “Esclavo de la Ira”.

“Las letras están cargadas hacia lo ocultista y a la contingencia social. Los inicios de la civilización, de los pueblos originarios y su idiosincrasia. Es música que en su estado primitivo recrea ambientaciones ritualistas.” Declara para Sonidos Ocultos Osvaldo Frías, vocalista vociferante y bajista de las 5 cuerdas inframundanas.

22.45 de la noche en el reloj. Llega el momento, la banda se posiciona en el escenario, se encienden los focos del averno y sus llamas, se desliza el telón de las catacumbas dando inicio al ritual de la catarsis resiliente de Sangría.
Comienza Osvaldo junto a su primo Pablo Benavides en la batería a erigir hacia el cielo el esqueleto sónico y rítmico sobre el cual se posa el fulgor de las seis cuerdas de Carlos Frías, se trata de “Confrontación”, corte perteneciente a la placa que se encuentra pronta a salir del horno de fuego.

Fiel al estilo denso y aletargado que caracteriza a la banda, la canción transcurre siempre desde y hacia abajo con la firmeza e intensidad que caracteriza al conjunto. Osvaldo nos habla sobre las guerras santas, el conflicto humano, el racismo y la actual crisis político-social de Sudamérica, dando paso a “Dueños de Nada”, donde se percibe un poco más de movilidad rítmica en los tambores, acompañada de líricas referidas al afán del ser humano de buscar sentirse dueño de la verdad y de lo material, siendo que en realidad llegamos solos y solas a este mundo y así mismo nos vamos sin nada más que nuestra alma.

Osvaldo saluda agradecido al público tomando un respiro antes de presentar “Contrafuego”, para el cual, Carlos dibuja una introducción espacial y destellante sobre la cual entra bajo y batería, esta última marcadamente percusiva y primitiva, ampliando el espectro rítmico del trío que hace alusión al clima sociopolítico del país. “Esclavizan nuestro pueblo. Cadenas de control. Prisión mental. Respira la ira” se oye desde las entrañas de este apocalíptico futuro track, el cual es continuado por “Origen”, canción que evoca un renacer y una mirada hacia nuestro verdadero origen, a nuestros antepasados aborígenes, tanto a nivel físico y mental como a nivel espiritual.

Se cierra así la sección que corresponde al humeante repertorio perteneciente al disco que se gesta en estos momentos, dando paso a una selección de sus trabajos “Agnosis” y “Renaces de la Miseria”.

Suena estruendoso el riff inicial de “Cegados”, al cual responden los demás instrumentos junto a la voz, haciendo efectivo nuevamente un grito de inconformismo social que apela a la impunidad de los invasores que descargaron su brutalidad con nuestros pueblos originarios y a los historiadores y políticos que se han encargado de silenciar esta parte de la historia borrando nuestra identidad.

Al igual que la anterior, “Ritualista” pertenece a “Agnosis” y su nombre cristaliza el estilo de Sangría, siempre centrado en lo ritual y desde la catarsis. Osvaldo “Oss” Frías ejecuta un trompe, instrumento mapuche, rememorando respetuosamente a este malogrado pueblo pero que sigue en pie en la lucha. Extremadamente lento y arrastrado se presenta este tema como un volcán que acumula energía para luego brotar el magma del karma, la verdad otra vez se expone, la masacre indígena de nuestro continente, concluido por los versos finales “Rito nativo, grito nativo de fuego”.

A continuación, marcando cuatro tiempos y entrando los 4 instrumentos al unísono, cae a nuestros pies “Reino del Hambre”, incluido en “Renaces de la Miseria”. La temática que trata este corte es la del cuestionamiento al poder, al gobierno que irradia su violencia tanto directa como indirecta hacia la gente, esto seguido de “Culto al Odio” que funciona como una segunda parte del tema anterior ya que constituye un llamado a la rebelión en la que nuestra sangre latina alzará su furia contra el opresor.

En la recta final se hace presente nuevamente el álbum “Agnosis”. “Catarsis” y “Pestilencia”, dos referentes de la oscuridad despiden la extática velada, el primero haciendo un llamado al final de las injusticias por parte de los que nos someten y obligan a vivir en condiciones miserables. “Morirán en este infierno. Cruz vencida. Rey de Azufre” decreta el enardecido vocalista, para culminar exponiendo la inmundicia de los asesinos que nos han privado de nuestra verdadera esencia e identidad. “Estás en frente del abismo. El infierno es tu salida” frase que nunca tuvo tanto sentido para los(as) chilenas(os) y que refleja el panorama que se vive hoy en día en las calles de la copia (de la copia) feliz del edén.

Se cierra el telón y tras obtener registro audiovisual de la banda, el autor se retira junto a sus equipos a sus aposentos mientras nuestros oídos divisan la preparación del show de Mourning Sun, el sexteto de doom metal atmosférico que cerraría la jornada de metales pesados y aletargados.

Texto, Fotos y video por Gonzalo Manzo

Este artículo ha sido visitado 79 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Gonzalo Manzo
Otros artículos del mismo autor