Cargando
Jornada de Disonancia en Loreto
espera un momento...

Jornada de Disonancia en Loreto

viernes 10 de noviembre, 2017

Este artículo ha sido visitado 102 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: RodForChoice

Jueves 23.00 hrs. barrio Bellavista. La cita era Disonancia 1: Bauda + La Bestia de Gevaudan. Abre la noche Bauda. Los primeros tres temas evidencian una noche de post rock experimental de temer. Mazazo enorme en la cabeza, por lo mismo acudiremos a la lucidez que otorga la abstinencia. Mucha concentración de rostros toscos, tensión que va cediendo en cada acorde y termina de ajustarse a medida que se afirma el sonido.

Fue durante la interpretación de ¨Oceanía¨ cuando la expresividad era definitivamente otra. Mejora la interpretación en todo el cuarteto y comienza un caudal sonoro. Ahí sentí la fuerza del leviatan que desataron sobre el escenario. Fluyen olas enormes que nos hacen surfear con su energía. Hay onda e hipnotismo en esta pasada. Crecía y aumentaba la intensidad hasta llevarnos a costas australianas, lejanas y acogedoras a la vez.

Hay pasajes y mantos que cubren el espacio con aires de Dregd, unos alemanes que nos hacen recordar, la foto es muy similar cuando sacan el arco de violín sobre las cuerdas de la guitarra abriendo los canales sinápticos gracias al hachís que hace efecto ahora. Reconocemos la fisonomía de las 4 cuerdas a medida que avanzan los compases. Es evidente la calidad de la agrupación. El sonido es impecable. Un poco fuerte a 70 centímetros de la tarima, pero no podríamos esperar otra cosa.

Cuando se comparten fechas, por lo general, las bandas saben del respeto por los tiempos del resto de los shows. Lamentablemente, este no fue el caso y los últimos 10 minutos estuvieron de más. Destacamos y reconocemos el talento de la banda, aunque nos quedamos con ese amargor al atestiguar la molestia de sus colegas por este acto irrespetuoso. Posteriormente nos enteramos que era la última fecha de Eliseo, el astronauta en las teclas, tal vez el motivo de despedida los desajustó. ¡Buena suerte en lo que se viene!

Turno de viejos conocidos. La Bestia de Gevaudan es prácticamente una banda oculta. Estuvo en nuestra celebración del compilado 6, el año pasado en Cinearte Alameda (aquí). De todas maneras, sabemos que son un trío que muta y sorprende a través del tiempo. ¡Qué tremendo baterista wn! De los mejores del circuito, sin duda. Control absoluto de las métricas y el pulso. Original e impredecible.

Es parte de la pureza de la banda. No hacen composiciones intuitivas, son estructuras sorpresivas, aún así logran comunicar y traspasar su visión a las audiencias. Una banda que en vivo destaca por su entrega desatada e intensa. Una clínica de pasión interpretativa. Diego logra armonías con identidad propia en la guitarra. Ambientación de una bestia que a ratos es pasiva hasta que la euforia lo corrompe en un kaioken que desborda en la manía.

Las pulsaciones se acoplan a las vibraciones del bass man. Una presencia física prominente que reverbera en cada tejido de nuestra piel. Es el eargasm se estira hasta la glándula pineal y logra conectarnos con nuestra divinidad. Esa que esta noche se alinea con la #Disonancia1 que nos ofreció la gente de Red House.

El bar Loreto permite que se extienda un poco el horario, a pesar del retraso. Nos regalan una última pasada.  Interpretan una de sus partituras más esquizofrénicas y nos dejan libres para seguir el rumbo con un beat acelerado. Good fight, good night!

RodForChoice
  • RodForChoice
  • Oculto en Vivo
  • Colaborador vitalicio, inmortalizando tocatas desde las trincheras de @sonidosocultos

Otros artículos del mismo autor