Cargando
Una gran reunión arrastrando brutalidad
espera un momento...

Una gran reunión arrastrando brutalidad

sábado 09 de septiembre, 2017

Este artículo ha sido visitado 1 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: RodForChoice

Es viernes y mi cuerpo no lo sabe. Hace frío, el clima es casi tétrico en Santiago. La Juguera tiene una cita que promete; Grand Reunion + Arrrastre + Bruto. Team SO llega expectante y con sed. Este es el recuento de una noche improvisada y dedicada a los que vibramos con la música y agradecemos las oportunidades para conocer propuestas interesantes.

Grand Reunion abre la noche pasadas las 23.30. Tímidamente va entrando el público. No somos ni quince al inicio del show, pero la noche promete. Vamos por la primera chela a la barra mientras la sonoridad cinematográfica se hace presente en nuestros robustos cuerpos.

El tecladista es un elemento fundamental en las atmósferas de la banda, el mismo que maneja un pandero agregando accesorios y talento entre cada pieza. A pesar de las posturas elegantes, los solos de guitarra del roto del rock son inconfundibles como su mohicano, claro que ahora hay una propuesta mucho más interesante, una que nos va deslizando hacia la potente y melódica voz de un vocal con carisma, lleno de guiños a bandas en la cabecera de cualquier biblioteca musical.

Vi películas, en serio cabros, muy buena pega. El bajista, de frondosa barba y cabellera, supo extender perfectamente sus manos con las frecuencias que envuelven el tiempo de una batería que nunca perdió el ritmo. Más aún, supo modificarlo a su antojo cada vez que comenzaba un nuevo groove de este revoltoso proyecto de rock sicodélico, que no pretendo encasillar mucho más por ahora.

Al fin la audiencia ya respondía. Somos muchos más que al inicio y se siente. Última canción y se despachan una odisea que parte invocando a Bob Marley y flotamos tranquilamente hacia un bridge que rompe inesperadamente en un coro que Iron Maiden lo quisiera. ¡CTM la wea buena! Pito brake. Se viene Arrastre.

Volvemos a entrar y claramente ya hay buen ambiente. Si te gustan las guitarras, ya estás cabeceando con nosotros. Parten sólidos estos tíos. Suena una masa potente con virtudes similares a lo que haría Alice in Chains si renacieran en Chile. Dos temones seguidos dan inicio al show de un grupo de caballeros de vasta experiencia, a pesar de su corta vida.

Seguimos en el trance de este quinteto que comparte integrantes con Sien en tu Sien y Robot the Mimbre, fluyen naturales con una energía verdadera de alma grungera con sabor a merkén. El vocal es muy pulcro. Hay un buen manejo de dinámicas y sabe dosificar la potencia para cuando cada composición lo necesita. Buen apoyo en los coros, nos motiva a todos a cantar. Aún cuando no conozcamos la letra. El control del sonido es evidente. Las cuerdas respetan la coherencia entre la relación de la intensidad y el protagonismo, paseando de un costado al otro del escenario. El bass player es la zorra, es el que más la goza arriba. Se pasea sin importar la extensión de la plataforma. Va a buscar al metrónomo de dos metros que está en los tarros dando la vida y metiéndole power en cada redoble.

Autogestión importante en esta nueva fecha de Arrastre, hay un staff a cargo que quiere hacer las cosas bien, un trabajo respetable a la hora de sacar conclusiones pues se ve la evolución de la banda a los largo de este año. Sigan así, estaremos atentos. ¡Aguante señores!

Soga Colectiva y me pongo Bruto. Qué decir…mazazo al toque (aprovecha de ver la versión que hicimos con ellos en #ElEnsayo aquí). Puede que se lea muy “fans tu llú” y, es verdad, hay un poco de sentimiento en la opinión, pero los simios de esta banda son a toda zorra. El vocal recogió los cocos que perdió Eddie Veder en los 90′ y se subió a la antigua en el armazón del escenario. 

Desconocemos la hora pero este cuarteto es el verdadero obrero del rock. La nueva formación supera a cualquier versión anterior de su propia historia, en mística, fiato y entrega… pero pa qué entrar en comparaciones si no nos conducen a nada. Ahora cabeceamos con el cuerpo entero. Es viernes y nuestro cuerpo al fin lo supo…¡vaya que lo supo!

Tengo un desorden en la cabeza, claramente hubo apañe y aguante, pero quedamos muy pocos. Es ese el punto bajo de la tremenda fecha de anoche. ¿No es posible que el público de una banda se quede a ver y a conocer el resto? Tarea para todos. En la casa y en los bares.

Son algo más de las 2 de la mañana y comienza el raconto del eterno leñador de una mente sin recuerdos. Imagenes hermosas, como una sacada de chucha de un pitufo de gorro blanco frente al escenario, pero cabe señalar que fue el groupie más fiel a la hora de alentar la guitarra de ese chamaco. Gracias a las tres bandas por un viernes pulento.

Al margen: mañana domingo se presenta Bruto en el concurso del Hard Rock Café. Vaya, no sea gil.

RodForChoice
  • RodForChoice
  • Oculto en Vivo
  • Colaborador vitalicio, inmortalizando tocatas desde las trincheras de @sonidosocultos

Otros artículos del mismo autor