Vuelveteloca en Departamento: un ataque masivo en las sombras
espera un momento...

Vuelveteloca en Departamento: un ataque masivo en las sombras

jueves 19 de julio, 2018

Este artículo ha sido visitado 80 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

Partir comentando la penúltima presentación en vivo de los Vuelveteloca necesita de un poco de contexto. ‘Departamento’ es un local-ciclo de fiestas que, últimamente, ha estado organizando, al margen del resto, instancias que presentan a exponentes de la escena electrónica independiente chilena. Productores y DJ’s como Merci Merci, Diegors y Vnzo han pasado por este recinto que opera como un interesante paria en la noche santiaguina.

Al entrar, se sube por una estrecha escalera que lleva al segundo piso de este departamento (literalmente). A tu izquierda, en una esquina que sirve como escenario, se instalan los menesteres equipos e instrumentos que estarán sonando brevemente. Es un espacio relativamente grande que, me imagino, anteriormente servía como el antiguo “living” o sala de estar. El espacio también cuenta con una pieza conectada, en donde uno se puede relajar en sillones mientras suenan por los parlantes los remixes de house y demases sonidos electrónicos en la previa para el show del cuarteto psicodélico.

A medida que transcurría el tiempo y la noche se estaba haciendo “tarde”, poco de eso importaba a la cantidad de parroquianos que comenzaron a llegar paulatinamente hasta que el espacio, pequeño pero gregario, se llenó completamente. Toda esta energía humana se respiraba en un ambiente de penumbras, sombras que no aullentaban la buena onda y comunidad formada efímeramente en Departamento. Ya pasadas las 00:00hrs., esta atmósfera alentó a los Vuelveteloca a comenzar su ataque y acertar sus ácidos dardos en el público, instalando un trance que conmovió a (casi) cada uno de los asistentes. La convocatoria ritual del público empezó a entregarse libremente a los temas frescos que Vuelveteloca iba despachando. Con un énfasis en su último lanzamiento, ‘Sonora’, sonaron temas como “El Lado Frío”, “Ataque Masivo”, “Tormento” y “Mercury Atlas” (del disco anterior ‘Pantera’). La calidad del sonido, a pesar de las sospechas que daba el recinto, estuvo puesta en la madurez que el grupo ha ido construyendo en el tiempo.

Otrora alabados por sus enérgicas presentaciones en vivo, ahora es necesario agregarles que esa energía se acopla perfectamente a una pureza y pulcritud sónica que se siente hasta en los espacios más íntimos y sorpresivos, incluso en departamentos. Tal vez,  el factor sorpresa juega un rol importante, pero también la experiencia puede tener algunas cosas que decir al respecto.

En el caso de Vuelveteloca, ellos vienen casi llegando del psicodélico y experimental festival ‘Levitation’ en Austin, Texas (antiguamente conocido como el ‘Austin Psych Fest’). Juan Gili, el tipo a cargo de los tenaces tambores de la banda, me comentó, a la rápida, que si bien dicho festival norteamericano fue increíble, había una especie de “frialdad” no necesariamente en el público, sino que en la organización y/o coordinación del evento. Sin duda, la experiencia de tocar en instancias como aquellas, por lo general tiene que traducirse en algún tipo de crecimiento para cualquier bandas. Quizás puedan existir teorías como que esa frialdad y cálculo en tierras extranjeras pueda servir inconscientemente a una suerte de profesionalización. Pero, a fin de cuentas, tal experiencia es una bendición que, simplemente, no pasa desabercibida.

Lo mismo para los Vuelveteloca, que ya en los últimos meses han contado con potentes presentaciones en el Bar de René y el Bar Loreto, demostrando que su sonido en vivo va cada vez por mejor camino. Dicho momento de clímax sónico llegó cuando, ya cerca del final, empezaba a sonar el stoner motórico de “La Niebla”, para cerrar su breve, pero certero set de canciones. Mientras, por el público se sentía una niebla de hipnotismo, pero entregada a la experiencia. Punto a favor para este local, el cual se estará convirtiendo, poco a poco, en un espacio de culto en las sombras.

Fotos por Francisco Alcalde.

 

Este artículo ha sido visitado 80 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Álvaro Molina
Otros artículos del mismo autor