Bonzo – Bola Extra (2018)
espera un momento...

Bonzo – Bola Extra (2018)

viernes 01 de marzo, 2019

Este artículo ha sido visitado 41 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Fernanda Schell

  • Bonzo
  • Bola Extra
  • [Total:0    Promedio:0/5]

Para Bonzo la música tiene que ver con el punk, rock y arte salvaje. En la búsqueda de un sonido más sucio y garaje registraron su segundo LP, Bola extra, tras cuatro años del debut homónimo. Este disco apunta hacia álbumes ochenteros de bandas emblemáticas del género.

Bonzo es una banda compuesta por integrantes de diferentes agrupaciones. Está encabezada por Omar Acosta (BBS Paranoicos) en la voz, Gerardo Elgueta (Alectrofobia) bajista y encargado de los coros y Rodrigo “Memo” Barahona (Fiskales Ad-Hok) en la batería. Ellos salieron de sus clásicos modelos para interactuar y crear nuevos sonidos.

Rápidos y energéticos riffs de guitarra, carismática voz y fuerte batería, comienza la aventura. Paso Lento es la puerta que abre la cultura del punk rock, ejemplificando su propuesta como banda. Gato Astuto es el tema que continúa las revoluciones, expresando el dolor junto a la pasión que puede demostrar este trío mezclado lleno de experiencia. El bajo toma protagonismo, impulsado por un ritmo que te hace mover la cabeza, dejándote llevar por la fortificación de las melodías.

Un golpe duro lleva a Esqueleto, composición que muestra la realidad de la vida a través de su lírica. Precisión en sus clásicos solos de guitarra, con unas notas que bajan y, luego, suben a su máxima altura.

La calma y pasión baja con Caballo rojo, canción que expresa la fortaleza de los coros de Elgueta. Con una buena factura disminuye la velocidad y encaja en línea garaje. Fuera! Se tiñe con colores profundos de intensa letra, pegando un golpe hacia –Escupí la verdad.

Los crujidos de guitarra se encuentran en Tilt, una entrada clave tipo hard rock que se revuelve con la melancolía para contribuir al canto de Acosta. Este estilo da salto a Resaca del mal, donde desciende con pasividad, pero sin perder la esencia de Bonzo.

La mezcla parece encaminarse a crear su propia marca registrada por el conjunto y se refleja en Un clavo menos. Su estilo se expande con Buitre, directo con estridencia. Reafirman la crudeza del volumen y el sonido.

El álbum cierra la balada Serendipia que termina con una guitarra simple, entregando una disgustada, melódica y sentimental letra. Luego ingresa un solo limpio que impone su póliza.

Más allá del Gato Bonzo -símbolo del trío- la identidad de esta agrupación se encamina a tener vida propia, con sonidos mezclados de diferentes orígenes que instauran su propio sello en el radar nacional.

Este artículo ha sido visitado 41 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Fernanda Schell
Otros artículos del mismo autor