Cargando
Corte Americano – A punto (2017)
espera un momento...

Corte Americano – A punto (2017)

lunes 10 de abril, 2017

Este artículo ha sido visitado 5 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Martin Poblete

“Rock y blues a punto”: así de escueta es la descripción con la que la banda Corte Americano se introduce a sí misma en sus redes sociales. Esta forma directa y frontal, que podría parecer quizás demasiado lacónica, no es exclusiva de sus relaciones públicas: es una constante en su música y su discurso.

A punto es el nombre de su reciente álbum debut. En él podemos encontrar rock and roll y blues fuertemente influenciado por la fórmula con la que los rockeros de los ’60 y la primera mitad de los ’70 reinterpretaron el blues tradicional de Estados Unidos. Rock que recuerda a bandas como Led Zeppelin, Grand Funk Railroad, The Rolling Stones, Lynyrd Skynyrd y Ten Years After. Rock blues que está demasiado bien tocado como para ser considerado “rolinga” o “rock stone”, pero que toma prestados varios de sus elementos.

Con una formación clásica de quinteto de rock, la banda incluye en sus filas a Gonzalo Acuña en guitarra y voz, Hernán Fuller en bajo, Juan Manuel Puertas en batería, Marcelo Urrutia en voz principal y Sebastián Orellana en teclados. Es precisamente este último, el teclado de Orellana, el que distingue el sonido de la banda: el aporte que hace desde los sonidos del teclado Hammond B3, del piano y del sintetizador Moog, es el que marca la diferencia a la hora de refrescar el trillado formato de guitarra, bajo y batería. Los espacios musicales se llenan y de inmediato el sonido de la banda “crece”.

Los nueve tracks del disco se reparten entre un rock enérgico y casi adolescente, y un rock de jam band en el que largos episodios instrumentales llevan a los temas por caminos inesperados pero sorprendentemente bien resueltos. La calidad de composición, interpretación y sonido que presenta este disco es impresionante. Pocas bandas tienen tal nivel musical desde su álbum debut.

La única observación que se podría hacer, tiene que ver con el contenido de las canciones, más que con su musicalización. Y este es un mensaje no solo para Corte Americano, sino para todas las bandas que están haciendo rock hoy en día: es tiempo de dejar ir al tópico del sujeto abrumado por la rutina y su escape a través de la cerveza, la marihuana y el rock and roll. A estas alturas del partido, este motto resulta kliché y no resulta llamativo.

Fuera de esto, ¿qué más puedo decir? Pues que estamos ante una banda que tiene todo para posicionarse en poco tiempo entre las más destacadas de su estilo. Que no es descabellado pensar en Corte Americano como un proyecto con infinito potencial. El talento, el trabajo y la edad están de su lado.

 

Corte Americano – A punto (2017)

“Rock & blues on its exact point”: that’s the brief description used by chilean band Corte Americano to introduce itself on social media. That straight, in-your-face style, which may look a little poor on information, is not exclusive to its public relationships: it’s the same for its music and lyrics.

A punto is their just-released debut album. The band finds confort in classic rock and roll and blues, with a strong influence of rock bands from the 60’s and the first half of the 70’s. Rock with lots of blues, that reminds to bands like Led Zeppelin, Grand Funk Railroad, The Rolling Stones, Lynyrd Skynyrd and Ten Years After. Rock blues that is just too well done to be considered part of the “rolinga” or “stone rock” scene, being however a band that borrows a lot from this genre.

With the classic rock quintet lineup, the band features Gonzalo Acuña on guitar and vocals, Hernán Fuller on bass, Juan Manuel Puertas on the drums, Marcelo Urrutia on lead vocals and Sebastián Orellana on the keyboards. It’s that last name, Sebastián Orellana, the main responsible on the band’s characteristic sound. The way he contributes with Hammond B3 organ, piano and Moog synthethizer, draws the line between Corte Americano’s sound and one million of other bands.  It expands the sound and fills a lot of empty musical spaces.

The 9 tracks available on the album moves between energic, almost-teenager rock and roll and psychedelic-rock songs with long instrumental passages

Songwriting, performance and sound engineering is impressively good. Few bands can achieve such quality on their debut album.

If I had to point something wrong with the album, I’d call all chilean rock bands to listen, because I’m going to say this only once: it’s time to leave the topic of the guy overwhelmed by routine that escapes through beer, marijuana and rock and roll. It’s just getting a little kliche.

We are in front of a band with all the conditions required to make its own name between the greatest of its genre. It’s not a crazy idea to think about Corte Americano as a band with an infinity of chances. Talent, hard work and young ages are conspiring on its favor.

Martin Poblete
Otros artículos del mismo autor