Criminal – “Sacrificio” (2021)
espera un momento...

Criminal – “Sacrificio” (2021)

Criminal – “Sacrificio” (2021)

martes 05 de octubre, 2021

Este artículo ha sido visitado 41 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Francisco Quevedo

La nueva entrega de Criminal aborda sin tapujos la situación desencadenada en Chile post octubre de 2019. Sin ir más lejos, la propia portada del disco ilustra la temática en que se enfoca el álbum poniendo a una figura religiosa entre dos realidades sociales: el poder, representado en el edificio Costanera Center protegido por las fuerzas policiales versus dos niños, rostros de las localidades afectadas por la contaminación de las empresas en diversas zonas de Chile.

Y en música, ni hablar. Liderado por Anton Reisenegger y secundado por Dan Biggin en bajo, Sergio Klein en guitarras y Danilo Estrella en la batería, Criminal entrega una fuerte dosis de metal concentrada en 42 minutos. Esta formación con tres chilenos en sus filas, incidió en la música y, sumado a que el disco lo grabaron en Chile, en el rescate de los sonidos más latinoamericanos. “De nuestras raíces”, ha declarado Reisenegger en algunas entrevistas.

El disco parte como una tromba gracias a “Live on your Knees” mezclando intervalos de estilos como el thrash y el groove. Las guitarras muestran sus credenciales de inmediato. La intensidad no se detiene con “Caged” y “The Whale”, combo con potentes secciones instrumentales. En “Caged” el baterista Estrella se luce. El remate de “The Whale” es azotador.

“Zona de sacrificio” y “Sistema criminal” son dos ráfagas potentes y directas, las únicas cantadas en español que intentan describir lo que acontece socialmente en Chile. Sus letras son descarnadas, sin tanto adorno lingüístico, intentando describir problemas sociales atribuibles al sistema político, eje del debate, especialmente desde octubre de 2019.

“After me, the Flood” es un corte con guitarras pesadas con un final enérgico que da paso a “Dark Horse”, una pista que está entre las más potentes del álbum. Es un verdadero golpe al mentón que atraviesa por diferentes momentos musicales, pero casi nunca decayendo en su intensidad.

“Theocrazy” y “Zealots” no desentonan. El comienzo de Theocrazy es similar al de “Dark Horse” y mantiene la fuerza agregando cuotas de virtuosismo. “Zealots” sigue esta misma idea, en la que se combinan pasajes densos con intervalos rítmicos que podrían apuntar a estilos diferentes al thrash.

“Age of Distrut” y “Hunter and the Prey” son una dupla cargada al thrash metal lleno de energía, clave a estas alturas del disco, dejando la mesa servida para “Ergo Killer”, que tiene un final oscuro, no tanto desde el sonido sino, más bien, es la forma tajante en que termina la que deja ese halo ensombrecido. Buen final.

Con “Sacrificio”, Criminal da muestras de su valía en el circuito metalero. Más allá de la crítica social en su temática, el álbum logra sostener la atención a lo largo de sus 12 canciones sin esfuerzos. Un trabajo directo en que la banda rescató facetas musicales de su carrera y que, mezcladas en el contexto actual, la mantienen vigente.

Este artículo ha sido visitado 41 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor