Eduardo Bravo – La Suma Del Todo
espera un momento...

Eduardo Bravo – La Suma Del Todo

Eduardo Bravo – La Suma Del Todo

lunes 23 de enero, 2017

Este artículo ha sido visitado 197 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Martin Poblete

  • Eduardo Bravo
  • La Suma Del Todo
  • [Total: 1   Promedio: 5/5]

La propuesta de Eduardo Bravo en La Suma De Todo viene a sumarse a las de una serie de artistas chilenos que, desde el synthpop, han llegado a tomarse la escena mainstream nacional. Con la ayuda de Javier Barría como productor, ingeniero y músico de sesión, Eduardo Bravo presenta en este disco debut un viaje de ida y vuelta por metáforas y ensoñaciones cimentadas sobre sintetizadores y baterías programadas.

Si algo nos han dejado muy claro los exponentes recientes del género, como Javiera Mena o Pedro Piedra (o los clásicos de siempre, como Depeche Mode y Kraftwerk) es que no necesitas ser un cantante eximio para hacer buenas canciones, siempre y cuando tus letras sean llamativas y te acompañes con buena música (es cosa de preguntarle a Jorge González). Al tratarse de un género menos sometido a los errores de ejecución, cualquier desprolijidad en la instrumentación es inexcusable. Pero no pasa nada si hay pequeñas desafinaciones en la voz. Eso sí se perdona.

Pues bien, Bravo no es un cantante prodigioso. Pero a pesar de que a ratos se sale del tono y no proyecta bien su voz, sus habilidades vocales bastan y sobran para lograr su objetivo de crear melodías entretenidas y pegajosas que permitan transmitir las letras de sus canciones.

Y es que, a diferencia de bandas como Astro, que musicalmente son más prolijas pero flaquean en su contenido por un autoimpuesto afán de hacer música alegre y positiva, Eduardo Bravo logra recorrer sin dificultad todo el espectro anímico, desde la alegría de Revolución y la nostalgia de Afuera Del Núcleo hasta la triste atmósfera de Perfil y Vendo La Piel, dos canciones en las que el piano cobra un mayor protagonismo para construir, en conjunto con arreglos de cuerdas y una larga reverberación, un desolado ambiente. Es música que puede bailarse, pero que también puede ser disfrutada en la quietud de la reflexión solitaria.

En La Suma De Todo Eduardo Bravo ofrece un trabajo sincero, que no pretende ser más de lo que realmente es. Aquí la sobreproducción, que resulta tan tentadora en trabajos de este tipo, no existe. No hay autotune, ni vocoder, ni mayores efectos de postproducción. Los sintetizadores y las cajas de ritmos conviven en armonía con instrumentos reales como el bajo eléctrico (cortesía de Javier Barría) y el piano, haciendo de este un álbum amigable para todo aquel que desee introducirse en el mundo del synthpop. Con un estilo menos frontal que el de Carlos Cabezas, pero más crudo que el de sus congéneres actuales, Eduardo Bravo debuta con un trabajo que promete ir creciendo con cada paso que dé.

Eduardo Bravo – La Suma Del Todo 

Eduardo Bravo’s album La Suma De Todo is one of the newest works in chilean synthpop, a genre that has been systematically taking over local mainstream scene in the last few years. With Javier Barría working as producer, engineer and session musician, Eduardo Bravo’s album is nothing but a trip through metaphors and dreams based on synths and drum machines.

Let’s be clear: you don’t need to be a great singer to be a synthpop artist, as long as you write good songs and lyrics. Contemporary top artists of the genre, like Javiera Mena or Pedro Piedra (or some of the all-time classics, like Depeche Mode or Kraftwerk) are the proof. However, since it’s a genre in which most of the job is done by machines, and the final output is not conditioned to execution mistakes, any small deviation from perfection on instrumental tracks is unexcusable. But all this criteria doesn’t run on lead vocals. There’s more flexibility.

Bravo is not an outstanding singer but, even though he gets out of tune and doesn’t have a perfect vocal technique, his vocal skills are more than enough to satisfy the needs of an album full of sticky melodies and good lyrics.

Unlike other bands like Astro, which are musically more meticulous, but poor on their content, Eduardo Bravo manages himself to achieve good results along all the mood-spectre. From the joyful Revolución and blue-feeling Afuera Del Núcleo, until the sad atmosphere of Perfil and Vendo La Piel, both songs built over piano arpeggios playing the main role, along with strings arrangements and a long reverb effect. It’s music equally played to be danced and to be enjoyed alone in a reflexive mood.

La Suma De Todo is a sincere work, which never pretends to be more than it really is. Overproduction, which is so temptating on this kind of albums, doesn’t exist. There’s no autotune or vocoder, only synthetizers and drum machines living in harmony with real instruments like electric bass (credits to Javier Barría) and piano, making this a friendly album for everyone who wants to introduce himself into synthpop world. Its style is not as in-your-face  as Carlos Cabezas, but truly is much rawer than what’s being done today in the genre. Eduardo Bravo’s debut is a promise of improving with every step he makes.

Este artículo ha sido visitado 197 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Martin Poblete
Otros artículos del mismo autor