La Ciencia Simple – III V VII (2018)
espera un momento...

La Ciencia Simple – III V VII (2018)

lunes 03 de septiembre, 2018

Este artículo ha sido visitado 126 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Felipe Gonzalez

Escuchar III V VII es (creo) como a subirse a una nave espacial y vagar sin rumbo por galaxias y agujeros negros. Te mantiene asombrado por la angustiante pequeñez en medio de la vastedad del paisaje y, de vez en cuando, te remece con sacudidas caóticas.

La ciencia simple vuelve con un disco que deja al oyente inmerso en una odisea mental por aguas que no siempre son calmadas, y en las que no siempre sabes dónde está el norte, pero, de alguna forma, se las arregla para llevarte a algún lado, que nunca es donde esperabas llegar. Es un disco para escuchar atento, y para escucharte mientras lo haces, te adentra en un mundo sonoro amplio, donde todo tiene aire para salir a flote y peso para hundirse.

El disco, instrumental en su totalidad, no necesita palabras en los temas, eso sería anclarlo mucho y todo lo que quieren estas canciones es despegar y volar tan alto como puedan. Son 6 temas inmensamente reflexivos, donde las guitarras dirigen la intensidad, a ratos son arpegiadas y, otras veces caen en ruidos caóticos donde nada es seguro. El bajo, inmenso, afirma el piso junto con la hipnótica batería, para que los sintetizadores espaciales y melódicos puedan jugar sin problemas con las cuerdas.

III V VII es un espejo de emociones, escucharlo de alguna forma te interpela y hace que te mantengas al borde del viaje por el que te lleva. En ese sentido, no es un disco fácil. Pero no por elementos relativos a la composición o a la producción, si no porque no te distrae, te pone cara a cara con tu percepción, con tu calma y con tu disturbio.

Creo que la experiencia que propone el disco es mucho más interesante que hablar sobre la forma en cómo la lleva a cabo, eso sería limitarlo, quitarle intensidad y, enfocarse en algo menos trascendente. Al fin y al cabo, ¿qué es un buen disco, si no una experiencia fuerte?, y como tal, no puede ser explicada tan rigurosamente con palabras. 

Los seis temas son un catálogo de atmósferas donde el rock, la psicodelia y el noise se convierten sólo en palabras entre medio de sonidos delicados y ambientes elegantemente construidos. Ahí, no se necesitan explicaciones.

Este artículo ha sido visitado 126 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Felipe Gonzalez
Otros artículos del mismo autor