Los Jaivas – Aconcagua (1982)
espera un momento...

Los Jaivas – Aconcagua (1982)

Los Jaivas – Aconcagua (1982)

lunes 18 de marzo, 2019

Este artículo ha sido visitado 184 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Fernanda Schell

  • [Total:0    Promedio:0/5]

«Aconcagua» debería resumirse nostalgia y unión de colores. Es una columna vertebral de un sin fin de melodías que se ahogan en la dulzura de Los Jaivas. Este álbum significa la unión de cinco hombres que recuerdan las raíces ancestrales como si fueran su tesoro.

El disco reúne un grupo de grabaciones realizadas a principios del 1980. Algunos temas están compuestos en otras épocas, regrabaciones de canciones antiguas junto a un par de melodías nuevas para la ocasión. Lo particularidad de este álbum es que es recopilatorio, y fue creado en las giras por Europa.

El disco abre con el tema «el homónimo», una melodía que invita a ingresar dentro de las diferentes culturas latinoamericanas. La canción nació cuando sus creadores divisaban, desde un avión, el monte Aconcagua. Emoción y sentimientos llegan a Desde un barrial. Gato Alquinta se inspiró en nuestro regreso a Chile en el momento de cruzar la fabulosa cordillera de los Andes, para la banda fue verse magnífico el Aconcagua.

«En Debajo de las Higueras«, Alquinta relata una apacible historia de amor, formando una danza en una atmósfera plagada de trompetas mexicanas y características de la cultura, las cuales crearon unión de diferentes nacionalidades.

Los Jaivas dejan legado con su tema instrumental «Takirari del Puerto». Este invoca a la alegría con su llamativa melodía que va rigiendo su marcha liderada por las seis cuerdas eléctricas, seguidas por el teclado de Claudio Parra, que se enlaza a una flauta dulce y el clásico bajo de Mutis.

Uno de los temas más destacados y roqueros es «Mambo de Machaguay», himno que enciende la fiesta en los conciertos de Los Jaivas. Es un grandioso cover proveniente del folclore peruano que se impone con la furia de la guitarra eléctrica, sintetizadores, acompañados de flautas, quenas y la mítica batería de Parra.

Si hablamos de sonidos originales debemos mencionar a «Huairuro», melodía que es similar a Takirari del Puerto, debido a que los cinco hombres realizan una canción instrumental, dominada por la percusión, flautas y timbal cromático. Breve, sentimental y melódico.

El broche de oro, la inolvidable «Corre que te pillo», una de las canciones más complejas y místicas de la mítica agrupación. Expresión de sabiduría que se concentra en esta pieza musical que contiene diferentes mezclas de sonidos. Con un Gato Alquinta melódico, Mario Mutis desafiante en las seis cuerdas (la misma que toca como si fuera un bajo), un Claudio Parra que se apodera en el piano, junto a Eduardo Parra generando mixturas en su minimoog y Gabriel Parra dominando la batería. Cinco hombres que logran conseguir una especie de ópera magistral en casi 10 minutos.

56 años reflejados en la gran banda chilena , Los Jaivas, que va dejando legados en la canción nacional. Los Jaivas se enfrentaron a disímiles historias, sonidos y melodías. Esto se representa en «Aconcagua», expresión de diferentes culturas y raíces unidas dentro de la música.

Este artículo ha sido visitado 184 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Fernanda Schell
Otros artículos del mismo autor