Cargando
Remache – EPE (2017)
espera un momento...

Remache – EPE (2017)

miércoles 26 de julio, 2017

Este artículo ha sido visitado 16 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Martin Poblete

En un tiempo en que el rock se pierde muchas veces en caricaturas reduccionistas, erróneamente tratadas como actos de “autenticidad”, el atrevimiento de una banda como Remache, de fusionar y probar sin miedo a equivocarse es enormemente bienvenido.

A lo largo de sus 23 minutos de duración, EPE resume con elocuencia el sonido de Remache: una correcta propuesta de rock fusión en la que confluyen influencias de hard rock, funk, rock alternativo, pop y uno que otro toque de jazz moderno, aglutinadas en el clásico formato de power trio.

Basta escuchar el rock progresivo del track inicial, Mitad animal, para encontrarnos con lo que será una constante a lo largo de todo el disco: una composición bien pensada, que aprovecha sin miedo las diversas técnicas de grabación disponibles, como el overdub, efectos de stereo y modulaciones en la voz, que aumentan el dramatismo en momentos clave de la canción.

El groove entra en escena con la tríada compuesta por Control, Conexión y Escapar: tres temas bien apegados al funk rock noventero hecho famoso por grandes artistas como Glenn Hughes y Richie Kotzen. La voz de Gonzalo Martínez se luce, potente y versátil, mientras el bloque instrumental mantiene la energía alta, sin perder la riqueza. Cada tema evoluciona por su propio rumbo, siempre impredecible, coqueteando con el jazz rock a través del uso de tensiones y armonizaciones.

Las revoluciones bajan cuando comienza a sonar la balada Giran, una bella pieza llena de reminiscencias a las baladas rockeras de fines de los ‘90 y principios de los 2000, al estilo de Alter Bridge o el ya mencionado Kotzen.
Finaliza el disco con el instrumental Canción escondida. Tras su engañosa introducción de guitarra acústica se oculta una pieza construida con minucioso cuidado en torno a un mood reflexivo y nostálgico, que estalla de dolor a través de ritmos de fusión latinoamericana, alcanzando el clímax para luego desvanecerse poco a poco hacia el silencio absoluto.

Con EPE, Remache presenta un muy interesante debut discográfico. Si bien la mezcla final y la producción general del disco distan de ser perfectas, EPE es sin duda un trabajo brillante que deja una vara muy alta para sus futuras publicaciones. Remache es una banda llena de buenas ideas y calidad interpretativa. Solo el tiempo dirá cómo estas cualidades, tan necesarias para el éxito de una banda, pueden llevarlos a lo alto de la escena nacional y, ¿por qué no?, internacional.

 

Remache – EPE (2017)

On a time like this, in which rock music gets so often lost on stereotypes, mistakenly treated like “being true”, the daring of a band like Remache, of mixing without fear of failure, is hugely welcome.

Along its 23 minutes, EPE summarizes perfectly the sound of Remache: a very decent prospect of rock fusion in which different influences, such as hard rock, funk, alternative rock, pop and some bits of modern jazz come together through the classic power trio line up.

It only takes a listen to the progressive rock of opening track Mitad animal, to find out what is coming up through the rest of the EP: a very well thought composition that takes with no fear all the advantages of record techniques, such as overdub, stereo effects and voice modulations, which boost the hype of the key-parts of the song.

The groove comes up with the triad of Control, Conexión and Escapar: three songs very stuck into 90s funk rock a la Glenn Hughes or Richie Kotzen. Gonzalo Martínez vocals show off powerful and versatile, while the instrumental section keeps the energy high, without losing richness. Every song evolves on their on way, always unpredictable, flirting with jazz rock through the use of tensions and harmonies.

Everything slows down when the power ballad Giran begins to play. A beautiful piece, full of influences from late 90s and early 2000s rock ballads, like the ones Alter Bridge or Kotzen made famous.

The album is closed with the instrumental track Canción escondida. Behind its misleading acoustic guitar introduction, a carefully built song is hidden. Its nostalgic, reflexive mood, explodes with grief through latin fusión rhythms, right before reaching climax and fade slowly to absolute silence.

With EPE, Remache presents a very interesting debut album. The final mix and overall album production are far away from being perfect, but EPE is with no doubt a brilliant job that leaves a high rod for future productions. Remache is a band full of good ideas and great performing qualities. Only time will tell how this qualities, so necessary for a band’s success, can drive them to the highest of national and, why not? International scene.

 

Este artículo ha sido visitado 16 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Martin Poblete
Otros artículos del mismo autor