Cargando
Sinsilencio – Toroide (2016)
espera un momento...

Sinsilencio – Toroide (2016)

miércoles 26 de octubre, 2016

Este artículo ha sido visitado 11 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Martin Poblete

La banda de metal progresivo SinSilencio vuelve para presentarnos su nueva producción “Toroide”.

Al pensar en metal progresivo se vuelve casi inevitable pensar en canciones de 20 minutos, virtuosismo pirotécnico, sobreproducción del sonido, bandas queriendo sonar gringas, solos innecesariamente largos y un sinnúmero de clichés a los que, lamentablemente, nos hemos acostumbrado.

Por eso, un disco como Toroide es de esa clase de trabajos que uno agradece encontrar, pues vienen a derrumbar prejuicios sobre lo que se está haciendo hoy en el género.

A lo largo de sus siete canciones el disco hace gala de una interesante propuesta de música en español, con canciones potentes y un cuidadoso trabajo de armonías vocales.

La placa nos presenta canciones en las que predomina la reflexión y la introspección. La primera de ellas, Existo, evoluciona desde una atmósfera suave y oscura hasta finalmente concluir en una explosión de hard rock.

El coqueteo con el rock alternativo está presente en ADRN. Una rítmica simple y una onda alegre, casi adolescente, contrasta con la onda general del disco. Pero esto es solo la antesala al grito desesperado de Hospital, uno de los puntos altos del álbum. El tema comienza lento, con un monitor cardíaco dándonos la pista de dónde nos encontramos, mientras suenan los geniales arreglos de cello de Antonieta Aguirre. La canción tiene un ambiente tétrico que lentamente cobra fuerza hasta alcanzar su clímax. Son ocho minutos de dolor y desolación, que finalizan con la canción (y su moribundo paciente) perdiéndose entre las olas del mar.

SinSilencio es una banda de metal progresivo, eso no hay que olvidarlo. El instrumental Toroide y la potente Moléculas traen de vuelta los dobles pedales, las galopas y los potentes riffs metaleros, para recordarnos de qué está hecha esta banda: metal en español que no teme indagar un poco más allá de lo socialmente aceptado como true. Eso es SinSilencio.

Toroide es un disco que tardó más de dos años en grabarse. Por él desfilan múltiples influencias y sonidos distintos, por lo que no debe extrañarnos que el disco finalice con una pasada por nuestras raíces. Otros Tiempos y el clásico La Conquistada (Los Jaivas) nos muestran un interés de la banda por explorar los terrenos del folk metal, con un excelente resultado. La colaboración de Camilo Le-Bert en charango, sumado a los solos de guitarra y bajo, hacen que el disco concluya fiel a su principio básico: como una patada en la cara.

English review

Progressive metal is full of cliches: 20-minutes songs, overproduced sound, long and unnecessary complex guitar solos.

That’s because an álbum like Toroide is a piece to be thankful about, since it comes to throw down the walls of preconceived ideas we have about what’s being done today in progressive metal.

What the album brings to us is nothing but reflexive and introspective music. Along its seven songs, the album shows off an interesting concept of music in spanish, with powerful songs and a great arrangement of vocal harmonies.

The first song, Existo, evolves from a soft and dark atmosphere to a hard rock explosion at the end.

The alt-rock feel of ARDN makes a contrast with the rest of the álbum, but it’s just an introduction to a desperate help call named Hospital. The song starts with a slow and beautiful cello arrangement by the great Antonieta Aguirre, along with a heart monitor’s beeping. The atmosphere built by the song is tetric, and grows up to a powerful climax. It’s eight minutes of pain and desolation, which finally come to an end with the song (and it’s agonizing patient) fading into the sound of the sea.

Let’s not forget: SinSilencio is a progressive metal band. Instrumental track Toroide and Moléculas bring back double pedals, gallops and heavy metal riffs, to remind us what is this band made of. Metal in spanish, with no shame of exploring beyond what’s understood as true. That’s SinSilencio.

Toroide took more than two years on being recorded. Two years of multiple influences and different sound sources. That’s why we shouldn’t freak out when the band runs into its folklore music roots. Otros Tiempos and Los Jaivas’s classic La Conquistada close the album with an open end, showing how comfortable the band feels walking in the folk metal field.  Camilo Le-Bert collaboration, along with guitar and bass solos, brings this album back to what it always was: a big kick in the face.

Martin Poblete
Otros artículos del mismo autor