El fragor interno de Chino Moreno
espera un momento...

El fragor interno de Chino Moreno

El fragor interno de Chino Moreno

jueves 25 de mayo, 2023

Este artículo ha sido visitado 1.780 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

El vocalista de Deftones, Chino Moreno, es de los que cultiva un bajo perfil. Alejado del mote de “estrella de rock”, Moreno es feliz “haciendo ruido” junto a sus amigos de juventud en la banda que fundaron hace 35 años.

El primer show de Deftones fue en Sacramento, California, ciudad en la que se fundó el grupo en 1988. Frente a las más de 200 personas que se agolparon en un atestado local llamado The Cattle Club cantó Camilo Wong Moreno. “Recuerdo que el espectáculo fue bueno, porque nos estábamos divirtiendo. No sé si esto existe en la película, lo dudo, pero puedo estar bastante seguro de que no sonamos bien, o si lo hicimos, no lo sabíamos. Honestamente, cuando empezamos la banda no teníamos idea de lo que estábamos tratando de hacer. No dijimos, ‘Oh, queremos hacer una banda que sea así o asá’. Prácticamente hicimos ruido. Eso realmente no ha cambiado tanto hasta el día de hoy”, reveló el aludido a Kerrang! en 2019. Después de esa presentación ha pasado mucha agua bajo el puente, momentos duros y otros alegres, pero Camilo Wong Moreno sigue ocupando el mismo rol que en aquel primer show: ser el vocalista de Deftones en cuerpo y alma.

Ruidoso deambular hasta la cima

Wong, más conocido como “Chino” Moreno, nació el 20 de junio de 1973. Ya van a ser 50 años, tiempo razonable para mirar su historia y la de Deftones con cierta perspectiva. El apodo “Chino” es bastante coloquial y no tiene nada de intrincado: se debe a que cuando pequeño parecía asiático. Y la explicación podría ser aún más simple y lógica: su madre es de ascendencia china y mexicana y su padre es mexicano. Genética pura.

Sus inicios en la música se remontan a fines de la década de los ochenta, cuando junto a sus amigos Abe Cunningham y Stephen Carpenter fundaron Deftones. Moreno tenía apenas 15 años. Los comienzos no fueron para nada fáciles, pero remaron hasta dar con la orilla. No sabían para dónde iban, pero avanzaban. “(…) Nos metimos en una habitación, hicimos algo de ruido e hicimos estas cosas que eran una especie de canciones. Quiero decir, probablemente no estaba tan bien formateado. Ninguno de nosotros tenía antecedentes reales de composición de canciones. Ciertamente nunca lo había hecho y tampoco tenía antecedentes de canto. Además de Abe (Cunningham, baterista), que probablemente era el más talentoso de la banda en cuanto a dónde podía tocar su instrumento. Llevaba tocando desde que tenía como tres años. Así que él fue una especie de base, y Stephen (Carpenter, guitarrista) también, siempre fue muy, y todavía lo es, consistente. Así que sonamos apretados, supongo, pero nuestra dirección no estaba definida y no sabíamos lo que estábamos haciendo. Pero como que no nos importaba (…)”, explicó Moreno a Kerrang! (2019).

De esas sesiones “metidos en una habitación” salieron algunas maquetas de canciones que unos años después darían vida a su disco debut “Adrenaline”, publicado en 1995. “(…) Teníamos una demostración de dos canciones que grabamos nosotros mismos con Engine No. 9 y 7 Words, dos de las canciones probablemente más importantes del [álbum debut de 1995] Adrenaline, pero en forma de demostración. Teníamos algunas obras de arte realmente espeluznantes en el frente; una foto que encontramos de estos dos niños con pañuelos en la cara en un campo en medio de la nada. No había información, solo esta imagen extraña y esas dos canciones. [El productor] Ross Robinson consiguió una de esas cintas y se la mostró a los muchachos de Korn. Entonces, creo que fue Brian (‘Head’ Welch, guitarra), me llamó y me dijo: ‘Oye, tenemos que tocar algunos shows juntos’. Finalmente lo hicimos (…)” (Kerrang!, 2019).

Tras el lanzamiento de “Adrenaline”, nunca nada más fue igual. Junto al productor Terry Date, la banda se lanzó al vacío y, era que no, la cosecha comenzó a rendir frutos. En 1997 editaron “Around the Fur”, trabajo que impulsó la carrera del grupo. Este álbum es el que más le gusta a Moreno, según ha confesado en algunas entrevistas. «Around the Fur tiene un lugar realmente especial para mí. Diré que es mi disco favorito de Deftones. La verdad, sigo pensando que ese disco siempre será mi disco favorito (…), confesó a Zane Lowe de Apple Music en 2020.

Contra mucho pronósticos, el favoritismo de Moreno no se inclinó hacia “White Pony” (2000), el álbum más aclamado del grupo, considerado por muchos críticos y fanáticos como el pináculo creativo de la agrupación. Sin dudas, fue el punto más alto desde lo comercial. Le seguiría el disco homónimo (2003), mucho más oscuro y denso, y luego “Saturday Night Wrist”, LP definido por Moreno como “fragmentado” en que “cada uno estaba en su propio reino” (Nación Rock, 2020).

Con “Diamond Eyes” (2010) todo se volvió a encausar. Claro, entre medio el bajista del grupo, Chi Cheng, había sufrido un accidente (revés que lo tuvo años en coma hasta que murió en 2013) y el grupo estaba mucho más maduro. “(…) Estaba trabajando en la voz (para el álbum inédito Eros). La mayor parte de la música estaba hecha. Y fue entonces cuando recibí una llamada en la mañana que Chi había tenido un accidente. En ese momento, obviamente, la banda era secundaria. Estábamos todos muy conmocionados y no sabíamos cuál sería nuestro futuro. No fue hasta unos seis meses más tarde, que Chi todavía estaba en coma y todos nos reunimos en nuestro estudio en Sacramento y nos sentamos a hablar sobre nuestro futuro. Antes incluso de hablar, todos se acercaron a sus instrumentos y empezamos a tocar. A partir de ese día comenzamos a escribir lo que se convertiría en Diamond Eyes”, afirmó a Nación Rock en 2020.

“Koi No Yokan” (2012), Gore (2016) y el reciente “Ohms”, lanzado el año 2020, completan la discografía del grupo. Este último trabajo ha sido aclamado por los especialistas y marcó el volver a trabajar junto al productor Terry Date. Pese a todo el éxito y reconocimiento alcanzado, Moreno no ha dejado de ser quién era en los comienzos, amante del bajo perfil y alejado de la sobreexposición y mote de ser una “estrella de rock”. Desde aquel primer show, sus sensaciones han sido más o menos las mismas. “¡Estaba realmente emocionado cuando empezamos a tocar fuera del garaje de Stephen! Cuando tocamos en nuestro primer show, definitivamente hubo un momento en el que sentí: ‘¡Vaya, estoy en una banda, eso es genial!’ Realmente no me considero una estrella de rock, pero creo que fue cuando me sentí por primera vez como un músico legítimo”, confesó a Metal Hammer en 2016.

Sin embargo, no todo en la vida de Moreno fue luminoso. También pasó por etapas más oscuras. Y vaya que sí los tuvo. Las drogas fueron su perdición durante varios años. Fue consumidor de cocaína y de speed (similar a la cocaína), pero hoy ya está sobrio, libre de cualquier tipo de conexión con las drogas. Por lo mismo, su visión sobre las drogas es clara y no deja espacio a dobles lecturas. “(Las drogas) creo que lo que más te afecta es la baja autoestima. Y cuando pasaba por esos momentos, mi creatividad mermaba. Pero ahora sé cuál era el problema: que no creía en mí mismo. Podía componer, pero no creía en nada de lo que hacía, ni me parecía que estuviera bueno. Todo lo que creaba me sonaba horrible, y no tenía a nadie que me dijera si las canciones eran realmente buenas o malas. Fue un período muy feo, pero cuando salí me di cuenta de que siempre tuve una vena creativa. No me imagino perdiéndola. Lo terrible fue que no creía en mí mismo por cosas que de alguna u otra forma me busqué yo solo, como esas mierdas de las que hablábamos. Las drogas te arruinan como persona y te desintegran, porque realmente dejas de ser tu. Cuando me di cuenta de que el problema venía por ahí, dejé de asustarme por esa falta de creatividad”, afirmó al sitio Rock.com.ar en el año 2018.

Por lo mismo, y aunque parezca superficial, Moreno nunca ha sido arrestado, situación que otros músicos han enfrentado (algunos muchas más veces que las creíbles). “Ni una sola vez (ha sido arrestado), y estoy muy orgulloso de eso. Puedes leerlo de dos maneras: ¡soy un ángel o soy muy tortuoso! Sé que no es muy rock and roll, pero tengo la suerte de decir que ni siquiera he tenido un par de esposas” (Metal Hammer, 2016). Esto puede sonar banal, es cierto, pero no lo es tanto ya que bien podría ser considerado una excepción en un ambiente en que casi es motivo de orgullo el haber sido arrestado alguna vez, debido precisamente al mote de ser “estrella de rock”.

Bajo el prisma de Morenno, el bajo perfil es un tema central, arista que va muy de la mano con su conducta como artista. “(…) Siempre siento que menos es más. No me gusta hablar de lo que voy a hacer. Prefiero hacerlo y luego que la gente escuche lo que es. Hay ciertas cosas que hacen que las cosas sean más interesantes si no te las dan de comer. Así que incluso los artistas que siempre he admirado, no quiero decir que haya una mística, pero gente como Trent Reznor, o incluso Maynard [James Keenan], a veces es como que no quiero saber qué son estos los tipos están haciendo. Y como que me gusta así. No quiero saber qué desayunó Trent Reznor esta mañana. Prefiero imaginar lo que está haciendo. Eso en general es algo que hace las cosas más interesantes. A veces es bueno no saber cosas”, dijo a Kerrang! en 2019.

En paralelo a su trabajo en Deftones, Moreno ha desarrollado otros proyectos musicales. Team Sleep y Crosses han sido algunos de los más destacados, además de diversas colaboraciones con otros artistas como Sevendust, Thirty Seconds to Mars o Droid. Sin embargo, y pese a los múltiples coqueteos y consultas, Moreno ha descartado de plano el tener una carrera solista. Tajantes “NO” se han repetido una y otra vez.

Las influencias musicales de “Chino” son variadas aportando mucha riqueza a su composición e interpretación. Por ejemplo, The Smiths, The Cure, PJ Harvey, Faith No More o Black Sabbath figuran entre sus predilectos. También tienen un lugar Rage Against The Machine, Tool, Helmet, Soundgarden, Ice Cube, David Bowie e incluso grupos como M83, Human League, Depeche Mode o Air. “Siempre me han gustado diversos tipos de música. Todo empezó desde que era niño (…)”, confidenció al diario El Comercio de Perú en 2018.

Se suele decir que, en algún momento de su vida, cada ser humano encuentra su “lugar en el mundo”. Para Camilo Wong Moreno ese lugar tiene nombre: Deftones. A él le basta y llena el seguir en los comandos del quinteto de Sacramento, tratando de mantener vivo a esos jóvenes que empezaron “haciendo ruido metidos en una habitación” sin saber hacia dónde iban. “(…) Eso es lo que lo mantiene divertido para nosotros en su mayor parte; sin saber realmente qué va a ser de esto, o qué tipo de disco estamos haciendo, simplemente dejando que suceda. Ha sido bueno en ese nivel. Esa es la mejor manera en que puedo describir dónde estamos y hacia dónde vamos”, afirmó a Kerrang! (2019), frase que sonó a una declaración de principios.

Este principio lo había comentado un año antes en conversación con el diario El Comercio de Perú. “Que la oportunidad de seguir creando música juntos permanezca es una bendición. Creo que nuestro objetivo es ese: hacer música, irnos de gira y tener gente que nos acompañe y lo disfrute tanto como nosotros”. Más claro, echar agua.

Hasta ahora Moreno puede declarar que han cumplido con su objetivo.

Este artículo ha sido visitado 1.780 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor