Sammy Hagar en estado puro
espera un momento...

Sammy Hagar en estado puro

Sammy Hagar en estado puro

martes 13 de junio, 2023

Este artículo ha sido visitado 429 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Equipo SO

El ex vocalista de Montrose y Van Halen es un abanderado del “pensar positivo”. A sus 75 años, Hagar sigue en el ruedo y ahora, junto a The Circles, volvió a las pistas con el disco “Crazy Times”, última muestra de su vigencia.

En el año 2001, en Chile se lanzó una campaña publicitaria llamada “Piensa Positivo” que, contra todo pronóstico, fue un suceso, quedando en la memoria colectiva. En marzo de ese mismo 2001, nacía Samantha Hagar, segunda hija del segundo matrimonio del cantante Sammy Hagar, exvocalista de Montrose y Van Halen.

Pero, se preguntará usted ¿qué cresta tiene que ver Sammy Hagar con dicha campaña chilena? La respuesta es sencilla: Sammy Hagar es un tipo que encara la vida de manera positiva, un abanderado del “pensar positivo”. De ser chileno, de seguro hubiera sido el rostro de aquella campaña y es probable que quizás hubiera tenido resultados aún mejores de los que obtuvo.

De la pobreza a los escenarios

Sam Roy Hagar nació el 13 de octubre de 1947 en California. Escuchando las canciones de Hagar, es difícil dudar que haya nacido en ese estado norteamericano. De su etapa familiar pre carrera musical formal, hay dos hechos clarificadores. En primer lugar, su padre Bobby Hagar, un personaje alcohólico que se gastaba todo en ese vicio, dejando a su familia varada a la miseria. No había para pagar arriendo o comida. Además, el padre era conocido como “el borracho del pueblo” según propia confesión de Hagar hijo (Daily Bulletin, 2011) aludiendo con “pueblo” a Fontana, lugar donde Hagar vivió cuando era niño. Su infancia se caracterizó por ser pobre, en la que “nunca tuvieron teléfono y generalmente tenían un gallinero en el patio trasero. Finalmente, a los 10 años, su madre, Gladys, se llevó a los niños para siempre” (Daily Bulletin, 2011) abandonando a su padre.

Ante esa realidad, precaria para cualquier niño, Hagar se las arregló para hacer todo tipo de trabajos y aportar dinero a su casa. Cortar el pasto, recoger frutas, repartir diarios, etc. Todo sirvió para ayudar a la alicaída economía familiar.

El asistir al debut de los Rolling Stones en Estados Unidos el año 1964 fue una experiencia reveladora para el adolescente Hagar, pero, más aún, lo fue un hecho “paranormal” que vivió unos años después. Y he aquí el segundo hecho clarificador. Después de que dos integrantes de su incipiente banda fuesen detenidos por posesión de drogas en San Francisco, Hagar “arrancó” hacia Nueva York para después regresar a Fontana en 1970. Para ese entonces, ya estaba casado y era padre de un hijo.

Entonces sucedió lo “paranormal”. El propio Hagar lo relató en su libro “Red: My Uncensored Life in Rock”, publicado en 2011. “Estaba acostado en la cama una noche en el lugar de Anastasia Street en Fontana, dormido, soñando. Vi un barco y dos criaturas dentro de este barco. No podía ver sus rostros. Solo sabía que había dos criaturas inteligentes, sentadas en una embarcación en el área forestal de Lytle Creek, a unas doce millas de distancia, en las colinas sobre Fontana. “Y estaban conectados conmigo, conectados a mi mente a través de algún tipo de misteriosa conexión inalámbrica. “Me estaba despertando. Dijeron, en su comunicación entre ellos, no hablaron palabras, ‘Oh, se está despertando. Tenemos que irnos. Dispararon un código numérico, pero no era de nuestro sistema numérico… De repente, pow, la conexión se rompió instantáneamente”, relató.

Tras ese sueño, visión, alucinación o como usted lo quiera clasificar, lo cierto es que Hagar consultó a un psíquico que le “recomendó” volver a San Francisco, ciudad donde estaban las luces que iluminarían su carrera. Y así lo hizo. El tránsito de Sammy Hagar por el sendero del éxito comenzaba.

El despegue del cohete

Su primera incursión seria fue en el grupo Montrose, paso que pocos conocen. Aunque apenas estuvo 2 años como vocalista estos fueron suficiente para dejar su estampa en los dos primeros álbumes de la banda. De aquella etapa quedaron hits como “Rock Candy” o “Bad Motor Scooter”. Músicos de la talla de Dave Mustaine han citado a Montrose como influencia, destacando el rol que Hagar jugó en dicha formación. “Hicimos un cover de una de las canciones de Sammy. Mucha gente no conocía a Sammy antes de que hiciera su tiempo en Van Halen. Lo conozco desde cuando tocaba en Montrose y, después de eso, en su carrera en solitario. Nunca estuve convencido con las pistas de Van Halen porque había escuchado a Sammy cantar en Montrose, y ese hombre puede cantar. Ay Dios mío. Fue uno de mis cantantes favoritos por los siglos de los siglos. “I Got the Fire” es una de mis canciones favoritas de Montrose. Es una canción tan pesada. Incluso Iron Maiden lo hizo”, dijo Mustaine a Full Metal Jackie en 2022.

Después de una pelea con el guitarrista Ronnie Montrose, Hagar abandonó la banda y se embarcó en su carrera en solitario. Discos como su homónimo de 1977, “Three Lock Box” o “Standing Hampton” (ambos de 1982) afirmaron el estilo de Hagar, entregando solidez y reconocimiento a su figura. “Standing…” ha sido su álbum más vendido y fue el primero en que participó su histórico camarada, el baterista David Lauser. En el LP “VOA” (1984) está la canción más famosa de la carrera de Hagar: “I Can’t Drive 55”. No obstante, la carrera de Hagar tenía reservado un escalón más de popularidad.

¿Van Halen o Van Hagar?

Desde su irrupción en 1978, Van Halen rompió moldes y, gracias a seis discos, durante la primera mitad de los ochenta el grupo gozaba de un status de mega estrellas. Este status se puso en peligro cuando se quedaron sin su vocalista David Lee Roth. Era imperioso conseguir un reemplazo, por lo que sus integrantes se enfocaron en conseguir uno a la altura de las circunstancias. Diversos artículos de prensa y notas sobre esta historia, detallan que el fanatismo declarado de Eddie Van Halen por Montrose, lo llevaron a pensar en Sammy Hagar como la primera alternativa para ocupar el puesto. Una breve audición bastó para consumar la unión. Corría 1985 y la nueva formación de Van Halen estaba lista para salir a la carretera otra vez. Hagar puso su firma en cuatro discos de estudio junto a Van Halen: “5150” (1986), “OU812” (1988), “For Unlawful Carnal Knowledge” (1991) y “Balance” de 1995, un año antes de que Hagar abandonara el grupo por primera vez.

Lo cierto es que estas producciones fueron un éxito en las listas, dejando hits para regodearse y elevando aún más el ya alto status de Van Halen. Tal fue el éxito alcanzado en este “segundo tiempo” del grupo que muchos fanáticos denominaron a esta época como “Van Hagar” en clara referencia al vocalista. Para Hagar, este período fue el punto más alto de su carrera, pensamiento que certificó en una entrevista a USA Today publicada en abril de 2023. “La cima de mi vida musical fue Van Halen (…) Mi ego quiere decir que lo estaba haciendo muy bien como solista. Bueno, sí, estaba bien, pero Van Halen era otra cosa, hombre. Era un monstruo de cuatro cabezas y extraño mucho a Ed”, en alusión al mítico guitarrista fallecido en octubre de 2020.

En la misma conversación, Hagar no escatimó en alabanzas hacia el grupo y el rol que jugó Eddie Van Halen. “Si Van Halen todavía estuvieran juntos hoy, estaríamos encabezando cada uno de estos festivales en todo el mundo. Echo de menos su creatividad única. Él tocaba algo y yo decía qué, ¿de dónde diablos salió eso? Estaba tan fuera de lugar, tan original, que la creatividad siempre me levantó”, explicó (USA Today, 2023). Mientras militó en Van Halen, Hagar hizo buenas migas con el bajista Michael Anthony con quien alcanzó una amistad que roza la hermandad. “Mikey (Anthony) es como mi hermano de otra madre. Tanto es así que en los primeros días de Van Halen, Eddie se ponía celoso. Porque Mike y yo nos metíamos en estas conversaciones conmovedoras durante horas, y Eddie estaba afuera mirando hacia adentro (…) “Supongo que Mike y yo estamos cortados por la misma tijera. Eddie lo odiaba, se enojaba en el escenario y lo llamaba estúpido, pero teníamos nuestra jerga interna y siempre estuvimos muy unidos”, confidenció Hagar al sitio Guitar World en 2022.

En paralelo, Hagar siguió con su carrera solista, destacando el lanzamiento del disco “I Never Said Goodbye” de 1987. Si bien abandonó Van Halen en 1996, en el año 2003 se produjo la tan anhelada reunión. La banda se embarcó en una gira, pero la interna era insostenible debido, principalmente, por el alcoholismo de Eddie Van Halen. “La forma en que funcionaba Van Halen era que Eddie y Alex se reunían y hacían sus cosas familiares. Y Mike y yo siempre éramos los que comprábamos tacos y margaritas y hablábamos de la vida cuando estábamos de viaje. Y al final, cuando estábamos discutiendo, y Van Halen se estaba desmoronando, Mike y yo teníamos nuestro propio avión porque estaban tratando de mantenernos separados a Eddie y a mí”, reveló el blondo vocalista (Guitar World, 2022).

Tiempos renovados

Hagar continuó su camino con varias mutaciones en torno a su figura. Sin embargo, fue junto a The Circles, su actual banda, con la que ha logrado los mayores réditos. Aunque por suerte no tiene el nefasto mote de “súpergrupo”, The Circles está integrado por puros músicos ilustres. Además de Hagar, el cuarteto lo completan el citado Michael Anthony en el bajo, Jason Bonham -heredero de John, baterista de Led Zeppelin- y Vic Johnson en las guitarras. El último trabajo editado por Sammy Hagar and The Circle se llama “Crazy Times” y fue lanzado el 2022. “Creo que ahora escribo mejores letras que cuando estaba en Van Halen”, reparó Hagar en Guitar World. “(…) con este disco, la diferencia es que no me despisté y añadí letras tontas a la mezcla. Odio decir que hice eso en Van Halen, pero lo hice”, reflexionó Hagar en el mismo sitio.

“Crazy Times” marca un hito en la carrera de Hagar, veterano de 75 años. “Hice muchos discos en mi vida con mucha gente diferente y muchos productores diferentes, pero aquí sucedió algo especial. Sentí que necesitaba hacer este disco. Mi mente, cuerpo y alma estaban todos gritando para hacer este disco, y no había necesidad de falsificarlo; salió sin esfuerzo”, afirmó Hagar a Guitar World. El álbum fue grabado en vivo en el estudio, detalle no menor que Hagar atribuye a la banda que lo acompaña. “Sí, lo hicimos (el grabar en vivo en el estudio). Pero la gente de esa banda tiene que ser muy buena para poder hacer eso. Y la maestría musical en esta banda con Jason, Mikey y Vic está fuera de serie. Y cuando tienes ese nivel de maestría musical, todo lo que tienes que hacer es dejar que la creatividad se haga cargo (…) Pero si tienes músicos pésimos, alguien arruinará cada toma y tendrás que sobregrabar sus partes o continuar hasta que todos lo hagan bien. He estado en el estudio con gente que tarda cuatro o cinco días en hacer una canción. Pero para este disco, hicimos dos canciones al día y estábamos de fiesta a las cinco en punto”, reveló entre risas a Guitar World (2022).

Y, por si fuera poco, “Crazy Times” sacó a Hagar del encierro y del estar alejado de la escritura, en gran medida producido por la pandemia del Covid. Esto último está ligado con la forma positiva de encarar la vida que tiene Hagar y de la cual ha hecho una bandera a lo largo de su vida y, por ende, de su carrera. “No tenía nada sobre lo que escribir. Soy un tipo tan positivo, pero ese fue un momento tan negativo. Pero no quería escribir sobre la negatividad, así que me cerré”, explicó a USA Today (2023).

Eso quedó atrás. Hoy, Hagar retomó la senda luminosa y “Crazy Times” es el reflejo del hombre que “piensa positivo”. El reflejo del rostro ideal y que nunca fue de aquella recordada campaña publicitaria chilena de comienzos de siglo.

“Red Rocker” resplandece en toda su dimensión.

Este artículo ha sido visitado 429 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Otros artículos del mismo autor