Mr. Ray – Interior (2019)
espera un momento...

Mr. Ray – Interior (2019)

martes 05 de marzo, 2019

Este artículo ha sido visitado 106 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

Durante el caluroso verano de 2017 en Berlín, en medio de giras y una curiosidad por compartir ideas musicales similares, nació Mr. Ray. Incluso se podrían rastrear sus orígenes a abril de 2016, cuando Pablo Thiermann y Jari Antti se conocieron durante una gira de Chicos de Nazca; Pablo tocaba y hacía de ingeniero en sonido para el grupo de neo-psicodelia chileno radicado en Berlín y Jari ya había grabado un disco con ellos, por lo que parecía casi inevitable que dieran vida a un proyecto personal entre ambos, el cual surgió – preliminarmente – como una idea para establecer un estudio de grabación. Cuando se dieron cuenta de que tenían tanto afinidades musicales como maneras de dar forma al sonido de un disco en común, manos a la obra para crear su propio Frankenstein; se juntaron con Matías Santa María y Gouch (Lagunas Mentales) para crear un cándido y personal disco lleno de vida. 

Mr. Ray debuta, entonces, con un conjunto de canciones de pop psicodélico que se amparan tiernamente a la frescura y frondosidad sentimental del esquema psych-folk de autor. Estas siete canciones manejan una estética similar al antaño de los sesentas y setentas, al mismo tiempo que se funden con ligeros trazos del rock alternativo de los 80s a través de la sutileza en el uso de sintetizadores que mantienen la idea del sentido experimental que guía a estos cuatro librepensadores de la experiencia musical, sin la necesidad de ser demasiado puristas en la materialización de su música. El disco irrumpe con “Distant Light” y “Down by Law”, canciones que comparten raíces sónicas que van desde la neo-psicodelia británica y el shoegaze, con sus guitarras armoniosas y resonantes, hasta el dulce gusto heredado de la mezcla entre el Paisley Underground y la escena de Laurel Canyon con el sempiterno estilo de Neil Young como hoja de ruta. Estas influencias no resultan una casualidad; según miembros de la banda, en el último tiempo se ha fraguado una candente escena de psicodelia en Berlín, con shows y tocatas cada noche, donde la peregrinación es entre amigos “que son fans de nuestra banda y, además, hay otros que están haciendo una rara mezcla musical, vamos a verlos, ¿por qué no?”, haciendo una retroalimentación con nuestra propia escena ácida en Chile.

La mayoría del sonido evoca toques de iridiscencia y sencillez a través de canciones que se mezclan entre ellas como si estuvieran dibujando una imagen más grande para ser contemplada con el fin de estar persiguiendo, de alguna manera, una experiencia tanto emocional como íntima. Y tampoco es algo que se dé espontáneamente, sino que los chicos de Mr. Ray se toman su tiempo en algunas ocasiones; “Let It Go” al principio fluye entre melodías de sintetizadores que planean etéreamente hasta romper, como una ola, en un muro de efervescencia y reverberación . Al mismo tiempo, “Lost for Love” y “You Can Only Be Yourself” se regocijan en sus propias vibras veraniegas llenas de brillo solar, perfectas para entrar en pensamientos introspectivos, toques de melancolía y/o nostalgia emocional.

El disco se vuelve otro ejemplo de lo que BYM Records se encuentra explorando actualmente: una perspectiva ligada a un código “easy rock”, enfocado en acogedoras guitarras y escapes folk inspirados en emociones y actividades cotidianas (los lanzamientos de Virginia Trance y Lagunas Mentales bien pueden ser referencias). Pero también es un ejemplo del derrumbe o fractura de las fronteras físicas para crear música; dado que los miembros de Mr. Ray se encuentran radicados entre Berlín y Santiago (algunas canciones fueron grabadas en la capital alemana en Monotone Studios y otra en la Laguna de Aculeo, Chile), la historia de este disco sigue levemente un proceso o fenómeno ya explorado en ‘Land in the Sky’ (2018), un álbum colaborativo entre Alfredo Thiermann (Föllakzoid) y Tres Warren (Psychic Ills), nacido a partir del intercambio de demos y grabaciones entre ambos vía Nueva York y Berlín para finalmente ser grabado en Santiago. En el caso de Mr. Ray, ellos saben que la música significa libertad absoluta y que, a veces, nace fruto de estar constantemente con una actitud lúdica en el proceso creativo. 

 

Este artículo ha sido visitado 106 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Álvaro Molina
Otros artículos del mismo autor