Cargando
Engordando el reporteo oculto: Metal & Roll de LMG
espera un momento...

Engordando el reporteo oculto: Metal & Roll de LMG

sábado 02 de diciembre, 2017

Este artículo ha sido visitado 118 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: RodForChoice

Encontrar una nueva propuesta que no hayamos reporteando como equipo, a veces, cuesta mucho. Pero ese es el principal criterio para seguir esparciendo los #sonidosocultos. Los panoramas musicales, cada vez son más atractivos y el público también lo ha entendido así. Los eventos se superan año a año. El nivel claramente ha mejorado y todo aquel que gusta de la música lo agradece. Con eso en mente, llagamos a Batuta para sapear la presentación de lo nuevo de La Más Gorda.

El 30 de noviembre sí que era una de esas noches en que varios eventos estaban pasando al mismo tiempo. Otra opción era el show de Francisco Salas en el Teatro IF presentando el disco ¨noctiluca¨. Los clásicos y queridos Fósil despedían al Lucho en el Bar de Rene y claro que nos quedamos con ese gustito amargo de haber faltado, pero el periodismo de trinchera no se trata de amiguismos. La pega es pega y ya en Plaza Ñuñoa nos alistábamos para unas intensas patadas en el hocico intelectual, pues abrían los fuegos con una vigorosa crítica social en forma de relato mientras se alzaba la Carpa del Diablo.

Pa variar, era tarde y nada había empezado nada aún. Tras la paciente espera, un preciso ¨ya no estamos solos wn¨ irrumpe con un sutileza conchetumadrística para que despavilemos. El magnetismo de Walter Contreras es único. Es el resúmen de un concepto del stand up llevado a su máxima expresión rockera, punzante e incisivo. Este tipo vibra con las letras que brotan con hálito visceral. Un vómito verbal que no deja indiferente a nadie. Suda como un cuenta-cuentos contemporáneo y traspasa el sudor de su frente hasta el micrófono. Solidificación de conceptos para una audiencia pensante

El señor de apellido Silva pone el desplante apañando en las guitarras. Se impone incluso mejor que el mismísimo Pierattini. No había podido presenciar este binomio. Es la dupla original, por cierto, con sabor desde las costas Talcahuano. Riffs que inundan y bañan esta honesta propuesta para todo amante de la radiodifusión. Abrir un show así deja la vara alta. Pipa break y el abrazo respectivo con los colegas bajísticos que aparecen en el recinto.

¿Metal & Roll?

Pucho, chela, pito, piscola y cachamos la intro de LMG. Estrategia perfecta para atinar y hacer que entremos a tiempo. 30 minutos de presentación de La Más Gorda y recién lentamente atinamos a agarrar los apuntes. Sin pretender desmerecer el género, no nos esperábamos algo así. No porque no confiara en ellos, pero visualmente eran una propuesta de doom metal medieval, hablando desde la vereda del prejuicio. Insisto, pasaron más de 5 temas y no fuimos capaces de apuntar ni una coma. Nos sorprendieron gratamente con sus composiciones.

El jueves recién pasado fue el primer concierto batutero que estrenaría el nuevo juego de luces. Una inversión que se agradece, pues ahora sí que hay un nivel acorde al escenario que llevan. La prueba de sonido partió temprano, con las escaleras de instalación ahí mismo, y tal vez por eso, el poco tiempo que hubo para probar hizo que el bajo no llenara las frecuencias en todo momento. Se echó de menos, porque algunas líneas del virtuosismo de Cristian no pudimos disfrutarlas en el completo éxtasis que ameritaba.

Arpegio parte con un bajo aliceinchainesco. Una power ballad que, a primera escucha, no es el fuerte del cuarteto de metal & roll, un estilo propio que lograron transmitir absolutamente. Cerca de ocho años de trayectoria llevaron a una exitosa campaña de crowdfunding que presenta ¨eStar¨, segunda placa discográfica. La gente apaña caleta a los más gordos. La energía del fit guitar player es inagotable. El loco se mueve como cabro chico en la tarima. Se pasea y hasta se anima a cabecear con los cabros y baja al piso girando en círculos. Goza y transmite el goce.

Desde Ratas en adelante, el set remata son puros temones. El batero tiene una potencia que llega literalmente a botar el bombo de su puesto. Canta y grita todos los coros sin mic alguno, sin embargo, ese no es impedimento para escuchar su voz. Mal papi se impone con un Mauro yerbatero agradecido. Son innumerables las veces en que detienen el show para agradecer a todos. A los que no están también. Hacia el final no hay un lleno absoluto en la batuta, pero hay mucha energía y dejan claro que no necesitan más. Hay familia, amigos, músicos, roadies, equipo, periodistas y apañe. Nadie indeferente.

No habíamos tenido la oportunidad de engordar con esta propuesta, el sobrepeso venía desde otras guitarras, pero se agradece la oportunidad y la calidad de lo vivido. Un reporteo que aparentemente seguirá y se extenderá insistentemente cada vez que la música nos invite a relatarlo. Punto aparte el buen manejo del setlist y el reajuste sobre la marcha, únicamente faltó un tema que esperamos escuchar en una próxima. Gracias por la música y muchas gracias por leer. Choque de puños y se apagan las luces.

Revisa la galería de fotos aquí.

Este artículo ha sido visitado 118 veces, de las cuales 1 han sido hoy

RodForChoice
  • RodForChoice
  • Oculto en Vivo
  • Colaborador vitalicio, inmortalizando tocatas desde las trincheras de @sonidosocultos

Otros artículos del mismo autor