The Holydrug Couple – Hyper Super Mega (2018)
espera un momento...

The Holydrug Couple – Hyper Super Mega (2018)

lunes 24 de septiembre, 2018

Este artículo ha sido visitado 62 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Escrito por: Álvaro Molina

Es atractivo cuando una banda, sea cual sea, se toma un tiempo de “reflexión” y mira con perspectivas a su pasado. Puede derivar en un análisis de lo que llevan hecho hasta ese momento determinado en el tiempo, pero también existe la posibilidad de caer en la tentación de crear nuevo material, el cual tenga luminarias para recoger capítulos de experiencias y sentimientos. Para ‘Hyper Super Mega’, el dúo chileno de psych-pop The Holydrug Couple se aferra a tender puentes entre el pasado, lo moderno e incluso lo posmoderno ante el advenimiento de lo que será su historia. Porque este cuarto LP, la dupla de Ives Sepúlveda y Manuel Parra reconoce que es uno de los episodios finales para la saga que partió hace 10 años; con el ruido y la experimentación de ‘Awe’ (2011), la cual se tornó en exploraciones hacia la psicodelia oscura en ‘Noctuary’ (2013) y el incomprendido pop glaseado en ácido de ‘Moonlust’ (2015). Ahora, ellos buscan mirar hacia atrás y, en cierta medida, anticipar lo que puede ser un incierto futuro.

A lo largo de sus 40 minutos de duración, ‘Hyper Super Mega’ expande, ramifica y sintetiza lo conseguido por The Holydrug Couple en estos últimos años, los cuales han estado repletos de lanzamientos, giras, singles e incluso un pseudo-soundtrack para una película ficticia. A pesar de que algunos trabajos pasaron a ser poco memorables, Ives y Manuel se las arreglan para esclarecer su manifiesto en los resplandores de la dulzura que recorre las once canciones en este disco, de principio a fin. Y ese manifiesto es el de intentar dialogar entre lo que fue, lo que es y lo que será. En este álbum en particular, se siente como si soplaran encima tuyo el meloso polvo de la era del pop clásico (The Beach Boys, The Beatles, Todd Rundgren y Steely Dan se sienten como influencias en espíritu) y, al mismo tiempo, incluir el flujo de modernidad que Tame Impala o Beach House han aportado en las actuales venas musicales. Sin embargo, la música en este nuevo trabajo es, definitivamente, la que ellos están convencidos de querer hacer, ya que no se siente como algo forzado o una vía de escape. 

 

Así, lo conseguido en este disco no se distancia mucho de lo que The Holydrug Couple nos tenía acostumbrados. Los arreglos y relieves que serpentean por estas canciones nuevamente son armonías que aportan a una espesura dulce y brillante. Incluso, si el 2015 ‘Moonlust’ resultó ser un poco confuso para las mayorías (me incluyo) que esperaban otra cosa, lo que ocurre ahora en este cuarto lanzamiento es que aquella veta que exploraron anteriormente se siente mejor lograda o, por lo menos, más memorable. Las primeras cinco canciones del disco se enmarcan en la ética clásica del pop filtrado por un caleidoscopio psicodélico que ya se ha convertido en su sonido de marca. La obertura con el tema que le da el título al disco es la piedra angular sobre la que derivan el resto de las canciones, mediante una carga a los sintetizadores ácidos que entran en juego con las entretenidas capas de efectos y manipulaciones conseguidas en una exquisita post-producción. “Waterfalls” e “Ikebana Telephone Line” brillan como temas apacibles y cálidos, diluyéndose en el estiloso barroquismo conseguido en la instrumental “Lucifer’s Coat” para cerrar el primer capítulo del álbum.

También pasa que es un disco cuya atmósfera induce en una especie de cinematografía. Aparentando ser una mini-sinfonía de cámara, ‘Hyper Super Mega’ implanta una cierta gama de imágenes e iconografía, que en el inconsciente logra tender un puente entre los anteriores lanzamientos de The Holydrug Couple. Un poco como los diálogos entre las juguetonas “Chevalier” y “Willoweed” (del disco ‘Noctuary’). O la explosividad lisérgica de “I’ll Only Say This” y el single de antaño “Everybody Knows All”(2014). Así, esas imágenes que inducidas remiten a explorar entre las vertientes que el dúo de Ives y Manuel han divagado a lo largo diez años de una carrera que, aparentemente, está empezando a disolverse. Como pasa con las fotos antiguas, esas que se difuminan y quedan como lindos recuerdos del pasado. Aún no sabemos qué será del futuro de una de las bandas insignia del movimiento que comenzó a principios de esta década en el underground chileno y que se atrevió a experimentar desde su propia vanguardia. Sin embargo, sí sabemos que recurrentemente la historia es cíclica, y así como The Holydrug Couple se sirvió de influencias del pop clásico para darle forma a su propio relato, quizás su set de canciones pueda ser la memorabilia de esta historia que ya ha alcanzado un primer ciclo y que, probablemente, continuará en un nuevo capítulo que otras personas tendrán que rellenar.

Este artículo ha sido visitado 62 veces, de las cuales 1 han sido hoy

Álvaro Molina
Otros artículos del mismo autor